Inscripciones de los pórticos norte y sur del patio de Comares de la Alhambra de Granada (ca. 1370)

Clasificación tipológica de la fuente: inscripción

Los textos reproducidos siguen, en cada caso, la transcripción y traducción recogida por Puerta Vílchez 2011, 84-85; 100-101.

Pórtico norte del patio de Comares

¡Bendito sea Aquél que la tutela de Sus siervos te confió,

Procurando, a través de ti, mercedes y gracias para el Islam!

¡A cuantas ciudades de infieles de mañana llegas

y por la tarde ya eres dueño de sus vidas!

Yugo de cautivos les impones

y en tus dominios te sirven construyéndote palacios.

A sable y por la fuerza Algeciras conquistaste,

abriendo así una puerta a la victoria antes cerrada.

Antes de ella veinte fortalezas tomaste,

y a tu ejército en botín lo que contenían entregaste.

Si al islam a escoger lo que desea se le diera,

solo vida y salud para ti eligiera.

Luces de majestad brillan en tu corte,

haciendo a la generosidad resplandecer sonriente y alegre,

y sus huellas en toda noble obra más perennes

y brillantes son que perlas ensartadas.

¡Oh el excelso, paciente, valeroso y magnánimo

de más elevada ascendencia que los astros!

En el horizonte del reino cual signo de piedad apareces

esclareciendo lo que la injusticia oscureció.

Hasta la rama del viento de levante proteges,

y hasta a las estrellas en su cenit amedrentas.

Si la luz de las estrellas tiembla, es de miedo,

si la rama del sauce se inclina, es para dirigirse a ti agradecida.

Fig. 1. Vista general del pórtico norte del patio de Comares de la Alhambra de Granada (foto: Elena Paulino Montero)

 

Pórtico sur del patio de Comares

¡Oh lugar en que se manifiesta el rey heroico

y halo de luna siempre llena!,

donde [el orbe] del califato brilla

[cual bello rostro de la clara verdad].

De nobles acciones perdura poblada tu morada,

cuya fábrica hacia el sur su solar amplió.

El cielo desea que sus constelaciones

sean para ti -en el califato- lugar de reposo y domicilio.

Mi día, con su luna y sus astros,

su diadema y su corona te regala.

¡Oh rey cuyos días ante nosotros

brillan cual luceros y resplandecen!

¡Por Dios, cuántas huellas de tu gloria nos has dejado

que no son sino estrellas que no conocen el ocaso!

El viento de noche no circula

más que para transportar tu dulce memoria.

¡Cuántas formas de victoria detentas,

y cuántas brillantes azoras mañana y tarde se recitan!

¡A cuántos pueblos de infieles sus campanas trocaste

por voces de “Allah es grande” y “No hay dios sino Allah”!

Fig. 2. Vista general del pórtico sur del patio de Comares de la Alhambra de Granada (foto: Elena Paulino Montero)

 

Comentario

La Alhambra cuenta con la mayor colección de poesía mural árabe clásica conocida, aunque no todos sus versos han llegado hasta nuestros días. Puerta Vílchez (2011) ha transcrito y traducido todas estas inscripciones poéticas, interpretándolas en su contexto arquitectónico y de representación. Se trata de un subgénero de poesía áulica que se desarrolló especialmente desde las obras de Muhammad III (1302-1309), si bien fue durante los reinados de Yusuf I (1333-1354) y Muhammad V (1354-1359 y 1362-1391) cuando se diseñaron una serie de programas poéticos laudatorios cuyos versos decoraban umbrales, estancias y jardines. Estos se dispusieron de manera simétrica siguiendo los ejes longitudinales y transversales delineados por la propia composición arquitectónica de los palacios de Comares y de los Leones. Por lo general, proclaman la alta misión religiosa y política del soberano y sus atributos de moralidad y magnanimidad, destacando el carácter insuperable de su arquitectura (Puerta Vílchez 2011, 16). La mayoría de estos poemas se realizaron en yeso y se pintaron en dorado sobre fondo azul, entre otras combinaciones de colores, además de ubicarse en cartelas con fondos de ataurique.

El patio principal del palacio de Comares es uno de los recintos más reseñables del conjunto de la Alhambra de Granada. Fue construido durante el segundo reinado de Muhammad V, hacia 1370, para completar el alcázar regio que su padre, Yusuf I, había dejado sin terminar debido a su asesinato en 1354 (Puerta Vílchez 2007, 216). En este recinto se grabaron once poemas áulicos –de los que quedan siete– que se dispusieron de manera simétrica creando distintos ejes. El poeta de la corte nazarí Ibn Zamrak (1333-1393) fue el autor de todos ellos, caracterizándose por su habilidad para componer poemas áulicos frescos y breves de fácil aplicación a la arquitectura. En concreto, las inscripciones aquí reproducidas se ubicaron en los pórticos norte y sur del patio de Comares, a ambos lados del eje determinado por la alberca central y en un lugar destacado, a modo de frontispicio a la altura de la vista sobre el alicatado.

El poema del pórtico norte es un panegírico de triunfo dedicado a Muhammad V. Comienza haciendo alusión al tópico de la victoria sobre el infiel y su sometimiento para la construcción del alcázar del sultán con referencia a un hecho histórico: la toma de Algeciras el 30 de julio de 1369 por Muhammad V, la última gran victoria nazarí sobre los cristianos. Este poema ensalza las virtudes de generosidad del sultán, su luminosidad, compasión, nobleza y superioridad frente a otros astros. Según ha interpretado Puerta Vílchez (2011, 102), se trata de un friso de victoria ubicado en un lugar principal del espacio arquitectónico, ocupando el paramento del pórtico a la altura de la vista con una poderosa letra cursiva en cartelas lobuladas con ataurique en su interior. No obstante, algunos de estos versos fueron sustituidos en el siglo XIX al encontrarse deteriorados, dando lugar a partes con letras toscas y errores léxicos. Cada tres cartelas del poema, se eleva un caligrama arbóreo formado por los lemas nazaríes en cúfico: No hay vencedor sino Dios (Wa-la galiba illa Allah).

Fig. 3. Detalle de una de las inscripciones del pórtico norte del patio de Comares de la Alhambra de Granada (foto: Palickap. Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0)

En la zona inferior del pórtico sur hay actualmente una réplica completa del poema del pórtico norte que se instaló en el siglo XIX. Sin embargo, sabemos que en su lugar hubo grabado otro de Ibn Zamrak que ya no fue contemplado por Alonso del Castillo en 1564. El poema transcrito anteriormente se conoce gracias a que fue recopilado por Yusuf III al compilar el diwan de Ibn Zamrak, quien afirmó que mantenía sus seis primeros versos en un lado del paramento y los cuatro restantes en el otro (Higuera 2005-2006, 136). Dicho poema pertenece a una casida recitada en la festividad del Profeta (mawlid) en la que se mencionan algunas victorias de Muhammad V en distintas incursiones militares, de manera similar al del pórtico norte. También se hace una alusión a la arquitectura como sede regia y de piedad, centrándose en la exaltación de la memoria del sultán victorioso a partir de las metáforas de luminosidad de la fe, del califato y de los días gloriosos.

A su vez, estos versos son de directa aplicación a la interpretación del conjunto arquitectónico. Por ejemplo, el verso tercero (De nobles acciones perdura poblada tu morada, cuya fábrica hacia el sur su solar amplió) es una referencia directa a la ampliación que efectuó Muhammad V hacia el sur del palacio de su padre, la Dar al-Mulk o Casa Real iniciada por Yusuf I (Puerta Vílchez 2011, 85). Del mismo modo, el verso inicial (¡Oh lugar en que se manifiesta el rey heroico!) ha llevado a investigadores como Ruiz Souza (2013, 317) a plantear una hipótesis sobre la funcionalidad de dicha crujía en el palacio, sugiriendo que se trataría del lugar en el que se presentaba la majestad del soberano nazarí a sus súbditos.

 

Bibliografía

Cabanelas Rodríguez, Darío. 1976. “Inscripciones de la Alhambra según el morisco Alonso del Castillo”. Miscelánea de estudios árabes y hebraicos. Sección Árabe-Islam 25: 7-32. Disponible en línea: https://digibug.ugr.es/handle/10481/33692 (consulta 26/05/2021)

Cabanelas Rodríguez, Darío, y Antonio Fernández-Puertas. 1974-1975. “Inscripciones poéticas del Partal y de la fachada de Comares”. Cuadernos de la Alhambra 10-11: 117-200. Disponible en línea: https://cuadernosdelaalhambra.alhambra-patronato.es/index.php/cdalhambra/issue/view/12/15 (consulta: 26/05/2021)

Castilla Brazales, Juan. 2007. Corpus epigráfico de la Alhambra: Palacio de Comares. Granada: Patronato de la Alhambra y el Generalife.

Higuera Rodríguez, Alicia de la. 2005-2006. “Los poemas originales del Patio de los Arrayanes de la Alhambra”. Estudios sobre patrimonio, cultura y ciencias medievales 7-8: 135-42. Disponible en línea: http://www.epccm.es/index.php?journal=epccm&page=article&op=view&path%5B%5D=168 (consulta: 26/05/2021)

Nykl, Alois Richard. 1936-1939. “Inscripciones árabes de la Alhambra y del Generalife”. Al-Andalus IV: 174-94.

Puerta Vílchez, José Miguel. 2007. “La Alhambra y el Generalife de Granada”. Artigrama 22: 187-232. Disponible en línea: https://www.unizar.es/artigrama/pdf/22/2monografico/07.pdf (consulta: 25/05/2021)

Puerta Vílchez, José Miguel. 2011. Leer la Alhambra. Granada: Edilux.

Puerta Vílchez, José Miguel. 2017. “La Alhambra como lugar paradisíaco en el imaginario árabe”. Boletín de arte 38: 45-60. https://doi.org/10.24310/BoLArte.2017.v0i38.3219

Robinson, Cynthia. 2011. “Towers, Birds and Divine Light: The Contested Territory of Nasrid and ‘Mudéjar’ Ornament”. Medieval Encounters 17: 27-79. https://doi.org/10.1163/157006711X561712

Ruiz Souza, Juan Carlos. 2013. “Los espacios palatinos del rey en las cortes de Castilla y Granada. Los mensajes más allá de las formas”. Anales de Historia del Arte 23-II: 305-31. https://doi.org/10.5209/rev_ANHA.2013.v23.42841

Ruiz Souza, Juan Carlos. 2014. “Las telas ricas en la arquitectura. La permanencia de lo efímero”. Anales de Historia del Arte 24 (número especial II): 497-516. https://doi.org/10.5209/rev_ANHA.2014.48290


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search