Ingeniosa comparación entre lo antiguo y lo presente, de Cristóbal de Villalón (1539)

Clasificación tipológica de la fuente: diálogo literario

Texto publicado por Cristóbal de Villalón en 1539, editado por Manuel Serrano y Sanz en la Sociedad Española de Bibliófilos (1898) y disponible en línea en la Biblioteca Digital de Castilla y León

Ingeniosa comparación entre lo antiguo y lo presente. Hecha por el Bachiller Villalon. Dirigida al Illustre y reverendissimo Señor Don Fray Alonso de Virues, Obispo dignissimo de Canaria: predicador y del Consejo de la Cathólica y Cesárea Magestad. En la qual se disputa quando ovo mas sabios, agora o en la antigüedad. Y para en prueba de esto se traen todos los sabios&inventores antiguos y presentes en todas las sciencias y artes. Año MDXXXIX.

Pues desta manera, si queremos mirar particularmente en cada sciencia y arte, hallaremos tan proveido el mundo, que creo yo que los que están por venir no nos ternán en menos veneración que la que nosotros tenemos a aquellos que fueron muy señalados en la antigüedad: lo qual hallaremos ser así si descubrimos por cada una de las otras sciencias y artes, como vos, señor Alberto (dixo Guillermo), avéis hecho hasta aquí. Podemos traer muchos que en la Pintura, en la Architectura &Música, y en otras qualesquiera machinas, exceden a los antiguos sin comparación. En la Italia están quatro varones: Raphael Urbino, y el Bacho, y Michael Angelo, y Alberto, que de todos quatro oso dezir que remedan la Naturaleza en el pintar, y no puede el arte subir en más perfeción. Michael Angelo pintó en una capilla del Papa Clemente en las bóvedas y claues figuras de admirable espíritu, entre las quales está en el debujo la primera persona de la Trinidad, que muchos (aunque por experiencia saben que es pintura) temen quando allí entran, como si estuviese allí bivo el mesmo Dios: tanta es la majestad que le dio el pintor. Aquí, en Valladolid, reside Berruguete, que los hombres que pinta no falta sino que Naturaleza les dé spíritu con que hablen, el qual ha hecho un retablo en Sant Benito, que avéys visto muchas vezes; que si los Príncipes Philippo y Alexandro vivieran agora, que estimavan los trabajos de aquéllos de su tiempo, no ovieran tesoros con que se le pensaran pagar; y como los hombres de agora, por la viveza de sus juyzios pasan adelante, aun le echan de ver.

Alonso Berruguete, Fragmento del retablo de la iglesia de San Benito de Valadolid, 1527-1532, madera policromada. Valladolid, Museo Nacional de Escultura [foto: Sergio Ramiro Ramírez]

Julio de Aquiles y Alejandro Mayner, Pinturas en el Peinador de la Reina de la Alhambra de Granada, 1539-1545 [foto: Sergio Ramiro Ramírez]

El Comendador mayor de León, Francisco de los Cobos, traxo aquí asalariados de Italia dos ingeniosos mancebos, Julio y Alexandro para labrar sus casas, los quales hizieron obras al gentil y antigüedad, que nunca el arte subió a tanta perfección. Pues en los ingenios y biuezas que vemos en las tapicerías de agora, ¿quién no dirá que excedemos á lo antiguo sin comparación? Pues en la estatuaria tiene nuestra España a maestre Phelipe y a Sylóe, que su excelencia alumbra y esclaresce nuestra edad, porque ni Phidias ni Praxiteles, grandes estatuarios antiguos, no se pueden comparar con ellos. En Burgos bive un varón llamado Andino, que labra de hierro, que después de haver hecho admirables obras en España, ha hecho en Medina de Rioseco, por mandado del Almirante de Castilla Don Fadrique Enríquez, una rexa en el monasterio de Sant Francisco, cuya obra, a mi ver, excede a los siete milagros del mundo, y pésame porque no tengo lengua bastante con la pusiese en su merescer. Y también labró en aquella mesma capilla un sepulcro de metal, de más alto artificio que fue aquel que Artemisia edificó a su marido el Rey Mausolo, por más que los antiguos en sus historias le trabajen encarescer. Vive Salvador, oficial del Emperador, que en el mundo en labrar el hierro no ha avido en los pasados su par. En Augusta, pueblo de Alemaña, bive maestre Colman, que paresce que el azero se le convierte en cera para labrar arneses conforme a la fantasía de cada qual, como muestra en muchas pieças que se ven en la armería de Su Majestad. ¿Qué os podría dezir de los que forjan sablas en Turquía, que de azero las convierten en la fortaleza del diamante?

Kolman Helmschmid, Borgoñota del emperador Carlos V, h. 1530, acero repujado, grabado y cincelado, damasquinado en oro, tejido y cuero, 19 x 25 x 34 cm, peso: 1.705 g. Madrid, Real Armería de Palacio Real, inv. 10000228, A.59 [foto: Patrimonio Nacional]

Pues en la Architectura no han faltado varones que en estos tiempos que se ayan señalado en edificios. ¿Qué Memphis ó qué Pirámides se pueden comparar con el monasterio y colesio de Sant Pablo, aquí en Valladolid? ¿Y qué edificio de más excelencia que el colesio que hízo aquí el reuerendíssimo Cardenal don Pero Gonçález de Mendoça, é con las casas que hizo aquí el Conde Benauente, y el palacio imperial que hizo Francisco de los Cobos? Los Cathólicos Reyes fundado en Compostela una casa para peregrinos que excede aquel antiguo Dionisio de Rodas. De la iglesia de Toledo, ¿quién tiene lengua para dezir? ¿Y de la de Sevilla? ¿Y de la de león? De la qual dizen que maravillosos artífices de plata no pueden más fabricar. Pues lo que muestra la de Salamanca, y la majestad que llena la de aquí que de continuo que la veo me paresce que queda muy atrás el templo que los antiguos nos pintan que fue de Apolo en Delphos, o aquel que engrandescen los historiadores dedicado a Diana en Épheso. En Alcalá de Henares, en el Colegio de Sancto Elifonso, está un sepulchro de alabastro del reverendíssimo Cardenal Fray Francisco Ximénez de Cisneros, Arçobispo de Toledo, el qual es edificio de grande admiración.

Luis de Vega, Patio del Palacio de Francisco de los Cobos y María de Mendoza en Valladolid, 1524-1533 [foto: Sergio Ramiro Ramírez]

E si oviesse de relatar todos los notables edificios que agora se han hecho en Castilla, pensaría nunca acabar. De obras de plata tres he visto yo que, entre otros grandes tesoros, destas sé dezir que en el mundo no tienen par: la custodia de la iglesia de León, en Castilla, que tiene quattrocientos marcos de plata; y la de Córdova, que tiene quinientos marcos; y la de Toledo, que tiene ochocientos, que muestran con sus cruzes ser del mesmo artífice, que paresce exceder a la antigüedad. ¿Qué cosa puede aver de más admiración que aver hallado los hombres industria como por vía de unos reloxes, que unas imágines y estatuas de madera anden por una mesa sin que ninguno las mueva, y juntamente, andando, tañan con las manos una vihuela, o atabal, u otro instrumento, y vuelva una bandera con tanta orden y compás que un hombre bivo no lo pueda hazer con más perfectión? ¿Y qué cosa puede ser más subtil que un retablo que trayan unos extranjeros el año pasado, en el qual, siendo todas las ymágines de madera, se representavan por artificio de un relox maravillosamente, porque en una parte del retablo víamos representar el nacimiento de Christo, en otra auctos de la Passion, tan al natural, que parescía ver lo que pasó? […]

Enrique de Arfe, Custodia de la Catedral de Toledo, 1515-1523, plata dorada, 309,5 cm. (altura). Toledo, Tesoro de la Catedral [foto: Catedral Primada de Toledo]

Pues, ¿qué podría dezir de las labores y artificios del yesso, que han venido a vaziarle como plata y otros metales en la fundición, donde han labrado admirables estatuas en la imaginería, que no se pueden más pulir con ningún cinzel, y también le labran al torno para pilares, bases y chapiteles con mucha perfectión? Están tres hermanos en Palencia, que se llaman los Villalpandos, los quales en esta arte de labrar el yesso, admiran tanto los hombres, que comparado con su obra lo viejo, paresce ser digna de burla la antigüedad. Pues en esfuerço, ánimo & industria béllica, los cavalleros de agora exceden a los antiguos sin comparación.

 

Comentario

La figura de Cristóbal de Villalón (h.1500-h.1558) representa a la generación de intelectuales formados en las pujantes universidades castellanas de comienzos del siglo XVI, en su caso, primero en Alcalá de Henares y, posteriormente, en Salamanca. Villalón fue, además, profesor en la Universidad de Valladolid, preceptor privado de los hijos de los condes de Lemos y ejerció como sacerdote al final de su vida. En 1539 publicó su Ingeniosa comparación entre lo antiguo y lo presente, una de las primeras obras impresas en la que se plantea la antigua disputa entre la Antigüedad y la Modernidad como género literario. En este caso, Villalón se interesa por la idea de progreso en el imperio de Carlos V, comparada con la época clásica, alineando de este modo sus argumentos con el concepto de perfectibilidad sustentado por la religión cristiana.

El autor comienza con un diálogo fingido entre dos personajes, Gaspar y Jerónimo, en el que este último relata una reunión que tuvo lugar la noche anterior en casa de su amigo Gabriel. Allí solían encontrarse varios personajes para tratar algunos asuntos, como una academia informal de intelectuales en la corte. En concreto, Jerónimo recrea los pareceres de los participantes sobre la decadencia, o no, del conocimiento y la sabiduría humana desde la Antigüedad hasta su contemporaneidad. Entre las intervenciones, destaca un diálogo fingido entre Alberto y Guillermo.

Alberto defiende la superioridad de la ciencia, el conocimiento y las invenciones clásicas, señalando que se trataba de algo irrepetible en sus circunstancias, pues su mundo ya no estimaba el saber. Alberto dedica un espacio a alabar la arquitectura del mundo clásico, tomando datos de arquitectos y teóricos de la Historia Natural de Plinio y recogiendo las conocidas Siete maravillas del Mundo Antiguo, junto a otras obras italiana o españolas, como el puente de Alcántara y el acueducto de Segovia. También menciona las famosas vidas de algunos pintores clásicos como Apeles, Zeuxis, Timantes y Parrasio, recogiendo información de autores como Plutarco o Plinio; así como de los escultores y músicos de los que se tenía constancia.

El texto aquí transcrito es un fragmento de la réplica de Guillermo, defensor de los adelantos técnicos y culturales de su época. En primer lugar, Guillermo se hace eco de cuatro de los nombres que se repiten como un tópico en toda la literatura artística durante el siglo XVI: Rafael Sanzio, Miguel Ángel Buonarroti, Baccio Bandinelli y Alberto Durero. A ellos se añadiría más tarde Tiziano, como ejemplo de artistas que parten de la imitación de la realidad sensible para perfeccionarla con sus obras, o como escribe Villalón “remedan la naturaleza en el pintar, y no puede el arte subir en más perfeción”.

Destaca en este fragmento la referencia que realiza Villalón a los artistas coetáneos, especialmente aquellos que trabajan en Valladolid como Alonso Berruguete. Sobre este menciona el recientemente terminado retablo de San Benito, colocando su obra al mismo nivel que la de los ilustres mencionados con anterioridad. El texto de Villalón es una de las primeras menciones laudatorias sobre la habilidad artística de Berruguete. Además, es interesante la mención al retablo de San Benito, pues tras su finalización se había originado un importante pleito entre el artista y los monjes benedictinos, en la que supone una de las primeras exigencias en Castilla por una tasación que tenga en cuenta la valía artística y técnica de una obra considerada de vanguardia.

Villalón se hace eco de un aumento de la construcción monumental en la Castilla del siglo XVI –“E si oviesse de relatar todos los notables edificios que agora se han hecho en Castilla, pensaría nunca acabar–. En esa línea, el autor valora la arquitectura por su capacidad para representar la dignidad de sus promotores, sin diferenciar sus particularidades formales. El Colegio de Santa Cruz patrocinado por el cardenal Pedro González de Mendoza o el palacio “imperial” del secretario Francisco de los Cobos en Valladolid están, en su opinión, al mismo nivel que las obras del Antiguo Egipto. En este sentido es paradójico su comentario sobre el Colegio de San Ildefonso de Alcalá de Henares fundado por el cardenal Francisco de Cisneros. En su capilla, exponente de la hibridación de formas renacientes italianas con las tradicionales yeserías y armaduras castellanas, Villalón destaca precisamente el sepulcro de mármol realizado por el toscano Domenico Fancelli, importado desde Italia, como símbolo de la expresión del poder a través de las artes.

Jenaro Pérez Villamil, Capilla de San Ildefonso, 1842, litografía, 395 x 318 mm. Madrid, Biblioteca Nacional de España, inv. ER/1716 (32) [foto: Biblioteca Digital Hispánica]

Este fragmento también es muy representativo del panorama artístico de su tiempo y nos demuestra cómo lenguajes artísticos diversos eran percibidos como perfectamente complementarios en la Castilla del siglo XVI. Así, artistas como Diego de Siloe o Felipe Vigarny (“maese Felipe”) no son entendidos por Villalón como escultores estilísticamente diferenciados, sino que se les hace igualmente descendientes de Fidias o Praxiteles. También alaba las custodias de Enrique de Arfe para las catedrales de León, Toledo y Córdoba, al tiempo que menciona otros géneros artísticos como la rejería, tan importante en el siglo XVI, destacando la figura del burgalés Cristóbal de Andino. Además, Villalón incluye entre sus elegidos a Kolman Helmschmid, famoso armero alemán que estuvo al servicio del emperador Carlos V, al tiempo que refleja en el texto su entusiasmo por los ingenios mecánicos y admira las decoraciones en estuco como obras merecedoras de todo elogio, demostrando que la diferenciación entre Bellas Artes y Artes Decorativas era una separación inexistente a ojos de un castellano del siglo XVI.

 

Ediciones

Vilallón, Cristóbal de, 1539. Ingeniosa comparación entre lo antiguo y lo presente. Valladolid: Nicholás Tyerri.

Villalón, Cristóbal de, Serrano Sanz, Manuel, ed. 1898. Ingeniosa comparación entre lo antiguo y lo presente Madrid: Sociedad de Bibliófilos Españoles [reimpresa en A Coruña: Órbigo, 2015].

Villalón, Cristóbal de, 2010. Ingeniosa comparación entre lo antiguo y lo presente. En Diálogos españoles del Renacimiento, editado por Ana Vián Herrero, 329-99. Madrid: Almuzara.


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search