Biografía de Alonso Cano en las Noticias de los arquitectos de Llaguno y Ceán Bermúdez (1829)

Clasificación tipológica de la fuente: biografía

Llaguno, Eugenio y Ceán Bermúdez. Noticias de los arquitectos y arquitectura de España desde su Restauración. IV: 35-41. Madrid: Imprenta Real, 1829.

Texto reproducido en diversas ediciones digitales, como la de Biblioteca Digital Hispánica.

Portada de las Noticias de los arquitectos de Llaguno y Ceán Bermúdez (Madrid, 1829)

Esta biografía del artista granadino Alonso Cano (1601-1667) está incluida en el cuarto tomo de la obra fundacional de la historiografía arquitectónica española, las Noticias de los arquitectos y arquitectura de España desde su Restauración (1829). Se trata de un trabajo en cuatro volúmenes comenzado por el político e intelectual Eugenio Llaguno a partir de 1768. Posteriormente, tras su fallecimiento en 1799, Juan Agustín Ceán Bermúdez, considerado como el padre de la historia del arte, se haría cargo del manuscrito para publicarlo, tres décadas después, organizado y ampliado con abundantísima información, fruto de un infatigable trabajo bibliográfico y de archivo.

Aunque la doble paternidad de esta obra y su dilatado proceso compositivo –en torno a sesenta años– tuvieron como consecuencia divergencias entre ambos autores dentro del discurso del libro, en este caso, sus opiniones eran plenamente coincidentes. Tanto Llaguno como Ceán consideraban a Cano como uno de los mejores escultores y pintores de la historia del arte español. Sin embargo, en relación a la arquitectura, su valoración de la obra de este artista –fundamentalmente retablos y obras de carácter efímero– era bien distinta. Ello se debe a la negativa consideración del barroco decorativo, desarrollado en España entre finales del siglo XVII y las primeras décadas del XVIII, como ilustran obras como el madrileño Hospicio de San Fernando, de Pedro de Ribera. Para los autores ilustrados, los “excesos” de este tipo de obras suponían un claro reflejo de la “decadencia” en la que el país había caído a partir de los últimos monarcas Habsburgo. En este sentido, era vital volver a la senda del clasicismo, marcada por un gusto más depurado y, de hecho, este sería uno de los objetivos de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

El interés de esta biografía, además de en los abundantes datos que aporta sobre el artista y su obra, reside en la información que aporta acerca del origen y la valoración del tardobarroco. Para los autores del texto, un arco erigido “para la entrada de la reina” [probablemente, Mariana de Austria] representaba “el primer ensayo de la barbarie que por entonces empezó á introducirse en nuestra arquitectura”. La razón era que el mencionado arco, según Antonio Palomino –en una cita transcrita directamente– “fue obra de tan nuevo gusto en los miembros y proporciones de la arquitectura, que admiró a todos los artífices, porque se apartó de la manera que hasta aquellos tiempos habían seguido los antiguos”, a lo que Llaguno, como acérrimo defensor del clasicismo, añadiría: “Mala señal lo de los nuevos miembros y nuevas proporciones”.

Alonso Cano, Detalle de un retablo (ca. 1657-1667). Dibujo sobre papel amarillento verjurado: pluma, pincel, tinta y aguada sepia grisácea; 208 x 129 mm. Biblioteca Nacional de España, sig. DIB/18/1/881

Sin embargo, exculparon por completo a Cano y, en general, a los artistas españoles, al apuntar al italiano Francesco Borromini. Para ello, citaban un extracto de Le vite de’ più celebri architetti (1768), en la que el teórico Francesco Milizia hizo una crítica feroz del estilo de este arquitecto. Esto les permitía hablar de “la delirante secta borrominesca”, de la cual artistas españoles, como Cano eran únicamente seguidores, es decir receptores pasivos, exculpando así a nuestro país de la creación de unas formas que deploraban. De hecho, en textos posteriores Ceán Bermúdez, además de reafirmar la paternidad de Borromini apuntaría también al tratado del pintor y grabador germano Wendel Dietterlin Architectura. Von Außtheilung, Symmetria und Proportion der Fünff Seulen (“Arquitectura. De la disposición, de la simetría y de las proporciones de los cinco estilos”) y, en concreto, a su segunda edición, publicada en Nuremberg en 1598, como germen de la “barbarie”, reafirmando así la responsabilidad extranjera.

Otro foco de críticas era, como muestra esta biografía, el atrevimiento de pintores y escultores que, dedicados a la traza arquitectónica, la habían pervertido con un exceso de decoración (“[…] groseros follages, cartelones y otra broza […]”). A través del ejemplo de Miguel Ángel aclaraban que era posible que un artista plástico se dedicase al ejercicio de la arquitectura, siempre y cuando se atuviese a las reglas clasicistas de esta disciplina. Con estos reproches, para los que se apoyaron directamente en la autoridad de Vitruvio, lo que pretendían era reafirmar la independencia y, seguramente también, la superioridad de la arquitectura frente a las artes plásticas, lo cual resulta lógico en un libro dedicado a los arquitectos. Pero especialmente, defendían con contundencia la importancia del estudio teórico y en profundidad, esencial para la “buena arquitectura”.

Alonso Cano, Composición arquitectónica (ca. 1650). Dibujo sobre papel amarillento verjurado: pluma, pincel, tinta y aguada parda preparada sobre carboncillo; 204 x 210 mm (medida máxima). Biblioteca Nacional de España, sig. DIB/16/39/30

Este texto ejemplifica cómo un libro aparentemente neutro y con una estructura biográfica puede contener un verdadero discurso artístico que, a su vez, nos ayuda a comprender la estética de una determinada época –en este caso, la de la Ilustración–. Asimismo, supone una clara evidencia de cómo la historiografía, con independencia del periodo al que corresponda, pocas veces es objetiva.

 

Bibliografía

Bérchez Gómez, Joaquín. 1987. Arquitectura y Academicismo en el siglo XVIII valenciano. Valencia: Edicions Alfons el Magnànim, Institució Valenciana d’Estudis i Investigació.

Blasco Esquivias, Beatriz. 2005. “Consideraciones sobre la universalidad de Alonso Cano (1601-1667) y su fama de arquitecto”. Anales de Historia del Arte 15: 127-150. Disponible en línea: https://revistas.ucm.es/index.php/ANHA/article/view/ANHA0505110127A (consulta: 23/02/2020).

Cera Brea, Miriam. 2019. Arquitectura e identidad nacional. Las “Noticias de los arquitectos” de Llaguno y Ceán, Madrid: Sociedad Española de Estudios del Siglo XVIII – Maia Ediciones (Abada Editores).

Marías, Fernando. 1984. “En torno al problema del barroco en la arquitectura española”. En Studi in onore di Giulio Carlo Argan. II, 83-97. Roma: Multigrafica Editrice.

Villafranca Jiménez, María del Mar (coord.). 2001. Alonso Cano: espiritualidad y modernidad artística (catálogo de la exposición). Granada: Junta de Andalucía.

VV.AA. 1999. Figuras e imágenes del Barroco. Estudios sobre el barroco español y sobre la obra de Alonso Cano, Madrid: Fundación Argentaria.

VV.AA. 2002. Symposium Internacional Alonso Cano y su época. Granada: Junta de Andalucía.


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search