Descripción de la ciudad de Sevilla por Jerónimo Münzer (1494)

Clasificación tipológica de la fuente: libro de viajes (literatura periegética)

Texto publicado por Alba 1991, 153-65. Versión de Julio Puyol publicada en el Boletín de la Real Academia de la Historia LXXXIV (1924) disponible en línea en el Centro Virtual Cervantes

 

El día 4 de noviembre, saliendo de Mairena por la mañana, andadas cuatro leguas, llegamos a la más preclara ciudad del reino de Andalucía, llamada ahora Sevilla (Sibilia) y en latín Hispalis. Está recostada esta ciudad en una bellísima y excelente llanura, mayor que ninguna otra de las que vi en España, fertilísima en aceite, vino inmejorable y en toda clase de frutos. Subiendo a la más alta torre de la iglesia de la bienaventurada Virgen María, que antiguamente era la mezquita mayor, contemplaba la ciudad, y aprecié que era dos veces mayor que Nüremberg. Es completamente circular y está emplazada en el lugar más llano. La baña hacia el occidente, al pie de sus murallas, el Betis, río muy famoso, navegable y caudaloso, que en tiempo de pleamar crece durante todo el día hasta la altura de tres o cuatro codos, y entonces lleva agua un tanto salada; pero al retirarse la marea decrece y entonces el agua resulta muy buena y dulce. Tiene Sevilla mucha más agua potable, de otros conductos. Entre ellos, dispone de un acueducto con trescientos noventa arcos, algunos de los cuales están duplicados a causa de la desigualdad y hondonadas de la tierra- Esta agua, repito, reporta gran utilidad para el riego de los huertos, limpieza de las plazas, de las casas y para otros menesteres. Tiene también muchos y esclarecidos monasterios de franciscanos, de agustinos, de dominicos, de monjas y de otros.

Vista de la ciudad de Sevilla, finales del siglo XVI, atribuida a Alonso Sánchez Coello. Madrid, Museo Nacional del Prado (depositada en el Museo de América), P004779 (foto: Museo Nacional del Prado)

La iglesia mayor de la Bienaventurada Virgen María

La ciudad de Hispalis hace ciento setenta años que fue arrebatada de manos de los sarracenos y hecha cristiana. Todavía quedan en ella innumerables monumentos y antigüedades de los sarracenos. Los hispalenses y los cordobeses ayudaron al rey con grandes dispendios en la expedición contra Granada, por ser vecinos y estar próximos al peligro. Los sevillanos solamente expusieron en esta guerra más de un millón de ducados, esto es, diez veces cien mil. Cosa parecida hicieron los cordobeses.

Tuvo, entre otras cosas, una grandiosa mezquita, cuyo huerto y tres dependencias subsisten todavía. La longitud de toda la mezquita era de doscientos cincuenta pasos y su anchura de ciento noventa. La longitud del huerto es hoy de ciento cuarenta pasos míos. Existe en el centro una bellísima fuente, en la que se lavan los mahometanos. Derruida la fuente, pusieron en su lugar otra mejor. Sobre los caños hay escritos estos versos: Su Real Majestad, después de vencer a los moros, me hizo gracia de esta agua, cuando ya estaba derrumbada. Con esta agua actualmente se riega todo el huerto, pues tiene muchos árboles de cidros, limoneros, naranjos, cipreses y palmeras.

La mitad-que antiguamente era mezquita- ha sido derribada ahora, y en su lugar se levanta una soberbia iglesia en honor de la bienaventurada Virgen María. Es obra tan estupenda, que no hay en España muchos templos que la aventajen. La iglesia está terminada; pero el coro todavía no. Toda la fábrica tiene doscientos pasos de longitud y ciento diecisiete de anchura; siete naves a lo largo, de las cuales dos son magníficas capillas; cuarenta y cinco columnas exentas y muy ricos asientos en la sillería del coro.

Tiene también cuarenta canónigos y otros tantos racioneros, y veinte más entre dignidades y ministros. Hay en ella pingües beneficios, de doscientos y trescientos ducados, y un clero muy observante. Hay columnas altísimas octogonales, que tienen en redondo veinticinco pasos, y altísimos y anchísimos arcos. Creo que en seis años estará completamente terminada. Es toda de piedra de sillería durísima, traída de los montes de la costa del reino de Granada por el río Betis.

Sevilla dista del mar catorce leguas cortas, y por el río suben naves de ciento cincuenta vasis. Este río sirve de gran utilidad a la población. Se crían vinos tan generosos, que exceden a la malvasía, y aceitunas tan gruesas como las ciruelas damascenas, llamadas spilling. Difícilmente se cree si no se viera. El alcaide, asistente de Sevilla, llamado Juan de Silva, conde de Cifuentes, a ruego nuestro, nos dio salvoconductos para el paso de la frontera de Castilla y se nos ofreció para darnos toda clase de facilidades.

Reformó el rey en Sevilla muchos monasterios, entre otros el de los hermanos menores, quienes, rebelándose, excomulgaron públicamente al rey, en uso de sus privilegios. Aunque el rey permitió que se publicara su excomunión todos los domingos, persistió tenazmente en su propósito, y libre del vínculo de la excomunión, gracias a su paciencia, los obligó a permanecer en la observancia.

Queriendo asimismo velar por la justicia, obligó a todos los procuradores a someterse a ciertos estatutos en las Audiencias públicas, a llevar un registro de los clientes y a anotar sus honorarios al lado de sus nombres; pues antes en sus domicilios particulares desollaban vergonzosamente a los pobres.

En Sevilla, antes de su conquista por el rey, existían tantas banderías, que de noche nadie podía andar seguro. Los sepultureros encargados de enterrar a los pobres entraban de noche, enmascarados, en las casas y se llevaban, como ladrones, el oro, la vajilla y cuanto rencontraban a mano. No había lugar seguro ni dentro del recinto de la ciudad, ni fuera de ella, en toda la provincia. ¡Oh rey glorioso, cuya poderosa mano acabó con todo esto!

Patio de los naranjos, Giralda y portada septentrional de la Catedral de Sevilla (foto: Diana Olivares Martínez)

Cartuja de Santa María de las Cuevas

Fuera de Sevilla, al otro lado del Betis y junto a su orilla occidental, existe un notabilísimo monasterio de cartujos, llamado de Santa María de las Cuevas. Es una muy soberbia construcción, con un refectorio tan bello y con mesas de blanquísimo mármol sobre las que comen, que no hay nada mejor. ¡Qué bella la capilla capitular! Tiene excelentes celdas, y sobre ellas los dormitorios, hermosos huertos y claustros preciosamente construidos delante de las celdas. En la parte central, un huerto tan ameno, con varios dibujos de mirto, arrayán y jazmín, que es casi increíble. Vi también en su cementerio un arbusto de hojas grandísimas, cuya anchura era de dos pies, y su largura, de cuatro. Decían que era un plátano; pero no es así, porque sus hojas no se extienden hacia arriba, y creían que no daba fruto ni simiente. Sus hojas, sin embargo, son muy verdes y de forma muy parecida a las del malvavisco.

Fuera del monasterio y de las celdas hay dos huertos que riegan con agua traída del Betis con dos mulas. Huertos, repito, agradabilísimos, con cidros, naranjos, granados, higueras, almendros, vides y perales, cuyos frutos estaban aún pendientes de los árboles. ¡No he visto, en verdad, huertos más hermosos! Los canales para el riego están perfectamente distribuidos. Los legos o conversos tienen también un claustro aparte, con columnas marmóreas y huertecillos graciosamente dispuestos y sus habitaciones construidas con mucho primor. A la sazón había cuarenta padres y treinta legos. Era el padre prior un hombre venerable, anciano de sana doctrina, que habitaba un departamento especial con un precioso claustro. Vimos también su amplísima bodega, en la cual había noventa y tres tinajas rebosantes de vino. Creo ciertamente que tres tinajas de aquellas bastarían para llenar dos carros de Nüremberg. Contenían un vino tan delicioso como la malvasía. Contemplamos también el sagrario detrás del altar mayor tan adornado de oro, plata y marfil, que es imposible describirlo. Nos hicieron los honores de un modo admirable. Se les concedió permiso para entrar con nosotros en el huerto, y aseguraban que estaban muy interesados en nuestras costumbres, prácticas religiosas, vestidos, peinados y otras cosas.

Creo, en verdad, que después de la cartuja de Pavía no hay otra mejor que ésta. Es además riquísima. Tienen cuatro mil ducados anuales de renta. Los víveres son también allí muy baratos, a causa de la fertilidad de toda Andalucía.

Portada de la iglesia de la cartuja de Santa María de las Cuevas de Sevilla (foto: Diana Olivares Martínez)

El Alcázar de Sevilla

El alcázar de Sevilla fue levantado desde sus cimientos por el rey Alfonso, el autor de las Tablas Astronómicas, y cuyo padre, Fernando, libertó a Sevilla de manos de los moros. Este alcázar es enorme, y no menor que la fortaleza de la Alhambra de Granada. Está construido en el mismo estilo, con sus patios, estancias, aposentos y conducciones de agua, decorado con oro, marfil y mármoles, aunque sus losas no sean tan grandes. Su configuración exterior no es igual a la de Granada, porque está situada en una llanura; pero cuenta con seis o diez huertos, entre grandes y pequeños, con limoneros, cidros, naranjos, mirtos y agua corriente, como no puede decirse. En este alcázar nació el hijo del rey, futuro soberano, y nosotros vimos el aposento donde tuvo lugar su nacimiento.

Esperaban los sevillanos la llegada de su rey, y por eso arreglaban con piedra las calzadas y hacen muchas construcciones. El rey está edificando en la actualidad muchas nuevas estancias; restaura las antiguas derruidas, y prepara tres habitaciones para sí, para su hijo y para la reina; las tres, tan exquisita y adecuadamente distribuidas, que nadie le puede poner reparo.

Patio de la Montería del alcázar de Sevilla (foto: Diana Olivares Martínez)

Vimos muchas cosas más. Al salir del alcázar subimos a una capilla en lo alto de la catedral. Allí, oída la misa, visitamos los suntuosos sepulcros de los reyes de Castilla.

El rey Fernando I [sic., en lugar de III] de Castilla era muy devoto de la bienaventurada Virgen María, y estaba firmemente convencido de que con su ayuda se apoderaría de Sevilla. Por esto se hizo construir una imagen de madera, con movimiento en todos sus miembros, y asimismo de Cristo sentado en la cuna, también movible. Desde antiguo había en la mezquita de los moros una imagen de la bienaventurada Virgen María, que habían arrebatado a los cristianos. No había quien se atreviera a destrozarla, porque quedaban ciegos, sordos o tullidos. Al fin, el rey recibió en sueños la inspiración de que rindiese especial culto a esta imagen, y en breve plazo se apoderaría de Sevilla. Así lo hizo, y en pocos días se rindió Sevilla. Desde entonces profesó una extremada devoción a la bienaventurada Virgen María, que no hay más que decir. Siempre que entraba en batalla llevaba consigo esta imagen, hecha de oro y plata, con sus andas, e hizo grandes hazañas con su ayuda.

Vimos también una escultura de Fernando el Viejo con su esposa, alemana, y otra estatua de su hijo Alfonso; y una corona de la bienaventurada Virgen María, labrada con tan purísimo oro y preciosísimas piedras, zafiros, esmeraldas y mármol, que es difícil describirla. Siempre llevaba consigo esta imagen al campo de batalla, y la tenía en gran veneración, y la adornó en la cabeza con una corona de oro purísimo, esmeraldas, perlas y otras piedras preciosas. Nosotros la tuvimos en nuestras manos, y comprobamos su peso. La mayor parte de las veces derrotó a los moros por virtud de la bienaventurada Virgen. Vimos allí muchas cosas dignas de describirse y que omito en gracia a la brevedad.       

Hay en las afueras de la ciudad, al otro lado del puente construido con barcas sobre el Betis, un barrio extensísimo llamado Triana, en donde se fabrican tan grandes vasijas de barro para el aceite, el vino… que en muchas de ellas caben doce o trece ánforas de vino. Si no lo hubiera visto, difícilmente lo hubiera creído.

Sevilla. George Braun y Franz Hogenberg. 1588. Civitates Orbis Terrarum. Colonia: George Braun. IV: hoja 2 (foto: Instituto Geográfico Nacional)

 

Comentario

Este texto es un fragmento de la obra Itinerarium siue peregrinatio excellentissimi viri artium ac vtriusque medicine doctoris Hieronimi Monetarii de Feldkirchen ciuis Nurembergensis, un excelente ejemplo de literatura periegética que recoge el viaje realizado a España y Portugal por Jerónimo Münzer entre septiembre de 1494 y febrero de 1495. Este viajero humanista, que solía latinizar su nombre como Hieronymus Monetarius, estudió Medicina en Pavía y se instaló en Núremberg, aunque también vivió en Roma. Tras un brote de peste en Núremberg en 1494, se embarcó junto a tres amigos en un viaje por Alemania, Suiza, Francia, España y Portugal. Sin embargo, se ha especulado con la posibilidad de que Münzer hubiese sido enviado secretamente por el emperador Maximiliano para averiguar los resultados de los viajes colombinos, conocer las intenciones de la corte española y explorar un posible acuerdo de colaboración con Portugal en una nueva empresa ultramarina. De hecho, tuvo varias entrevistas con Juan II de Portugal en Évora.

En todo caso, su narración resulta una importante fuente para la historia del arte al ofrecer un relato muy descriptivo de diferentes localidades españolas y de sus principales construcciones. La primera traducción al español fue publicada en 1924 por Julio Puyol en el Boletín de la Real Academia de la Historia, y en 1951 apareció una nueva versión de José López Toro. Este fragmento se ha extractado de la edición de Ramón Alba de 1991.

La descripción de la ciudad de Sevilla realizada por Münzer, que la visitó en noviembre de 1494, ha sido utilizada con frecuencia para el estudio de diversas obras como el alcázar, la catedral o la cartuja de Santa María de las Cuevas, pero también para el estudio del urbanismo, las costumbres o, incluso, la religiosidad sevillana. Sin duda, la lectura de estas líneas aporta al historiador numerosos matices de gran interés para comprender el estado de la ciudad a finales del siglo XV.

Inicialmente, el autor ensalza tanto la fertilidad como el abastecimiento de la ciudad, incidiendo en la notable presencia del agua y en el gran tamaño de la ciudad, que considera que duplicaba el de la ciudad de Núremberg tras haberla contemplado desde la Giralda. Además de mencionar la existencia de conventos de franciscanos, agustinos y dominicos, uno de los aspectos más interesantes sobre las palabras dedicadas a Sevilla es la minuciosa descripción del estado de las obras de la catedral gótica, vaticinando que restaban unos seis años para su finalización. Del mismo modo, destaca la descripción de la cartuja, incidiendo en sus fértiles huertos y sistemas de irrigación, para ensalzar también su fábrica y riquezas, señalando que era el monasterio cartujo más destacado que había visitado después de la cartuja de Pavía.

Las apreciaciones relativas al alcázar resultan de sumo interés. En primer lugar, debido a que parece haberse olvidado el pasado islámico del edificio, que sí se encuentra presente en la descripción de la catedral, aludiendo a la mezquita previa (Jiménez Martín 2007, 132). Pese a comparar el alcázar con la Alhambra, Münzer atribuye su fábrica a Alfonso X, un dato de especial relevancia para comprender la percepción que en estas décadas pudo tenerse de este conjunto monumental, posiblemente por la entidad que tuvo el parcialmente desaparecido palacio gótico, ubicado en el patio del crucero almohade (Cómez Ramos 2013, 120). Del mismo modo, se mencionan las reformas llevadas a cabo por los Reyes Católicos.

Para finalizar, el autor describe su visita a la capilla de los Reyes en la catedral de Sevilla, posiblemente en un estado de instalación provisional –como ha estudiado Laguna (2009)– debido a los retrasos sufridos en la construcción de la nueva capilla, que no fue consagrada hasta 1579. Destaca la mención a los sepulcros reales y la narración de la historia de la Virgen de los Reyes, que llega a confundir en su relato con la Virgen de las Batallas. El relato termina con una breve alusión a Triana y al destacado puente de las barcas, de origen almohade, incidiendo nuevamente con asombro en el gran tamaño de las vasijas que allí se fabricaban.

 

Bibliografía

Cómez Ramos, Rafael. 2013. “El Alcázar bajomedieval”. Apuntes del Alcázar de Sevilla 14: 118-37. Disponible en línea: https://www.alcazarsevilla.org/wp-content/uploads/2014/01/Apuntes-14.pdf (consulta: 25/05/2021)

Delgado Pérez, M. Mercedes (ed.). 2008. Al-Andalus. Impresiones desde la memoria. Antología. Sevilla: Cajasol.

García Mercadal, José. 1999. Viajes de extranjeros por España y Portugal desde los tiempos más remotos hasta comienzos del siglo XX. Valladolid: Junta de Castilla y León. I: 347-51.

Jiménez Martín, Alfonso. 2006. La catedral gótica de Sevilla: fundación y fábrica de la obra nueva. Sevilla: Universidad de Sevilla.

Jiménez Martín, Alfonso. 2007. “Notas sobre la mezquita mayor de la Sevilla almohade”. Artigrama 22: 131-53. Disponible en línea: https://www.unizar.es/artigrama/pdf/22/2monografico/05.pdf (consulta: 25/05/2021)

Laguna Paúl, Teresa. 2009. “El Imperio y la Corona de Castilla: la visita a la capilla de los Reyes de Sevilla en 1500”. En El intercambio artístico entre los reinos hispanos y las cortes europeas en la Baja Edad Media, editado por M. Concepción Cosmen Alonso, María Victoria Herráez Ortega y María Pellón Gómez-Calcerrada, 217-38. León: Universidad de León. Disponible en línea: https://buleria.unileon.es/handle/10612/5016 (consulta: 25/05/2021)

Laguna Paúl, Teresa. 2013. “Devociones reales e imagen pública en Sevilla”. Anales de Historia del Arte 23-II: 127-57. https://doi.org/10.5209/rev_anha.2013.v23.42833

Lleó, Vicente. 2002. Real Alcázar de Sevilla. Barcelona: Lunwerg.

Lleó, Vicente. 2012. Nueva Roma: mitología y humanismo en el Renacimiento sevillano. Madrid: Centro de Estudios Europa Hispánica.

Münzer, Jerónimo. 1991. Viaje por España y Portugal (1494-1495). Edición de Ramón Alba. Madrid: Polifemo.

Puyol, Julio. 1924. “Jerónimo Münzer. Viaje por España y Portugal en los años 1494 y 1495. (Conclusión)”. Boletín de la Real Academia de la Historia LXXXIV: 197-279.

Zuili, Marc. 2016. “L’Itinerarium… de Jerôme Münzer ou le témoignage d’un Allemand dans l’Espagne de la fin du XVe siècle : une écriture entre littérature de voyage et histoire”. E-Spania : Révue électronique d’études hispaniques médiévales 23. https://doi.org/10.4000/e-spania.25260


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search