Extractos del Libro de Obra y Fábrica de la catedral de Toledo relativos a la capilla de San Pedro (febrero de 1418)

Clasificación tipológica de la fuente: libro de Obra y Fábrica

Texto publicado por Herráez Ortega y Domínguez Sánchez 2016. Extractos correspondientes a los días 1, 4, 5, 7, 10, 11, 14, 19 y 20 de febrero.

 

FEBRERO

Martes, primero día de febrero, (…) Iohan Sánchez, carpintero, que fizo andamios este día en la dicha capilla de Sant Pedro, por donde labrasen e asentasen los maestros la obra de la dicha capilla, e diéronle de iornal veinte maravedís.

Quatro peones que sirvieron a los dichos maestros en la dicha capilla, et subieron piedra e madera para la dicha capilla (…)

Viernes, quatro días de febrero, (…) Diego Martínez, apareiador, que asentó este día en la capilla de Sant Pedro, et Pero Alfonso, pedrero, que apareió este día para el dicho asiento, e diéronles de iornal al dicho Diego Martínez diez e nueve maravedís, e al dicho Pero Alfonso quince maravedís, que son treinta e quatro maravedís.

Tres peones que les sirvieron e amasaron cal para el dicho asiento, et subieron piedra a la dicha capilla (…)

Sábado, çinco días de febrero, (…) Diego Martínez, apareiador, que asentó este día en la capilla de San Pedro, e Pero Alfonso, pedrero, que apareció este día para el dicho asiento, e diéronles de iornal, al dicho Diego Martínez XIX maravedís, e al dicho Pero Alfonso quince maravedís, que son trenta e quatro maravedís.

Lunes, siete días de febrero, (…) Diego Martínez, apareiador e Pero Alfonso, pedrero, que apareió piedra para el asiento que asentaron amos a dos en la capilla del señor Sant Pedro (…)

Seys peones que subieron piedra e vinieron al dicho asiento (de la capilla de Sant Pedro) e otrosý ayudaron a cargar las bestias que echaron tierra en el quarto postremero de la huerta de la claustra, a diez maravedís cada uno, que son sesenta maravedís.

Quatro bestias de Pero Gónzález, e quatro de Diego Martínez, e quatro de Martín Ferrández, que echaron tierra este día en el dicho quarto de la dicha huerta de la claustra, a XII maravedís el pan de las bestias que son setenta e dos maravedís.

Iueves, diez días de febrero (…) Diego Martínez, apareiador, e Christóval Rodríguez e Pero Alfonso, pedreros, que asentaron e apareiaron en la capilla de Sant Pedro (…)

Seys peones que les sirvieron, e sobieron cal e piedra e ripio para la dicha obra de la capilla.

Viernes, honze días de febrero, (…) Diego Martínez, apareiador, e Christóval Rodríguez e Pero Alfonso, pedreros, que asentaron e apareiaron en la capilla de Sant Pedro (…)

Iohán Esteban e Alfonso, su fijo, carpinteros que labraron medio día, éste hizo un torno en la dicha capilla de Sant Pedro por donde suba la piedra, e diéronles de jornal quince maravedís.

Quatro bestias de Pero González e quatro de Martín Ferrández e quatro de Diego Martínez, que troxieron este día arena para masar con la cal que se compra cada día, e otrosý echaron cascaio de lo que derribaron de la dicha capilla de Sant Pedro, a doce maravedís cada pan de bestias, que son setenta e dos maravedís (…)

Lunes catorze días de febrero, (…) Diego Martínez e Christóval Rodríguez e Pero Alfonso, pedreros que asentaron este día en las gárgolas de la capilla de Sant Pedro, e diéronles de iornal al dicho Diego Martínez XIX maravedís e a los otros a quince maravedís, que son quarenta e nueve maravedís (…)

Sábado, diez e nueve días de febrero, (…) ocho peones que anduvieron este día a servir a los dichos maestros, et subieron ripio e cal e piedra labrada, e otrosí delllos que ayudaron a poner los árboles que troxieron de Guadalupe, los quales se pusieron en la huerta de la claustra (…)

Lunes, veinte de febrero, (…) Iohán Estevan e Alfonso, su fiio, que anduvieron este día en desfacer los andamios de la dicha capilla de Sant Pedro, e lo subieron a la capilla de los órganos (…)

 

Comentario

Los libros de Obra y Fábrica son manuscritos donde se anotaban todos los gastos e ingresos que se producían a lo largo del año en grandes instituciones como catedrales, ayuntamientos u hospitales. La catedral de Toledo conserva muchos de estos valiosos documentos donde se nos desgrana la vida diaria de aquellos lugares. Documentos que, en ocasiones, resultan una verdadera ventana a la sociedad de su época pues en ellos encontramos detalladas alusiones que van desde el urbanismo y la construcción, a la música e incluso a la jardinería. El manuscrito conocido como OF 761, datado en 1418 y publicado por Mª Victoria Herráez y Santiago Domínguez, resulta especialmente interesante porque constituye uno de los ejemplares de su clase más antiguos conservados en la catedral Primada. Pero también, y sobre todo, por las valiosas pistas que nos ofrece sobre la construcción de la capilla de San Pedro, concebida como recinto funerario por el arzobispo Sancho de Rojas (†1422).

Sepulcro de Sancho de Rojas en la capilla de San Pedro de la catedral de Toledo (foto: Diana Olivares Martínez)

Sancho de Rojas fue un destacado prelado que actuó además como militar y diplomático al servicio del rey de Castilla. Fue nombrado obispo de Palencia hacia 1399, una de las diócesis más importantes del reino y, finalmente, alcanzó el arzobispado de Toledo en 1415. A Sancho de Rojas se deben empresas artísticas tan notables como el famoso Retablo de Sancho de Rojas del Museo del Prado (procedente de San Benito de Valladolid) o la capilla del Sagrario de la catedral de Palencia, ambas obras situadas en la más absoluta vanguardia de su tiempo (Herráez Ortega 2014).

Tanto el Libro de Obra y Fábrica OF 761 como aquellos que le siguen en el tiempo nos hablan además de que la capilla de San Pedro fue probablemente la última gran empresa promovida durante su vida, pues sabemos que a la muerte del arzobispo esta aún se encontraba sin concluir; de hecho, todo lleva a pensar que esta no sería completamente finalizada hasta el año de 1430 (Herráez Ortega 2014, 367).

Portada e interior de la capilla de San Pedro de la catedral de Toledo (foto: Ángel Fuentes Ortiz)

La capilla de Sancho de Rojas fue concebida como enorme recinto destinado a competir con las grandes escenografías funerarias de su tiempo, como la capilla de San Blas, obra del arzobispo Pedro Tenorio (†1399) y edificada a escasos metros en el mismo claustro catedralicio. Precisamente por ello no es raro que el Libro de Obra y Fábrica de 1418 se focalice casi por completo en la construcción de la capilla de San Pedro, lo que nos da una idea de la importancia que esta revestía dentro del proyecto episcopal de Sancho de Rojas. En el Libro se detallan, por ejemplo, los principales maestros pedreros encargados de la obra: Diego Martínez, Cristóbal Rodríguez y Pedro Alfonso. También se nos señala que estos se dedicaron principalmente a la labor de aparejar y asentar piedra, aunque en algún momento aparecen también como los responsables de otras actuaciones menores tales como la colocación de las gárgolas de la capilla. Por otro lado, no podemos olvidar que dichos maestros no actuaban solos, sino que contaban con la ayuda de cuadrillas de peones que se encargaban de tareas menos especializadas, como la subida hasta la obra de la piedra y el ripio o el amasado de la cal.

Sin embargo, el Libro menciona también la participación en la obra de la capilla de otros artesanos que no estaban relacionados con el trabajo de la piedra sino con el de la madera. Por ejemplo, Iohán Sánchez aparece construyendo y montando ciertos andamios de madera a principios de febrero mientras que a finales de ese mes encontramos a los carpinteros Iohán Estevan y su hijo desmontando esas mismas estructuras. De igual manera el once de febrero encontramos al maestro Estevan y a su hijo construyendo un “torno” por donde subir la piedra, es decir, una grúa de madera para el traslado vertical de materiales dentro de la obra.

Por último, y aunque de manera mucho menos elocuente, en el Libro también encontramos alusiones a la obra que se estaba realizando a su vez en el claustro de la catedral, más concretamente a las tareas de ajardinamiento. Resulta interesante comprobar cómo el seis de febrero se utilizan peones y varias bestias para rellenar de tierra uno de los jardines del claustro y cómo el día diecinueve del mismo mes se traen árboles desde el monasterio de Guadalupe para ser plantados en la “huerta de la claustra”. La procedencia de Guadalupe nos indica sin duda un especial cuidado en la selección de los ejemplares para el huerto catedralicio, pues el monasterio jerónimo de Santa María era conocido en el siglo XV por sus exquisitos jardines.

Claustro de la catedral de Toledo

En conclusión, podría decirse que el Libro de Obra y Fábrica de 1418 resulta una pieza clave para entender no solo el funcionamiento diario de la catedral de Toledo, sino también para adentrarnos en los primeros pasos del proceso constructivo de una de las capillas funerarias más notables del siglo XV hispano. Un imponente edificio diseñado por Sancho de Rojas y destinado a servir como una última morada que llegó a contar con un suntuoso sepulcro, un gran retablo, una monumental portada decorada con su retrato e incluso con su propia puerta de acceso directo junto a la fachada de la catedral (la puerta del mollete). Una capilla que, al fin y al cabo, debido a las diversas restauraciones que comenzó a sufrir ya durante el siglo XV (Herráez Ortega y Domínguez Sánchez 2016, 97-98), quizá no haya sido valorada como merece hasta tiempos relativamente recientes.

Puerta del mollete de la catedral de Toledo (foto: Ángel Fuentes Ortiz)

Bibliografía

Herráez Ortega, María Victoria. 2011. “Castilla, el Concilio de Constanza y la promoción artística de don Sancho de Rojas”. Goya. Revista de arte 334: 5-19.

Herráez Ortega, María Victoria. 2013. “La fundación y dotación de la capilla de San Pedro en la catedral de Toledo”. Laboratorio de Arte 25: 79-96. Disponible en línea: https://idus.us.es/handle/11441/54528 (consulta 23/06/2021)

Herráez Ortega, María Victoria. 2014. “A mayor gloria del rey y del obispo. El patronazgo artístico de Sancho de Rojas”. En Reyes y prelados: la creación artística en los reinos de León y Castilla (1050-1500), coordinado por María Dolores Teijeira Pablos, María Victoria Herráez Ortega y María Concepción Cosmen Alonso, 341-70. Madrid: Sílex.

Herráez Ortega, María Victoria y Santiago Domínguez Sánchez. 2016. La actividad artística en la catedral de Toledo en 1418. El libro de Obra y Fábrica OF 761. León: Universidad de León.

Olivares Martínez, Diana. 2013. “Albornoz, Tenorio y Rojas: Las empresas artísticas de tres arzobispos de Toledo en la Baja Edad Media. Estado de la Cuestión”. Estudios medievales hispánicos 2: 129-74. Disponible en línea: https://repositorio.uam.es/handle/10486/13420 (consulta 23/06/2021)

Pérez Higuera, Teresa. 1992. “El sepulcro del arzobispo don Sancho de Rojas, en su capilla de la catedral de Toledo”. En Homenaje al Profesor Hernández Perera, 577-83. Madrid: Universidad Complutense de Madrid, Departamento de Historia del Arte II (Moderno) – Comunidad Autónoma de Canarias, Dirección General de Patrimonio Histórico.

Yuste Galán, Amalia y Jean Passini. 2011. “El inicio de la construcción del claustro gótico de la catedral de Toledo”. En Actas del Séptimo Congreso Nacional de Historia de la Construcción, editado por Santiago Huerta, Ignacio Javier Gil Crespo, Santiago García Suárez y Miguel Taín Guzmán, 1477-88. Madrid: Instituto Juan de Herrera. Disponible en línea: http://www.sedhc.es/biblioteca/paper.php?id_p=774 (consulta: 23/06/2021)

Yuste Galán, Amalia y Jean Passini. 2013. “La Capilla funeraria del arzobispo Don Sancho de Rojas en la Catedral de Toledo: Proyectos y Ejecución”. En Actas del Octavo Congreso Nacional de Historia de la Construcción, editado por Santiago Huerta y Fabián López Ulloa, 1047-56. Madrid: Instituto Juan de Herrera. Disponible en línea: https://www.sedhc.es/biblioteca/paper.php?id_p=1081 (consulta: 23/06/2021)


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search