El monasterio de las Descalzas Reales de Madrid en 1568, según López de Hoyos

Clasificación tipológica de la fuente: relación de honras fúnebres

Texto publicado en López de Hoyos 1569, fols. 41v-48r. Disponible en línea en Biblioteca Digital Hispánica y transcrito en la web del proyecto Historiadores y gentes de letras en los siglos de oro.

Juan López de Hoyos. 1569. Historia y relación verdadera de la enfermedad, felicísimo tránsito y suntuosas exequias fúnebres de la serenísima reina de España doña Isabel de Valois nuestra Señora. Madrid: Pierres Cosin. Portada (foto: Biblioteca Digital Hispánica)

Historia y relación verdadera de la enfermedad, felicisimo transito y suntuosas exequias funebres de la serenisima reina de España doña Isabel de Valois nuestra Señora. Con los sermones, letras y epitaphios a su tumulo, dilatado con costumbres, y cerimonias varias de differentes nasciones en enterrar sus diffunctos, como paresce por la tabla deste libro. En el qual se Comprehende el nascimiento y muerte de Su Magestad. Dirigido al Illustrissimo, y Reverendissimo Señor Don Diego de Espinosa, Cardenal de la Sancta Yglesia de Roma, titulo S. Estevan de monte Celio, Obispo y Señor de Siguença. Presidente del consejo Real, Inquisidor Apostolico General en los Reynos y Señorios de Su Magestad, contra la heretica pravedad y apostasia, etc.

Y porque la descripcion del templo se infiera la disposición y real aparato que en las honras hubo, con la brevedad que en mi fuere dire solo lo que hiziere al proposito y declaracion del templo, dexando a parte el sitio y clemencia del cielo, jardines, fuentes, reales, patios y claustros adornados de mucha escultura y columnas de marmol de Genoba, y muy rico alabastro, la grandisima capacidad de toda la casa, que es una isla donde en los pasados el invictisimo y catholico emperador Carolo 5 y la emperatriz doña Isabel de Castilla, padres del rey don Phelipe N. S. y de la serenisima princesa. Y el Arçobispo de Sevilla don Hernando de Valdes, Inquisidor general, se aposentaron harto holgadamente, lo qual no es mal argumento de la gran capacidad y compartimiento de aposento: y dexo a parte lo mucho que cada día la Serenissima Princesa va ilustrando con nuevos edificios, escultura y pintura de toda la casa y claustros sumptuossisimamente.

[Al margen: Traza y description del templo] El templo en su edificio y planta (para hablar con termino de architectura) es de orden dorica. La portada que comunmente llaman delantera, es labrada a lo Romano del mismo orden toda de requadramentos de piedra berroqueña, los claros o macizos de ladrillo que hermosean mucho el edificio: en medio cay [sic] la puerta, a la qual se sube con tres gradas muy bien compartidas. Es guarnecida de un alquitrave que va haciendo un requadramento a toda la puerta, salen a los lados dos medias columnas doricas que alcançan hasta el alto de las jambas, parece que salen como detras de la guarnición, encima un friso y alquitrave, sobre el qual ay un tablamento al ancho de la puerta con su guarnicion por las mismas jambas, encima de la qual corona una cornisa con su frontispicio, la qual sale por detrás del entablamiento hasta el plomo de las columnas.

Sobre esto se levanta un çoculo, o envasamento sobre el qual viene otro segundo cuerpo, y en medio un compartimiento Romano con las armas de la Serenissima princesa, y Rey de Portugal, todos los requadramientos que la acompañan son de columnas Doricas, sobre la cornissa que las corona, corre y abraça toda la obra un muy rico frontispicio con su frisso y alquitrave, disinen, y rematen toda la obra tres Acroterias, en las quales ay unos Globos de piedra grandes, con tres cruzes de piedra berroqueña: encima del escudo de armas esta un tondo o ventana redonda, con una cornisa alrededor, y vidriera por donde entra luz al coro de las monjas, que está fabricado sobre un pórtico en entrando en la iglesia, de la manera siguiente.

[Al margen: Entrada y portico sobre que esta el coro] Ay diez y seis columnas que por otro termino llaman Pilastras quadradas de piedra berroqueña labradas graciosamente, encima destas sus capillas y arcos de una Pilastra a otra, embuelta de arista con sus encasamientos a los lados de las dos primeras Pilastras, a seis pies de la entrada salen dos pilas de agua Bendicta muy bien labradas de Marmol en forma de veneras asentadas sobre dos manos que salen por abaxo que en las palmas sustentan estas dos veneras sin tener otro pie alguno, porque no estorben el paso, este portico tiene singular conpartimiento, porque hazen tres transitos a manera de naves, el principal tiene diez pies, y los calaterales [sic] bien proporcionados, cada pilastra es de a 22 pies de alto, su planta de quatro pies y medio de salida, las quales reciben los lienços de las paredes tienen buen parte de relievo en medio de las quales ay dos nichos correspondiente el uno al otro, que es una parte concava donde se suele poner algunas figuras, es el primer edificio que en España se ha labrado desta manera, sobre el qual porticuo assi dispuesto esta el coro con una reja de hierro bien fuerte que sale enfrente del altar mayor, tiene doce pies de alto, y mas de ocho de ancho, y en cada claro del nudo que hazen los encasamientos de la reja, sale una pua bien fuerte, a manera de punta de Diamante, que tendra de largo una quarta, sube el cuerpo de la iglesia mas que el choro, tanta cantidad que encima desta reja caben tres ventanas con sus vedrieras, y fajas, las quales solas bastavan a dar luz a toda la iglesia, la altura de su cuerpo, que es cerrada a medio punto que haze un caño, es mas de 65 pies. Las paredes adornadas de fajas y pilastras y requadramentos con tal proporción, que corresponden las partes al todo que son muy [doblado] a la vista, todo este templo [doblado] blanqueado de estuco ques un betun hecho de marmol y cal, que rebervera de tal manera que se ven en ello, tiene en el testero de enfrente de la puerta el altar mayor de gran magestad, hecha una mesa con once gradas de piedra berroqueña.

[Al margen: Retablo del altar mayor] El altar mayor tiene un retablo labrado de sculptura y pintura de mas de cinquenta pies de alto, sentado sobre dos escudos de armas de la Serenísima Princesa y Rey de Portugal, son de marmol de Genova, toda su guarnicion y ornato de lo mismo labrado costosisimamente; ay en el retablo diez quadros de marmol negro, en los quales ay muchas historias sagradas pintadas de mano de Gaspar Becerra, español, Maestro de las Obras del Rey don Phelipe nuestro señor, que a testimonio de todos los artifices estrangeros y personas que en esto tienen voto ha sido el que mas a tirado la barra, como tan notoriamente declaran sus obras, y entre las sculturas (porque todo es de su mano) que ay maravillosas, ay la Asumpcion de nuestra Señora que es la dedicación del templo, porque en tal dia fueron las primeras monjas colocadas en este monesterio año de 1558 acompañadas con gran aparato y procesion general desde las casas del illustrissimo y reverendissimo Señor don Gutierre de Bargas Carabajal, obispo de Plasencia natural de Madrid, donde su señoria por comision de la Serenisima princesa las tuvo muchos dias con gran veneracion y costa, en el interin que se hazia este monesterio, donde fueron acomodadas, estan a los lados de los escudos que reciben el retablo dos puertas de nogal labradas de unos arabescos hechos de oro y negro, por estas puertas se entra a un relicario que esta en una bóveda detras del Retablo de muchas maneras de labores, [al margen: reliquias del templo] assi de talla como de pintura y tantas y tan varias reliquias que es cosa maravillosa, porque ay grandes partes del lignum crucis, y de la tabla de su titulo, de la columna, sabana, y sudario de christo Nuestro Señor todas las quales provocan a tanta devoción que como testigo de vista entrando dentro desta boveda vistas las Reliquias por una Ventana pequeña por donde las Religiosas reciben el Sanctisimo Sacramento, se dezir que mueven tan enternecidamente que parecen arrebatar los animos, y temblar los cuerpos, porque ay treynta y tres cabeças de Sanctos las mas dellas son de las once mil virgines, reliquias, huessos de señora sancta Ursula, de señor sant Sebastian, de sant Blas, del habito y silicio de S. Francisco, de sant Antonio del bienaventurado S. Bernardo, ay un Innocente entero con su sangre tan viva ques cosa de grandisima devocion, y otras muchas y diferentes reliquias illustrosamente adornadas de plata y oro de mucho valor. La cabeça de S. Isabel Reyna de Ungria.

Y tornando a nuestro proposito a la parte del Evangelio esta un confesonario de las monjas, con una portada labrada con su friso y alquitrave, y conisa, encima desta puerta en el derecho del lado della esta una ventana adornada de la manera de la dicha puerta.

Por la qual se entra al pulpito que es ochavado con quatro niños en la peana que parescen sustentar el pulpito, asi en este lado como en el yzquierdo, estan dos puertas que entran a la sacristia que esta hecha de una muy excelente boveda debaxo de las gradas del altar mayor, tan clara y tan polida y de tanto ornato que me admire de tan Ricos y tan reales ornamentos, ternos, vasos y servicio para el culto divino, en tan grandisimo numero y excelencia. A los dos lados del altar mayor ay dos oratorios labrados de azulejos con dos rejas doradas que salen al altar mayor, el uno de los quales es de gran devocion, porque en el ay muchas reliquias, imagines con illustre ornato, poblado de excelentes, varias y divinas historias de maravilloso pincel, en el qual nascio la serenissima princesa, y al presente su alteza tiene grande oración y recogimiento en el como tan cathólica y afficionada a la religión, a los dos lados del altar mayor en dos escondes laterales ay dos altares con dos retablos de orden Corinthio excelentemente labrados, con un quadro de marmol negro en cada uno, el uno de la advocación de S. Iuan Baptista, y el otro de S. Sebastian, al lado de cada uno destos esta una puerta en correspondencia la una de la otra. La una sale a un jardin de diversas maneras de labores de quadros donde ay grandissima copia de yerbas exquisitas, odoriferas y de grande fragancia, naranjos en medio del qual esta una fuente adornada de principales labores de açulejos, a este jardin salen los Reales aposentos de su Alteza, todo este templo es blanqueado de Stuco (que es) un material hecho de marmol y cal y que reverbera de tal manera que se pueden ver en el, es losado de Marmol blanco y negro, en figuras quadradas ricamente adornado.

 

Comentario

La relación del fallecimiento y las honras fúnebres por la reina Isabel de Valois (1545-1568), tercera esposa de Felipe II (1527-1598), es la fuente más directa de la que disponemos para reconstruir el aspecto del Real Monasterio de las Descalzas Reales de Madrid en sus primeras décadas de existencia (Toajas Roger 2019, 46), junto a unos dibujos procedentes de la colección de Cassiano del Pozzo que hoy se encuentran en Windsor Castle (Marías y Bustamante 1991). Su autor, el humanista, literato y catedrático de estudios de la villa de Madrid Juan López de Hoyos (1511-1583), narró en este texto los últimos días de vida de la reina, así como las exequias celebradas en la iglesia de las Descalzas, tan solo cuatro años después de su consagración.

Real Monasterio de las Descalzas Reales de Madrid, 1526-1564 (foto: Luis García. Wikimedia Commons)

Como reconoce López de Hoyos, el edificio había servido, décadas atrás, como alojamiento para la familia imperial y precisamente allí había nacido la fundadora de este monasterio, la infanta Juana de Austria (1535-1573), princesa de Portugal tras su matrimonio en 1552 con Juan Manuel de Portugal (1537-1554). La emperatriz Isabel (1503-1539) había dado a luz a su hija en este edificio cuando aún era propiedad del matrimonio formado por Alonso Gutiérrez de Madrid, hombre de negocios y asesor en la Hacienda Real, y su esposa María de Pisa, quienes edificaron esta amplia mansión junto al antiguo monasterio de San Martín, en una zona liminar de la entonces pequeña villa de Madrid. De esa fase constructiva, que arranca en torno al año 1526, datan los patios de mármol genovés, los jardines y, probablemente, las fuentes citadas por López de Hoyos (Toajas Roger 1999 y 2003).

¿Luis de Vega?, Patio principal del Real Monasterio de las Descalzas Reales de Madrid, post. 1526 (foto: Wikimedia Commons)

Un aspecto muy importante que recoge López de Hoyos es el vínculo afectivo de Juana de Austria con esta residencia. Como subraya el autor, años después la fundadora se encargaría de perpetuar la memoria de su nacimiento en palacio mediante el adorno de uno de los oratorios emplazado en el lugar exacto donde había venido al mundo. No obstante, es preciso añadir que esta mención ha desvirtuado las verdaderas causas de la elección de este edificio para la instalación de su palacio real y el monasterio anexo. Si bien es cierto que Juana de Austria tendría una consideración especial por esta casa, además se trataba de una de las residencias más grandes del Madrid del Quinientos, planteada desde un principio con la intención de alojar a la familia real y toda su casa (Toajas Roger 2021, 55), por lo que décadas más tarde, seguía cumpliendo con los requisitos indispensables de salubridad y comodidad para alojar el cuarto real de la princesa y el monasterio.

Antonio Moro, Juana de Austria, 1560. Óleo sobre lienzo, 195 x 105 cm. Madrid, Museo Nacional del Prado, P002112 (foto: Museo Nacional del Prado)

El fragmento aquí transcrito demuestra la necesidad de acudir a fuentes muy variadas para afrontar el estudio histórico-artístico de la Edad Moderna. En un texto sobre honras fúnebres encontramos una pormenorizada descripción de una fundación destinada a ensalzar la magnificencia de la Monarquía Hispánica y, en particular, de la princesa Juana de Austria. La inversión en una obra religiosa, que redundase en el beneficio social y espiritual tanto de la familia real como del reino, fue un método eficaz para justificar el gasto para la monarquía católica. De ahí que se incluya la construcción de una imagen “pía” de la fundadora a través del texto, pues, la promoción de edificios religiosos fue uno de los resquicios que encontraron las mujeres aristocráticas para demostrar públicamente su poder en el Antiguo Régimen, al tiempo que se aseguraban un espacio donde ejercerlo.

Entre las nuevas obras promovidas por Juana de Austria en el edificio destaca la iglesia construida entre 1559 y 1564. El templo se situó en las salas orientales del patio principal, desaparecido con esta reforma, entre el espacio del cenobio y el cuarto real reservado para la princesa. Tal y como describe López de Hoyos, la iglesia era tanto monástica como palatina, pues una puerta lateral permitía el acceso desde un pequeño jardín al que “salen los Reales aposentos de su Alteza”.

Reconstrucción virtual del Real Monasterio de las Descalzas Reales de Madrid hacia 1568. © María Ángeles Toajas Roger y Álvaro Ramos Toajas

López de Hoyos demuestra estar escribiendo un relato de primera mano, por lo que hemos de dar la máxima credibilidad a su descripción. Esto nos permite reconstruir el aspecto interior del templo, hoy en día casi irreconocible por las profundas transformaciones sufridas durante los siglos XVII y XVIII. En su descripción, López de Hoyos exhibe su conocimiento del vocabulario específico del lenguaje arquitectónico, lo que manifiesta la comprensión de la teoría italiana que paulatinamente se iría asentando en los círculos humanistas en torno a Felipe II y su hermana Juana de Austria. De hecho, la arquitectura del templo supuso un salto vanguardista en la corte. La llegada de Juan Bautista de Toledo, segundo de a bordo de Miguel Ángel en el Vaticano y activo en Nápoles, así como del florentino Francisco Pacciotto, a quien se le atribuyen los rasgos vignolescos de la fachada (Toajas Roger 2014, 62-70), junto al retorno de Gaspar Becerra desde Roma, hicieron posible los diseños novedosos de la portada, del desaparecido revestimiento interior en ese estuco “que reverbera” y del retablo de la capilla mayor, incendiado en 1862.

Gaspar Becerra, Diseño para el retablo mayor de las Descalzas Reales, 1563. Pluma, lápiz y aguada parda sobre papel amarillento verjurado, 87 x 50,5 cm, en hoja de 92,5 x 51,5 cm. Madrid, Biblioteca Nacional de España, DIB/16/34/1 (foto: Biblioteca Digital Hispánica)

Según reconoce también López de Hoyos, Juana de Austria dotó al convento con pinturas, tanto murales para la decoración de las capillas, como imágenes religiosas sobre tabla, dando inicio al espectacular conjunto que adornó el convento en época moderna y del que aún hoy día quedan importantes ejemplos in situ (García Sanz 2021). Cabe destacar el amplio espacio dedicado a la reunión de reliquias, fundamental en un edificio religioso como este, incluida la descripción pormenorizada de algunos de los restos más relevantes que poseía el monasterio ya en el siglo XVI. En el caso de una monarquía católica suponía, no solo su defensa de los principios contrarreformistas, sino su posicionamiento como principal valedora de la religión. En el relicario de las Descalzas Reales se atesoraron, junto al Monasterio de El Escorial fundado por el rey Felipe II también en la segunda mitad del siglo XVI, alguno de los mejores ejemplares de la Monarquía Hispánica. Como recoge López de Hoyos, el emplazamiento del relicario tras el altar mayor, donde con anterioridad se encontraba la capilla en la que fue bautizada la princesa, tampoco es casual. La acción fundadora de la princesa connotó todos los elementos más relevantes del templo y del monasterio, al tiempo que se proclamó en los escudos de la fachada, el retablo y, finalmente, con la construcción de su propia capilla-panteón junto a la iglesia, última iniciativa que se llevará a cabo años después de esta publicación.

 

Ediciones 

López de Hoyos, Juan. 1569. Historia y relación verdadera de la enfermedad, felicíssimo tránsito, y sumptuosas exequias fúnebres de la Sereníssima Reyna de España, doña Isabel de Valoys. Madrid: Pierres Cosin.

 

Bibliografía

García Sanz, Ana. 2021. “Proyectos femeninos. Mecenazgo y coleccionismo artístico en las Descalzas Reales”. En Las mujeres y las artes: mecenas, artistas, emprendedoras, coleccionistas, editado Beatriz Blasco Esquivias, Jonatan Jair López Muñoz y Sergio Ramiro Ramírez, 29-53. Madrid: Abada Editores.

Marías Franco, Fernando y Bustamante García, Agustín. 1991. “De las Descalzas Reales a la Plaza Mayor dibujos madrileños en Windsor Castle de la colección de Cassiano dal Pozzo”. En III Jornadas de Arte: cinco siglos de Arte en Madrid (XV-XX): 73-85. Madrid: Centro de Estudios Históricos, Departamento de Historia del Arte “Diego Velázquez”.

Toajas Roger, María Ángeles. 1999. “Memoria de un Palacio madrileño del siglo XVI: las Descalzas Reales”. Reales Sitios: Revista del Patrimonio Nacional 142: 18-33.

Toajas Roger, María Ángeles. 2003. “Capiteles del primer Renacimiento en las Descalzas Reales de Madrid: estudio del Patio del Tesorero”. Anales de Historia del Arte 13: 97-130. Disponible en línea: https://revistas.ucm.es/index.php/ANHA/article/view/ANHA0303110097A (consulta: 09/07/2021)

Toajas Roger, María Ángeles. 2014. “Arquitectura en Madrid, 1560: las obras de Juana de Austria y la manera italiana”. En Los lugares del arte: Identidad y representación, editado por Sofía Diéguez Patao, I: 43-77. Barcelona: Laertes.

Toajas Roger, María Ángeles. 2016. “Palacios ocultos: las Descalzas Reales de Madrid”. En Felix Austria. Lazos familiares, cultura política y mecenazgo artístico entre las cortes de los Habsburgo, editado por Bernardo J. García García, 327-74. Madrid: Fundación Carlos de Amberes.

Toajas Roger, María Ángeles. 2019. “Las Descalzas Reales: arquitectura”. En La otra Corte: Mujeres de la Casa de Austria en los Monasterios Reales de las Descalzas y la Encarnación, editado por Fernando Checa Cremades, 46-62. Madrid: Patrimonio Nacional.

Toajas Roger, María Ángeles. 2021. “Mujeres, burguesía y promoción artística en el siglo XVI. El caso de María de Pisa (1495-ca. 1574)”. En Las mujeres y las artes: mecenas, artistas, emprendedoras, coleccionistas, editado por Beatriz Blasco Esquivias, Jonatan Jair López Muñoz y Sergio Ramiro Ramírez, 55-93. Madrid: Abada Editores.


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search