Autobiografía de Benvenuto Cellini (ca. 1558-1566)

Clasificación tipológica de la fuente: autobiografía de artista

La Vida de Benvenuto [Hijo] del M.º [Maestro] Giovanni Cellini, Florentino, escrita (por él mismo) en Florencia. Libro segundo. Capítulo LXXII (ca. 1558-1566). Texto publicado en: Cellini, Benvenuto. 2007. Vida. Traducción y edición de Santiago R. Santerbás. Madrid: Cátedra, 461-62.

Inmediatamente hice que me lo llevaran [el bloque de mármol] al taller, y comencé a desbastarlo; y mientras trabajaba hacía el modelo; y era tanto el deseo que tenía de trabajar en mármol, que no podía esperar a hacer un modelo con el cuidado que requiere tal arte. Y como oía crujidos por todas partes, más de una vez me arrepentí de haber comenzado a trabajar en él; sin embargo, saqué lo que pude, que es el Apolo y Jacinto que aún puede verse sin terminar en mi taller [fig. 1]. Y mientras trabajaba, el Duque venía a mi casa, y muchas veces me dijo: «Deja un rato el bronce y trabaja un poco en mármol, para que yo te vea». En seguida cogía yo las herramientas para el mármol y trabajaba con gran seguridad. El Duque me preguntaba por el modelo que había hecho para el mármol: y yo le dije: «Señor, este mármol está todo roto, pero a pesar de ello algo sacaré: aunque no he podido hacer el modelo, seguiré adelante lo mejor que pueda». Con la mayor urgencia el Duque hizo que me trajeran de Roma un bloque de mármol griego, a fin de que restaurase el Ganimedes antiguo [fig. 2] que había sido la causa de la discusión con Bandinello [Baccio Bandinelli]. Cuando llegó el mármol griego, me pareció que era una lástima trocearlo para hacer la cabeza, los brazos y otras partes del Ganimedes, y me proveí de otro mármol, y para aquel bloque de mármol griego hice un pequeño modelito de cera, al que puse el nombre de Narciso [fig. 3]. Y como este mármol tenía dos agujeros que penetraban más de un cuarto de brazo y con una anchura de más de dos dedos, hice el modelo en la postura que puede verse, para librarme de aquellos agujeros, de tal manera que quedasen fuera de la figura. Pero como le había llovido encima durante muchas decenas de años, pues aquellos agujeros siempre estaban llenos de agua, esta había penetrado tanto que el mármol se había debilitado, y como podrido en la parte del agujero superior; y esto fue evidente cuando sobrevino aquella gran riada del Arno, que alcanzó en mi taller más de un brazo y medio de altura. Y como el Narciso estaba colocado en un pedestal de madera, el agua le hizo dar la vuelta, por lo que se rompió por el pecho, y tuve que repararlo; y para que no se viera la grieta de la juntura, le hice la guirnalda de flores que tiene colocada sobre el pecho; iba, pues, terminándolo en las horas anteriores a la madrugada, o también en días de fiestas, para no robar tiempo a mi obra del Perseo [fig. 4]. Una mañana, mientras afilaba unos cincelitos para trabajar en él, me saltó una esquirla finísima de acero al ojo derecho; y penetró de tal manera en la pupila, que no podía sacarla de ningún modo. Estaba seguro de perder la vista de aquel ojo. Al cabo de varios días llamé al maestro Raffaello de Pilli, cirujano, el cual cogió dos pichones vivos y, haciéndome estar tendido sobre una mesa, agujereó con un cuchillito una vena que los pichones tienen en las alas, de modo que su sangre cayera dentro de mi ojo: gracias a esa sangre me sentí rápidamente aliviado y en el espacio de dos días salió la esquirla de acero y quedé libre de ella y mejorado de la vista. Y como se acercaba la fiesta de Santa Lucía, para la que faltaban solo tres días, hice un ojo de oro con un escudo francés, e hice que se lo ofreciera a la santa una de mis sobrinas, hija de mi hermana Liperata, la cual tenía unos diez años de edad, y con ella fui a dar las gracias a Dios y a Santa Lucía; y durante algún tiempo no quise trabajar en el Narciso, pero seguí adelante con el Perseo a pesar de las dificultades mencionadas.

Izquierda: Fig. 1. Benvenuto Cellini, Apolo y Jacinto, ca. 1548-1560, 191 cm (altura), mármol. Florencia, Museo del Bargello, Inv. Dep. 136 | Derecha: Fig. 2. Benvenuto Cellini y artista romano, Ganimedes, ca. 1548-1549 / siglo I-II d.C. (torso), 109 cm (altura), mármol, Florencia, Museo del Bargello, Inv. 403 Sculture

Izquierda: Fig. 3. Benvenuto Cellini, Narciso, ca. 1548-1565, 149 cm (altura), mámol, Florencia, Museo del Bargello, Inv. Dep. 137 | Derecha: Fig. 4. Benvenuto Cellini, Perseo con la cabeza de Medusa, ca. 1545-1554, bronce, 550 cm (altura), Florencia, Loggia dei Lanzi

 

Comentario

La autobiografía del orfebre, medallista, escultor y escritor Benvenuto Cellini (Florencia, 1500-1570) constituye un documento único y de suma importancia en la literatura artística italiana (Schlosser 1976, 316). En ella, se recogen sustanciosas informaciones sobre la vida y las obras de su protagonista –el propio Cellini– siempre narradas en un tono que entremezcla grandilocuencia y espontaneidad, al tiempo que se dibuja un sugerente retrato del ambiente artístico, cultural e histórico que se vivía en las distintas cortes en las que el artista residió y trabajó durante las décadas centrales del siglo XVI: la Florencia de los Medici, la Roma papal o la Francia del rey Francisco I. Además, este escrito autobiográfico ofrece informaciones relativas a la multiplicidad de técnicas artísticas que el propio Cellini cultivó; aspecto del que el artista se sentía particularmente orgulloso pues en sus propias palabras: “el Dios de la natura me había concedido de forma manifiesta una complexión tan buena y bien proporcionada que me permitía disponer de ella libremente para hacer todo aquello que me viniera en gana” (Vida, Libro I, Cap. XXVI).

Cellini se determinó a dejar por escrito su autobiografía a la edad de 58 años, momento en el que comenzó a dictársela a un joven amanuense. El manuscrito original –actualmente conservado en la Biblioteca Medicea Laurenziana– permaneció inédito hasta el siglo XVIII. A partir de entonces –con mayor o menor grado de rigor– se sucedieron las ediciones impresas del códice, así como las traducciones. Entre estas últimas, no deja de ser significativo que Johann Wolfgang von Goethe fuera su primer traductor al alemán y que elevara a Cellini a la categoría de “héroe” (Wittkower 2006, 180-82).

Johann Wolfgang von Goethe. Leben des Benvenuto Cellini Florentinischen Goldschmieds und Bildhauers von ihm selbst geshrieben. Tübingen: Verlag Cotta, 1803

Sin duda, una de las cuestiones recogidas en La Vida de Cellini que mayor atención ha suscitado en la historiografía son todos aquellos episodios que narran la realización y fundición de la que fuera su más célebre escultura en bronce: el Perseo que fue colocado en público en la florentina Loggia dei Lanzi. El fragmento que aquí se reproduce pone manifiesto el cultivo por parte de Cellini de otras técnicas escultóricas en piedra y narra el proceso de ejecución de algunas sus obras más famosas en mármol, realizadas hacia 1548-1549, mientras en paralelo fundía la figura principal del Perseo. En esos años, por orden de Cosme I de Medici, Cellini se ocupó de restaurar la escultura antigua del Ganimedes, “sacó” el Apolo y Jacinto de un bloque de mármol que le había entregado su enemigo Baccio Bandinelli y, según su relato, esculpió el Narciso en una pieza de mármol griego que, en origen, el gran-duque de Toscana le había proporcionado para que restaurara el antiguo Ganimedes pero que Benvenuto decidió finalmente utilizar para esculpir al joven Narciso ex novo. Como telón de fondo del episodio se sitúa la declarada enemistad que Benvenuto Cellini profesaba al también escultor Baccio Bandinelli (Florencia, 1488-1560).

En el capítulo precedente al pasaje aquí reproducido, Cellini deja constancia del virulento desencuentro que había tenido lugar entre él y Bandinelli. Así, mientras Benvenuto conversaba placenteramente con Cosme I de Medici sobre la escultura de “mármol griego”, esto es, el Ganimedes, hizo su entrada en la estancia Baccio. La discusión comenzó a raíz del comentario vertido por Bandinelli –siempre según la versión ofrecida por Cellini– relativo al desconocimiento por parte de los antiguos de la anatomía y la multitud de defectos que presentaban las esculturas clásicas. La respuesta de Cellini fue contundentísima: efectúa una feroz crítica del Hércules y Caco ejecutado por Bandinelli, seguida de una serie de descalificaciones y concluye el episodio reclamándole a su rival una pieza de mármol que decía haberle prometido para trabajar la escultura con este material. Hasta la fecha, los trabajos de Cellini se habían centrado en la fundición del bronce, por lo que esculpir en mármol suponía un reto y, al mismo tiempo, una oportunidad de demostrar su habilidad y versatilidad técnica como escultor. Finalmente, Bandinelli le hizo llegar el bloque de mármol prometido aunque malintencionadamente se trataba de una pieza de pésima calidad. De ella, Cellini “sacó lo que pudo”, esto es, las figuras de Apolo y Jacinto. Como menciona en el fragmento citado y explica en detalle en su Trattato della scultura, para ejecutar una escultura en mármol era necesario realizar previamente un pequeño modelo de la figura “de al menos dos palmos” y, a continuación, hacer un segundo modelo del tamaño exacto que se fuera a sacar del bloque de mármol. Después, era preciso “dibujar al carbón la vista principal de la estatua, hasta que quede bien trazada, porque si no se recurriese al dibujo podrían engañarse los instrumentos” (Cellini 1989, 180-82). En el caso del Apolo y Jacinto parece que el ansia de Cellini por trabajar esa piedra le llevó a omitir estas primeras fases y pasó directamente a trabajar el mármol con el cincel. La insistencia de Cellini en las dificultades halladas a la hora de desbastar y trabajar con el cincel el bloque de mármol tanto de este grupo, como del Narciso, traen a la memoria la célebre historia de la pieza de mármol de la que Miguel Ángel “sacó” su David. Como es bien sabido, los trabajos en el bloque de la estatua miguelangelesca habían sido comenzados con anterioridad por Agostino di Duccio, quien abandonó la empresa y, desde entonces, las autoridades del Duomo de Florencia –quienes habían encargado la obra– buscaron a un artista que fuera capaz de finalizar la escultura, superando la dificultad y la estrechez del bloque de mármol que condicionaba su ejecución. Ese artista fue Miguel Ángel, cuyo método de trabajo fue conocido y recogido por el propio Cellini en su referido Trattato della scultura (Cellini 1989, 179-82). En este sentido, el relato de Benvenuto sobre el proceso de ejecución de sus estatuas en mármol refleja asimismo la complejidad del trabajo con este material pétreo, condicionado por las dimensiones o los posibles defectos del bloque. Así, las imperfecciones que presentaba la pieza que le fue suministrada por Bandinelli o los dos profundos agujeros del bloque del Narciso plantearon a Cellini dificultades técnicas que el artista logró salvar dejando constancia de su habilidad y maestría en la talla del mármol; material por antonomasia de su admirada escultura antigua pero también de los modernos maestros como Miguel Ángel.

 

Bibliografía

Camesasca, Ettore. 1979. “Cellini, Benvenuto”. En Dizionario Biografico degi Italiani, vol. 23. Disponible en línea: https://www.treccani.it/enciclopedia/benvenuto-cellini_(Dizionario-Biografico) (último acceso: 07/03/2021)

Capriotti, Giuseppe. 2017. “Armi di difesa: tre sculture di Benvenuto Cellini per rispondere alle accuse di Baccio Bandinelli”. En Vom Streit zum Bild. Bildpolemik und andere Waffen der Künstler, editado por Doris H. Lehmann, 64-82. Heidelberg: Universitätsbibliothek Heidelberg. https://doi.org/10.11588/artdok.00005212

Cellini, Benvenuto. 1989. Tratados de orfebrería, escultura, dibujo y arquitectura. Traducción de Juan Calatrava Escobar. Madrid: Akal.

Cellini, Benvenuto. 2007. Vida. Traducción y edición de Santiago R. Santerbás. Madrid: Cátedra, 461-62.

Cole, Michael W. 2002. Cellini and the Principles of Sculpture. Cambridge: Cambridge University Press.

Gallucci, Margaret A. 2003. Benvenuto Cellini: sexuality, masculinity, and artistic identity in Renaissance Italy. Nueva York: Palgrave Macmillan.

Gallucci, Margaret A. y Paolo A. Rossi, eds. 2014. Benvenuto Cellini: sculptor, goldsmith, writer. Cambridge: Cambridge University Press.

Pope-Hennessy, John W. 1985. Cellini. Londres: MacMillan.

Schlosser, Julius von. 1976. La literatura artística. Manual de fuentes de la historia moderna del arte. Traducción de la tercera edición italiana puesta al día por Otto Kurz. Madrid: Cátedra.

Wittkower, Rudolph y Margot Wittkower. 2006. Nacidos bajo el signo de Saturno. Genio y temperamento de los artistas desde la Antigüedad hasta la Revolución Francesa. Madrid: Cátedra.


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search