Documentos relativos a la capilla funeraria de los Velasco-Cuadros en el monasterio de Guadalupe (ca. 1467-1476)

Clasificación tipológica de la fuente: contrato (copia simple), minuta y dibujos de muestra

Fragmentos publicados en Acemel, Ignacio y Rubio, Germán. 1912. El maestro Egas en Guadalupe. Madrid: Hauser y Menet

 

La obra que ha de faser egas en la capilla de Santa Ana de la yglesia de Guadalupe para Alfonso de Velasco e para doña ysabel su muger es esta que sigue:

Primeramente ha de abrir un arco en la pared de la dicha capilla que está a la parte del altar donde se dice el evangelio e está agora vn postigo fecho, el qual arco ha de ser de medio punto e ha de aver en luengo de hueco nueue palmos e en ancho tres pies e en alto (…) pies, e este arco ha de leuar toda la ymaginería e crestería que esta fecha en la demuestra que está sennalada del nombre del dicho Alfón de Velasco e del dicho Egas e del escriuano por ant quien pasó por la manera que está otorgado ant dicho escriuano.

E en este arco ha de faser una delantera que cierre el arco todo de luengo que sea de altura de quatro palmos e esta delantera ha de leuar al derredor sus molduras e en medio de esta delantera ha de nascer un follaje que tome toda la dicha delantera a la una parte e a la otra, en el qual dicho follaje han de yr enbueltos dos escudos de armas uno de las armas de dicho señor e otro de las armas de dicha señora, cada escudo end fecho de su bulto e encima de esta delantera sobre el pauimento della que ha de yr ygual por todo el hueco del arco. Se han de asentar dos bultos de ymagines puestos de Rodillas cada vno de altura de vn onbre comunal, el vno ha de ser de onbre e el otro de muger e han de estar entranbos vestidos e han de tener cubiertos sendos mantos largos que Rastren por el suelo e con vnos collares baxos de altura de vn dedo plegados para arriba, debaxo del collar de guisa que se vengan a cerrar cada vno dellos con vn rrico firmalle en los pechos; e la figura de onbre ha de tener su cabelladura bien fecha que llegue fasta el mismo cuello e ha de tener en la cabeza vna carmeñola fendida enderecho de las orejas la part delantera del todo leuantada e la çaguera vn poco más cayda e derrocada; e el bulto de la dueña ha de estar tocada de dos tocas llanas, vna más baxa que llegue cerca de las cejas e la otra vn poco más alta e amas (sic) a dos que lleguen cerca de los onbros en tal manera que non cubran mucho el manto; e ha de tener su reboço por debaxo de la barua en tal manera que cubran bien la garganta e la barua quede descubierta e salga por debaxo del Reboço vna cadenita con vna qruseta pequeña que venga a caer en medio de los pechos. E estos dos bultos han de estar puestos de cobdos sobre cada vna almohada e vn paño de seda de damasco que ha de venir tendido debaxo de las almohadas por encima de la delantera que cuelgue vn poco sobre ella con su flocadura al derredor e las almohadas asy mesmo han de tener sus botones e borlas e franjas al derredor e encima dellas ha de uenir en derecho de cada bulto vn libro abierto con sus coberturas de seda con sus borlas e botones a los cantos e con sus cerraduras Recias; e los bultos han de estar de tal continencia conmo si estouiesen Resando por los dichos libros con las manos juntas e bien puestas cerca dellos. E sobre estos bultos se ha de faser la buelta del arco conmo esta en la demuestra debaxo del qual en la pared frontera detrás de los dichos bultos han de estar dos ángeles que tengan el vno las armas de vn bulto e el otro las del otro segund están pintadas en las demuestras. E a los costados de esta sepultura han de estar dos pilares quadrados que suban altos con sus finestres e archerias e fillolas muy bien obradas de sus molduras e maçoneria segund están en la demuestra debuxadas en los quales postes han de ser cauadas e asentadas las letras que mandare el dicho señor Alfon de Velasco e de las basas de estos dichos dos pilares ha de nascer el arco primero de que de suso se fase mención en el qual ha de aver toda la qrusería e imaginería con la ymagen de nuestra Señora e con todo lo al que está en la demuestra…

Lo que mandó faser la Señora doña Ysabel en el enterramiento del Señor Alfon de Velasco que dios aya e suyo.

Primeramente el manto del Señor Alfon de Velasco que sea pardillo escuro e la ropa debaxo sea morado escuro, el collar del jubón brocado negro, la carmeñola que sea morada escura e sy fuere bonete que sea negro, el joyel de oro e las piedras de color de piedra fina; la cinta prieta la feuilla e cabos dorada e lo que paresce del almohada que sea verde de seda e las borlas de oro, el Rostro e manos encarnados, los cabellos castaños escuros.

El bulto de la Señora doña ysabel el manto negro lo que paresce del balandrán pardillo escuro la cadena e crus e joyel sea dorada, las piedras las colores que se requieren, el texillo prieto e feuilla e guarnición de oro; el Rostro e manos encarnadas e las tocas blancas con el Reboço, el almohada de seda morada, las borlas de oro con vn cairel de oro la del e della.

Dos fasistores que se han de faser en que han de estar las almohadas e libros de Resar que sean dorados e las almohadas blancas de damasco las borlas e caireles sean de oro, los libros el vno azul e el otro verde e los cantos de las fojas de oro.

Los pajes las Ropas blancas de damasco e los jubones verdes de brocado Rostros e manos encarnados, los cabellos Ruuios, las cabezas moradas, los zapatos naranjados, e los enforros pardillos, las espadas las vaynas negras, las guarniciones doradas, los paños de clemesín.

Los dos ángeles que tyenen sendos escudos de armas, las blancas los entrepiés e mangas de brocado e el vno morado e el otro verde cabellos e estolas de oro e los Rostros amitos los enforros azules, los Rotulos blancos escriptos que digan Requiescant In pace, las alas de oro pauonadas, las armas de sus colores e oro e plata donde fuere menester lo blanco sea plata e amarillo sea oro e el azul sea fyno…

 

Comentario

El contrato entre Alonso de Velasco y Egas Cueman para la capilla de los Velasco-Cuadros en la capilla de Santa Ana del Monasterio de Guadalupe constituye un documento de excepcional valor por varios motivos. En primer lugar porque nos permite evidenciar con claridad que durante la baja Edad Media no era infrecuente introducir cambios en los diseños de los monumentos; de hecho, representa la prueba palpable de que el resultado final de un proyecto podía diferir enormemente de sus trazas iniciales. En segundo lugar, dicho manuscrito reviste una especial trascendencia para el estudio de la Historia del Arte por el hecho de que, excepcionalmente, junto a él se conservan varios documentos entre los que destacan tres dibujos de muestra realizados por el propio Cueman. Finalmente cabe señalar que los documentos anexos al contrato de la capilla funeraria de los Velasco-Cuadros también revelan que las mujeres, al contrario de lo que se suele pensar, jugaron un rol activo durante la concepción y materialización de las obras de arte medievales.

Izquierda: Egas Cueman, Sepulcro de Alonso de Velasco e Isabel de Cuadros, Monasterio de Guadalupe | Derecha: Egas Cueman, Dibujo de muestra para el sepulcro de Alonso de Velasco. Tinta a pluma sobre papel verjurado, 451 x 215 mm. Archivo del Monasterio de Guadalupe

Hacia 1467, momento de la firma del contrato que nos ocupa, Egas Cueman se había convertido en uno de los maestros más prometedores de toda Castilla. De origen bruselense, este había trabajado junto a su hermano Hanequín en grandes encargos como la sillería de la catedral de Cuenca o la monumental Puerta de los Leones de la catedral de Toledo. Sin embargo, la labor que mayor éxito –profesional y económico– le había reportado hasta entonces era la de escenógrafo de espacios funerarios. No en vano este había participado en el diseño y la materialización de mausoleos de personajes tan notables como los obispos Lope de Barrientos y Gonzalo de Illescas (Fuentes Ortiz 2017).

Quizá fuese precisamente la contemplación de la obra realizada para el obispo Illescas en el mismo monasterio de Guadalupe la que llevase a Alonso de Velasco a solicitar los servicios de Egas Cueman. Lo que sabemos a ciencia cierta es que cuando se firmó el contrato entre Alonso y Cueman (1467) ya había un dibujo previo de muestra que evidenciaba que el proyecto llevaba cierto tiempo fraguándose. Dicho dibujo es el que conservamos hoy. Este difiere principalmente del contenido del contrato en que contiene tan sólo la representación de un bulto con la yacente de Alonso de Velasco, mientras que el contrato estipulaba que junto a la figura del difunto en posición orante debía situarse, en la misma postura, la de su mujer Isabel de Cuadros. Los cambios también afectaron a las figuras que debían flanquear la capilla e incluso a la decoración de la bóveda, que probablemente nunca llegó a albergar los emblemas del matrimonio tal y como se preveía en un principio.

Izquierda: Egas Cueman, Dibujo de un ángel portaestandarte para el sepulcro de Alonso de Velasco. Tinta a pluma sobre papel verjurado, 315 x 220 mm. Archivo del Monasterio de Guadalupe | Derecha: Egas Cueman, Planta de la capilla funeraria de los Velasco-Cuadros. Tinta a pluma sobre papel verjurado, 301 x 220 mm. Archivo del Monasterio de Guadalupe

Alonso de Velasco fue uno de los intelectuales más destacados de las cortes de Juan II y Enrique IV, siendo reconocido además como uno de los oradores más brillantes de su tiempo. Un hombre cultivado especialmente interesado en la heráldica –tal y como se puede observar en el contrato– y en las posibilidades que las escenografías funerarias podían ofrecer para consolidar un estatus de reciente adquisición (Fuentes Ortiz 2021, 232-252). No podemos olvidar en este sentido que Alonso había sido educado en el estado clerical y que había desarrollado una fulgurante carrera como prelado hasta que, según Alonso de Palencia, pasó al estado laico por verse “perdidamente enamorado” de la joven Isabel de Cuadros (Palencia 1904, 8).

Tanto el dibujo de muestra como el actual sepulcro de los Velasco-Cuadros han sido relacionados con la obra de Roger van der Weyden (1400-1464) y su taller bruselense. Además, se ha incidido en que la representación de los personajes orantes en un nicho con una puerta esculpida al fondo incidiría en la consideración cuasi “teatral” del panteón de Guadalupe; una escenografía que permitiría que los difuntos participasen para la eternidad de la evocación de su propia memoria (Chao Castro 2016, 52).

Hoy sabemos que a la muerte de Alonso de Velasco en 1476 el proyecto de la capilla funeraria de Santa Ana se hallaba aún inconcluso. Desde entonces sería la propia Isabel de Cuadros quien se ocupase de dirigir el encargo estableciendo, entre otras directrices, la manera en que debía realizarse la decoración pictórica del mausoleo. El manuscrito que esclarece este punto en concreto es, de hecho, uno de los más precisos de entre todos los concernientes al panteón de los Velasco-Cuadros. En él llegaron a estipularse detalles tan específicos como los colores con los que debían pintarse las joyas de los bultos del sepulcro o aquellos que debían aplicarse para simular los bordados de las telas esculpidas en piedra.

 

Bibliografía

Acemel, Ignacio y Rubio, Germán. 1912. El maestro Egas en Guadalupe. Madrid: Hauser y Menet.

Andrés, Patricia. 2001. Guadalupe, un centro histórico de desarrollo artístico y cultural. Cáceres: Institución Cultural el Brocense.

Campbell, Lorne y Pérez Preciado, Juan José. 2015. “Dibujos para el sepulcro de Alfonso de Velasco y para la capilla de Santa Ana de la iglesia del monasterio de Guadalupe, Egas Cueman”. En Rogier van der Weyden y los reinos de la Península Ibérica, editado por Lorne Campbell, 160-5. Madrid: Museo Nacional del Prado.

Chao Castro, David. 2016. “Egas Cueman en Castilla y el desarrollo de la tipología sepulcral con imagen orante”. En Rogier van der Weyden y España: actas del congreso internacional, editado por Lorne Campbell y Juan José Pérez Preciado, 43-55. Madrid: Museo Nacional del Prado.

Fuentes Ortiz, Ángel. 2017. “La capilla de Gonzalo de Illescas en el monasterio de Guadalupe. Un proyecto de Egas Cueman recuperado”. Archivo español de arte 358: 107-24. https://doi.org/10.3989/aearte.2017.07

Fuentes Ortiz, Ángel. 2021. Nuevos espacios de memoria en la Castilla Trastámara. Los monasterios jerónimos en la encrucijada del arte andalusí y europeo (1373-1474). Madrid: La Ergástula.

Jiménez Martín, Alfonso. 2019. “Conjunto de tres diseños para la capilla de Santa Ana y el sepulcro de Alonso de Velasco en la iglesia del monasterio de Guadalupe (Cáceres) (1467)”. En Trazas, muestras y modelos de tradición gótica en la Península Ibérica entre los siglos XIII y XVI, editado por Javier Ibáñez Fernández, 138-42. Madrid: Instituto Juan de Herrera.

Jiménez Martín, Alfonso. 2019. “Dibujos y sepulcros. Notas sobre tres trazados góticos”. En ACCA 017. Análisis y comunicación contemporánea de la arquitectura, editado por Joaquín Parra, 36-53. Sevilla, Universidad de Sevilla.

Palencia, Alonso de. 1904. Crónica de Enrique IV, vol. I, (Ed. Antonio Paz y Meliá). Madrid: Tipografía de la “Revista de Archivos”.

Wethey, Harold. 1937. “Anequín de Egas Cueman, a Fleming in Spain”. The Art Bulletin 29: 381-401.

Woods, Kim. 2017. “The activation of the image: expatriate carvers and kneeling effigies in late Gothic Spain”. The Sculpture Journal 27: 11-23. https://doi.org/10.3828/sj.2017.26.1.3


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search