Institvcion de la Academia Real Mathematica, de Juan de Herrera (1584)

Clasificación tipológica de la fuente: documento fundacional de academia

Texto publicado en Herrera 2006, 204-7.

Juan de Herrera. Institvcion de la Academia Real Mathematica en Castellano, que la Magestad del Rey Don Phelipe II N. S. mando fundar en su Corte (frontispicio). Madrid: En casa de Guillermo Droy, 1584

Siendo la Majestad del Rey Don Felipe N. S. informado que, aunque en las universidades y estudios de estos Reinos hay instituidas y dotadas cátedras de matemáticas, no hay muchos que las profesen, antes tan pocos que apenas, ni en las universidades, ni fuera de ellas, se halla quien con fundamento de principios sepa ni pueda discernir lo falso de lo cierto en estas ciencias, ni diferenciar los profesores verdaderos y fundados en ellas de los que, sin serlo, se toman nombre y título de facultades y artes que no entienden, y que de parte de estos hay falta en la república de artífices entendidos y perfectos para muchos usos y ministerios necesarios a la vida política, ha sido Su Majestad servido que en su Corte haya una lección pública de matemáticas, trayendo para ello personas eminentes que las lean y enseñen pública y graciosamente a todos los que las quisieren oír. Y con esto, por medio de su liberalidad y magnificencia real, sus súbditos se habiliten y ennoblezcan en estas facultades y en sus Reinos haya, sin esperarlos de otros, aritméticos teóricos y prácticos que, con fundamento de ciencia y verdad demostrada, puedan determinar las dudas y cuestiones escondidas que se ofrecen en todas las ciencias y artes, no hallándose ninguna que deje de haber menester algo de la aritmética, cual más o cual menos; y para que haya geómetras diestros en el medir todo género de superficies, cuerpos, campos y tierras; astrónomos inteligentes y fundados en la astronomía y ciencia del curso y movimiento de los cielos; músicos expertos en la teórica sin la cual es imposible que sepan dar razón demostrativa de las consonancias musicales; cosmógrafos científicos para situar las tierras y describir las provincias y regiones; pilotos diestros y cursados que naveguen la mar y sepan guiar con seguridad las grandes flotas y poderosas armadas que de estos Reinos para todo el mundo salen y navegan; arquitectos y fortificadores fundados y curiosos, que con fábricas magníficas y edificios públicos y particulares, ennoblezcan las ciudades y las fortifiquen y defiendan, asegurándolas del ímpetu de los enemigos; ingenieros y maquinistas entendidos en el arte de los pesos, fundamento para hacer y entender todo género de máquinas de que la vida política y económica se sirve; artilleros y maestros de instrumentos y aparatos bélicos y fuegos artificiales para las baterías y otros usos y necesidades de las guerras; y, asimismo, fontaneros y niveladores de las aguas para los aguaductos y regadíos, que en estos Reinos tan importantes y convenientes serían, y para desaguar y beneficiar las minas de los ricos metales que hay en estos Reinos y en los de entrambas las Indias; y para que también haya horologiógrafos de relojes solares y de movimiento materiales; y, últimamente, perspectivos, pintores, escultores, afamados y con fundamento de la una y otra perspectiva.

Para que así como por beneficio y merced de Dios en estos Reinos, los naturales dellos florecen en cristiandad, armas y letras divinas y humanas, no careciendo de estas artes salgan en las demás más perfectos y eminentes, pues las ciencias todas, como las virtudes, se ayudan y favorecen juntas por el vínculo y conexión que entre sí tienen; de donde los griegos llamaron el curso de todas ellas enciclopedia, que quiere decir círculo de disciplinas. Y, así, los antiguos egipcios figuraban esta trabazón de ciencias por un círculo grande, significador de la teología, en cuyo centro se tocaban dos pequeños, tocando cada cual de ellos el mismo grande que comprendía a todos por la parte de dentro. Uno de los cuales representaba la Filosofía y el otro la moral y el centro del grande común y contacto de los dos pequeños lo era también de otro círculo, que con su circunferencia pasaba por los centros de los pequeños, al cual llamaban dialéctica.

Y, finalmente, para los hijos de los nobles que en la Corte y palacio de Su Majestad se crían y se instruyen en el lenguaje y trato cortesano tengan, entretanto que salen a la guerra y cargos del gobierno, ocupación loable y virtuosa en que gastar el tiempo honradamente, sin que por falta de conversación larga y de gusto hayan de dar en entretenimientos derramados y otras faltas que siguen a la mocedad desocupada. Y los que hubieren de seguir las letras vayan ya principiados en las disciplinas matemáticas, que abren la entrada y puerta a las demás ciencias por su grande certitud y mucha evidencia, donde tomaron el nombre de matemáticas o disciplinas que todo es uno, y manifiestan el método verdadero y orden de saber, disponiendo el entendimiento para que, levantados sobre las cosas materiales y sensibles, suba a la contemplación de las sobrenaturales e inteligibles.

Jacopo Nizzola da Trezzo, Juan de Herrera (anverso) – La Arquitectura (reverso), 1578, latón fundido, diámetro: 51 mm; peso: 40,58 g; grosor: 3 mm. Madrid, Museo Nacional del Prado (O001003) (foto: Museo Nacional del Prado)

 

Comentario

La Institvcion de la Real Academia Mathematica (1584) del arquitecto Juan de Herrera (Cantabria, 1530 – Madrid, 1597) ha sido considerado un documento clave para el estudio de la ciencia y de la técnica en la España de las últimas décadas del siglo XVI (Yeves Andrés 2006, 16). Sin embargo, este pequeño impreso publicado en 1584 –poco tiempo después de que dieran comienzo las actividades de la Academia Real fundada por el rey Felipe II– no fue dado a conocer hasta el año 1995, cuando vio la luz en una edición facsímil que reproducía el único ejemplar del que se tenía noticia entonces, conservado en la Bibliothèque Mazarine de París (Herrera 1995). Los avatares de este opúsculo, ignorado por la historiografía hasta finales del siglo XX, son relevantes puesto que, como consecuencia de este desconocimiento, las sustanciosas informaciones que contiene no pudieron ser tomadas en consideración por aquellos estudios que analizaron dicha institución científico-técnica con anterioridad a 1995 (Simón Díaz 2006).

En términos generales, el proyecto de la Academia Real Matemática y su propia denominación en tanto que “academia” se encuadraba en el marco más amplio de la recuperación de los valores clásicos que tuvo lugar desde el siglo XV (Pevsner 1982, 17). El propio Juan de Herrera alude de manera explícita en su texto a la Academia de Platón, en cuyo ingreso un escrito prohibía la entrada “a todos los que en la geometría no viniesen principiados” (Herrera 2006, 208-9). El proyecto filipino se fraguó a comienzos de la década de 1580, poco tiempo después de la anexión del reino de Portugal, para lo cual el monarca confió a Juan de Herrera trazar las líneas maestras de la institución, mientras que la responsabilidad de impartir y “leer las matemáticas” recayó en el cosmógrafo portugués Juan Bautista Lavanha, asistido por Pedro Ambrosio de Ondériz quien se ocupó de la traducción al castellano de los textos que habrían de ser objeto de estudio en la institución. Bajo estas directrices funcionó la Academia Real Matemática entre aproximadamente 1582 y 1591. A partir de esta última fecha, los profesores pasaron a depender administrativamente del Consejo de Indias y, posteriormente, la institución académica fundada por Felipe II tendría cierta continuidad en el Colegio Imperial de la Compañía de Jesús de Madrid, promovido por Felipe IV en 1625.

Pedro Ambrosio de Ondériz. La perspectiva, y especvlaria de Euclides. Traduzidas en vulgar Castellano, y dirigidas a la S. C. R. M. del Rey don Phelippe nuestro Señor. Por Pedro Ambrosio de Onderiz su criado. Madrid: En casa de la viuda de Alonso Gomez, 1585 (foto: Biblioteca Virtual de Defensa)

En la Institvcion, Juan de Herrera establece los objetivos que perseguía la Academia Real Matemática, delinea cuál era el programa pedagógico –señalando tanto las materias que se impartirían como las lecturas fundamentales asociadas a esos saberes– e indica cuáles eran los potenciales destinatarios de tales enseñanzas. Se trata, por tanto, de un escrito de carácter programático y fundacional; una declaración de principios que arroja luz sobre la consideración y concepción del saber en tiempos de Felipe II.

El fragmento transcrito unas líneas más arriba se sitúa al comienzo del librito –tras la Licencia, la dedicatoria de Herrera al rey y la aprobación de la obra firmada por el cosmógrafo Juan Bautista Lavanha– y, en él, quedan definidos algunos de los principios rectores de la Academia; al menos en el plano teórico. El objetivo fundamental de la institución consistía en suplir la carencia que había en los reinos de la monarquía española de “artífices entendidos y perfectos para muchos usos y ministerios necesarios a la vida política” a través del establecimiento de una lección pública de matemáticas en la Corte. Entre tales “artífices” Juan de Herrera incluía a los matemáticos, los geómetras y los agrimensores, los “mecánicos” –es decir, técnicos expertos en la construcción de máquinas e instrumentos bélicos–, los astrónomos, los gnómicos o relojeros, los cosmógrafos y pilotos, los arquitectos y “fortificadores”, los “perspectivos”, los músicos, los pintores, los niveladores y artilleros. Esta prolija relación de perfiles técnicos que Juan de Herrera establece en su Institvcion pone de manifiesto una concepción del saber de carácter inclusivo y bastante alejado de las contemporáneas divisiones que imperan en la actualidad, donde “ciencias” y “artes” constituyen por lo general dos esferas de conocimiento inconexas. En este sentido, para el arquitecto de Felipe II, las matemáticas y la geometría euclidiana constituían el fundamento común de todas las disciplinas referidas: desde la astronomía, pasando por la arquitectura y la fortificación y llegando a la perspectiva y la pintura. De hecho, más adelante, cuando Herrera enumera las distintas materias y los libros fundamentales que debían conocer sus artífices, el común denominador de todas las disciplinas es que deben estudiar el tratado del geómetra de la Antigüedad, Euclides, sobre los Elementos. A partir de esos principios euclidianos comunes, luego, cada ciencia debería estudiar asimismo una serie de tratados específicos.

Pedro Ambrosio de Ondériz. “Theorema I. Ninguna cosa visible se vê toda juntamente”. En La perspectiva, y especvlaria de Euclides. Traduzidas en vulgar Castellano, y dirigidas a la S. C. R. M. del Rey don Phelippe nuestro Señor. Por Pedro Ambrosio de Onderiz su criado. Madrid: En casa de la viuda de Alonso Gomez, 1585, 5 (foto: Biblioteca Virtual de Defensa)

En su impreso, Herrera no solo contempló la Academia como una institución para formar a futuros artífices y técnicos sino que, en ella, también debían formarse “los hijos de los nobles que en la Corte y palacio de Su Majestad se crían y se instruyen en el lenguaje y trato cortesano” para que tuvieran “entretanto que salen a la guerra y cargos del gobierno, ocupación loable y virtuosa en que gastar el tiempo honradamente” (Herrera 2006, 207). Por lo tanto, en la Academia también debían instruirse los jóvenes de la nobleza para conocer los fundamentos de las matemáticas y sus disciplinas afines consideradas indispensables para el futuro ejercicio de poder –“en los ministerios necesarios para la vida política”, en palabras de Herrera–; labores a las que élites de la época estaban destinadas.

Fig. 5. Michelangelo Cinganelli, La educación de Felipe II, 1598, dibujo, 220 x 280 mm. Londres, British Museum. (Pp,4.56). Este dibujo es un diseño preparatorio para una de las veinticuatro telas monocromas que se exhibieron en Florencia durante las exequias de Felipe II, las cuales recreaban historias de la vida del monarca prudente. Esta imagen representa el segundo de dichos episodios: la educación de Felipe II. En él, vemos al joven príncipe en el centro, rodeado por sus maestros, en un interior palaciego repleto de libros, trazas, dibujos, instrumentos matemáticos e, incluso, la maqueta de una fortificación situada en el ángulo inferior derecho

A grandes rasgos, estos eran los objetivos, el programa pedagógico y los potenciales destinatarios en el plano teórico. Sin embargo, el desarrollo efectivo de las referidas enseñanzas y actividades a lo largo de la vida de la Academia no estuvo exento de altibajos (Vicente Maroto y Esteban Piñeiro 2006, 65-98). Con todo, a pesar de los complejos avatares de esta institución, el ambicioso proyecto promovido por Felipe II y trazado por Juan de Herrera, en origen, fue concebido “como un auténtico ‘centro politécnico’ moderno” (Vicente Maroto y Esteban Piñeiro 2006, 90). Además, en el documento aquí analizado queda patente la inclusión de artífices como “perspectivos”, “pintores” y “escultores” en el programa pedagógico de la Academia Real Matemática. Con ello, Herrera normalizaba el carácter científico que en la época tuvieron profesiones que la Historia del Arte, por lo general, ha asociado únicamente a conceptos de “belleza”, dejando de lado la ciencia (Cámara Muñoz y Vázquez Manassero 2019, 15). No en vano, según el arquitecto escurialense, “el que quisiere gozar del nombre de pintor” no solo debía ser expertísimo en el “diseño”, saber a la perfección anatomía y “colorir” sino que, además, “ha menester de las matemáticas, la perspectiva, teórica y práctica, y todo lo que para alcanzar estas es necesario” (Herrera 2006, 226).

 

Bibliografía

Cámara Muñoz, Alicia, y Margarita Ana Vázquez Manassero. 2019. “Juegos de poder, saber y fidelidades”. En «Ser hechura de»: ingeniería, fidelidades y redes de poder en los siglos XVI y XVII, editado por Alicia Cámara Muñoz y Margarita Ana Vázquez Manassero, 11-27. Madrid: Fundación Juanelo Turriano. Disponible en línea: https://issuu.com/juaneloturriano/docs/ser_hechura_de-issuu?e=1641776/69397548

Gómez y González de la Buelga, Juan. 2011. “Juan de Herrera de Maliaño”. En Diccionario Biográfico Español. Madrid: Real Academia de la Historia. Disponible en línea: http://dbe.rah.es/biografias/11876/juan-de-herrera-de-maliano (consulta: 08/07/2021)

Herrera, Juan de. 1584. Institvcion de la Academia Real Mathematica. Transcripción del libro de Juan de Herrera, conservando la grafía y puntuación del impreso de 1584, según la edición facsímil publicada en 1995 por el Instituto de Estudios Madrileños. Disponible en línea: https://elgranerocomun.net/Institvcion-de-la-Academia-Real.html (consulta: 08/07/2021)

Herrera, Juan de. 1995. Institución de la Academia Real Mathemática. Edición y estudios preliminares de José Simón Díaz y Luis Cervera Vera. Madrid: Instituto de Estudios Madrileños.

Herrera, Juan de. 2006. Institución de la Academia Real Matemática. Edición de Juan Antonio Yeves Andrés. Estudios preliminares de José Simón Díaz, Luis Cervera Vera y Pedro García Barreno. Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 197-231.

López Piñero, José María, dir. 2002. Historia de la ciencia y de la técnica en la Corona de Castilla. Siglos XVI y XVII, vol. III. Valladolid: Junta de Castilla y León – Consejería de Educación y Cultura.

Pevsner, Nikolaus. 1982. Las Academias de Arte: pasado y presente. Epílogo de Francisco Calvo Serraller. Madrid: Ediciones Cátedra.

Simón Díaz, José. 2006. “Nueva imagen de la Academia de Matemáticas a la luz de la Institución de Herrera”. En Institución de la Academia Real Matemática, editado por Juan Antonio Yeves Andrés, 81-134. Madrid: Instituto de Estudios Madrileños.

Vicente Maroto, María Isabel, y Mariano Esteban Piñero. 2006. Aspectos de la ciencia aplicada en el Siglo de Oro. Valladolid: Junta de Castilla y León – Consejería de Cultura y Turismo.

Yeves Andrés, Juan Antonio. 2006. “La Institución de la Academia Real Matemática”. En Institución de la Academia Real Matemática, editado por Juan Antonio Yeves Andrés, 9-40. Madrid: Instituto de Estudios Madrileños.


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search