Indumentaria y distinción social en las Partidas de Alfonso X el Sabio (r. 1252-1284)

Clasificación tipológica de la fuente: texto legal.

Textos publicados en Las Siete Partidas del rey don Alfonso X el Sabio 1807: I, 389; II: 28-29; III: 675. Disponible en línea en Google Libros.

 

Partida I, Título XIII, Ley XIII. Por qué razon non deben meter ornamientos preciados á los muertos.

Ricas vestiduras nin otros ornamientos preciados asi como oro ó plata non deben meter á los muertos sinon a personas ciertas, asi como á rey ó á réyna, ó á alguno de los sus fiios, ó á otro home honrado ó caballero á quien soterrasen segunt la costumbre de la tierra, ó obispo ó clérigo, á quien deben soterrar con las vestimentas que les pertenesce segunt la órden que han. Et esto defendió santa eglesia por tres razones: la primera porque non tiene pro á los muertos en este mundo nin en el otro: la segunda que tiene daño á los vivos, ca las pierden metiéndolas en lugar onde no las pueden tomar: la tercera porque los homes malos por cobdicia de tomar aquellos ornamentos que les meten, quebrantan los luziellos et desotierran los muertos.

 

Partida II, Título V, Ley V. Que el rey se debe vestir muy apuestamente.

Vestiduras facen mucho conocer á los homes por nobles ó por viles, et por ende los sabios antigos establecieron que los reyes vestiesen paños de seda con oro et con piedras preciosas, porque los homes los pudiesen conoscer luego que los viesen á menos de preguntar por ellos. Et otrosi que trayesen los frenos et las siellas en que cavalgan de oro, et de plata con piedras preciosas; et aun en las grandes fiestas quando facien sus cortes trayesen coronas de oro con piedras muy nobles et ricamente obradas, et esto por dos razones; la una por sinificanza de nuestro señor Dios, cuyo lugar tienen en tierra; et la otra porque los homes los conosciesen, asi como desuso deximos para venir á ellos á servirlos, et honrarlos, et á pedirles merced quando les fuese mester. Et por ende todos estos guarnimientos honrados que deximos deben ellos traer en los tiempos convenientes, et usar dellos apuestamente. Et otro home ninguno non debe probar de lo facer nin de los traer, et el que lo ficiese en manera de egualarse al rey et tomarle su lugar, debe perder el cuerpo et lo que hobiere, como aquel que se atrave á tomar honra et lugar de su señor, non habiendo derecho de lo haber; et el rey gelo consintiese, sin la grant aboleza que farie, estarle hie mal en este mundo, et demandárgelo hie Dios en el otro como á vasallo que non precia la honra que el Señor le face, nin usa della asi como debe. Pero si alguno ficiese contra lo que en esta ley dice por arrufadia ó por desentendimiento, debel el rey dar pena qual entendiere que la meresce.

 

Partida VII, Título XXV, Ley XI. Cómo los judios deben andar señalados porque sean conoscidos.

Muchos yerros et cosas desaguisadas acaescen entre los cristianos et los judios et las cristianas et las judias, porque viven et moran de so uno en las villas, et andan vestidos los unos asi como los otros. Et por desviar los yerros et los males que podrien acaescer por esta razon, tenemos por bien et mandamos que todos quantos judios et judias vivieren en nuestro señorio, que trayan alguna señal cierta sobre las cabezas, que sea atal por que conoscan las gentes manifiestamente quál es judio ó judia. Et si algunt judio non levase aquella señal, mandamos que peche por cada vegada que fuese fallado sin ella diez maravedis de oro: et si non hobiere de que los pechar, reciba diez azotes públicamente por ello.

 

Comentario

Estas tres leyes emanan de la magna obra jurídica de Alfonso X el Sabio conocida como las Siete Partidas, fruto de un complejo proceso de composición y redacción a lo largo del reinado alfonsí. Corresponden a distintas secciones centradas, respectivamente, en el derecho canónico, la figura del rey y el régimen legal de musulmanes y judíos. Sus dictámenes sobre el vestido comparten aspectos con las leyes suntuarias destinadas a regular el consumo y exhibición del lujo y con la normativa sobre la vestimenta encargada de diferenciar socialmente a sus portadores.

La legislación suntuaria cobró consistencia en la corona de Castilla durante el reinado de Alfonso X a partir de las disposiciones de las Cortes de Sevilla (1252), Valladolid (1258) y Jerez (1268). Las relativas a la indumentaria comprendían desde los materiales empleados en la confección de tejidos y sus adornos al color, el tipo de prenda, su cantidad y el umbral de gasto destinado al vestir, discriminando estos términos según los grupos sociales (González Arce 1998, 84-179). Así, la realeza gozaba de exclusividad en ciertos aspectos, al igual que los magnates contaban con prerrogativas no compartidas por otros súbditos. Al margen de sus implicaciones económicas, en absoluto desdeñables, la ordenación del lujo delimitaba las capacidades de adquisición de los distintos grupos y remarcaba material –y visualmente– las diferencias de rango y de condición a fin de preservar el orden social y evitar su transgresión.

Corona, acicates y colcha de Sancho IV (†1295). Museo de Tapices y Textiles de la Catedral de Toledo. Foto: Francisco de Asís García García

Este fenómeno es indisociable de la consolidación del poder monárquico que acompañó también la codificación de la imagen real (Pérez Monzón 2009). Como expone el fragmento de la Partida II, el mayor nivel de suntuosidad correspondía al monarca y se concretaba en las sedas con aplicaciones de pedrería y en el empleo de metales preciosos y gemas en las coronas y monturas. Su finalidad distintiva era evidente, al tiempo que traducía una concepción honorable del oficio y de la persona real que derivaba, en último término, de su delegación divina. Así, la correcta vestimenta del monarca indicaba su virtud y lo diferenciaba del resto del pueblo. Asimismo, solo el soberano podía conceder permisos especiales en el vestir que suponían la excepción a estas reglas. Este concepto privativo de la indumentaria regia que transmiten las Partidas lo suscriben otras fuentes literarias de los siglos XIII y XIV que permiten apreciar los significados asociados a las prendas y a su materialidad (Barrigón 2019, 46-47). Más allá de las fibras empleadas –con la posibilidad de incorporar hilos metálicos–, de la exclusividad de algunos tintes o de la originalidad de los diseños, el nivel de suntuosidad podía incrementarse mediante bordados y otras aplicaciones, forros de piel o botones.

También el fragmento de la Partida I señala un uso restringido de las ricas telas y de los ornamentos de valor entre las clases privilegiadas, esta vez en sus sepulturas. Además, indica el valor distintivo de la indumentaria en el ámbito clerical, cuyas dignidades se reconocen mediante el atuendo. Si los argumentos que expone el texto contra el envoltorio lujoso de los cadáveres confirman el valor monetario de las prendas y de sus complementos, no es menos evidente que esta riqueza –tanto por la facultad para consumirla como por serle vedada a otros– segrega a su selecto grupo de usuarios.

Detalle de la cantiga 169 del Códice Rico de las Cantigas de Santa María (c. 1280-1284). Real Biblioteca del Monasterio de El Escorial, Ms. T-I-1, fol. 226v. © Patrimonio Nacional

Por su proximidad cronológica y vinculación con la corte, las ilustraciones de los códices de las Cantigas de Santa María (c. 1280-1284) –junto a otras salidas del scriptorium alfonsí– han sido empleadas por un buen número de especialistas para documentar visualmente estos usos (Menéndez Pidal y Bernis Madrazo, 1979-1981; Rodríguez Peinado 2011). Este excepcional corpus de imágenes se ve apoyado por los testimonios materiales de Las Huelgas de Burgos, cuyo Museo de Telas Medievales conserva el mejor conjunto bajomedieval de indumentaria civil hispana (Vestiduras ricas 2005), y por los vestigios textiles de las catedrales de Sevilla y Toledo o los dispersos ajuares fúnebres de Villalcázar de Sirga (Palencia), por citar los ejemplos más sobresalientes relacionados con la casa real de Castilla en el siglo XIII. En lo que respecta al alto clero, las vestiduras funerarias del arzobispo toledano Rodrigo Ximénez de Rada (†1247) son la principal referencia. Sin menoscabo del comercio textil con Europa, las piezas conservadas en estos conjuntos evidencian la alta estima de la producción andalusí entre la elite civil y eclesiástica castellana (Feliciano 2005). La sofisticación técnica y la riqueza material de sus creaciones la hacían particularmente apta para desempeñar las funciones representativas que indican los textos, en las que podía incidir la decoración heráldica. El ceremonial regio y la vida cortesana otorgaban una privilegiada puesta en escena a todos estos indumentos (Barrigón 2019).

Izquierda: capa del infante don Felipe (†1274). Madrid, Museo Arqueológico Nacional, inv. 50549. Foto: Ángel Martínez Levas. Museo Arqueológico Nacional | Derecha: vestimentas funerarias de Rodrigo Ximénez de Rada (†1247)

La dimensión religiosa de la diferencia social también afectó al vestido y su regulación. La legislación derivada del IV Concilio de Letrán (1215) había extendido en Occidente el empleo de vestimentas distintivas por las minorías confesionales. Portar signos externos de alteridad y censurar el uso de prendas asociadas con quienes profesaban otros credos eran medidas que buscaban refrenar los efectos de la vecindad y de la confusión vestimentaria entre las distintas comunidades, pues esta impedía el claro reconocimiento de sus integrantes. En este sentido ha de entenderse lo promulgado en el tercer fragmento aquí reproducido, concerniente a la minoría judía. Del mismo modo, la cultura visual del momento empleó fórmulas de diferenciación etnorreligiosa con valor discursivo (Patton 2012).

Como es de suponer, el esfuerzo en legislar estos aspectos es indicativo de su débil cumplimiento en la sociedad y acredita el vigor de los usos que trataban de reconducirse. La promulgación posterior de leyes en esta misma línea así lo confirma (Sempere y Guarinos 1788; González Arce 1998).

 

Ediciones en línea

Las Siete Partidas del rey don Alfonso X el Sabio, cotejadas con varios códices antiguos por la Real Academia de la Historia. 1807. 3 vols. Madrid: Imprenta Real. Disponible en línea en Google Libros.

Las Siete Partidas del Sabio Rey don Alfonso el nono, nueuamente Glosadas por el Licenciado Gregorio Lopez del Consejo Real de Indias de su Magestad. 1555. Salamanca: Andrea de Portonaris. Disponible en línea en Biblioteca Jurídica Digital (BOE).

 

Bibliografía

7 Partidas Digital. Blog del proyecto de investigación, https://7partidas.hypotheses.org/ (consulta: 05/12/2021).

Barrigón, María. 2019. “Algunas consideraciones sobre textiles, coronaciones y funerales en la Corona de Castilla en el siglo XIII”. En Casa y corte. Ámbitos de poder en los reinos hispánicos durante la Baja Edad Media (1230-1516), coordinado por Francisco de Paula Cañas Gálvez y José Manuel Nieto Soria, 45-71. Madrid: La Ergástula.

Feliciano, María Judith. 2005. “Muslim Shrouds for Christian Kings? A Reassessment of Andalusi Textiles in Thirteenth-Century Castilian Life and Ritual”. En Under the Influence. Questioning the Comparative in Medieval Castile, coordinado por Cynthia Robinson y Leyla Rouhi, 101-31. Leiden-Boston: Brill. https://doi.org/10.1163/9789047405986_008

Fernández González, Etelvina. 2007. “Que los reyes vestiessen paños de seda con oro, e con piedras preciosas. Indumentarias ricas en la península ibérica (1180-1300): entre la tradición islámica y el Occidente cristiano”. En Simposio internacional “El legado de al-Andalus. El arte andalusí en los reinos de León y Castilla durante la Edad Media”, coordinado por Manuel Valdés Fernández, 365-408. Valladolid: Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León.

Fresneda González, Nieves. 2016. Moda y belleza femenina en la Corona de Castilla durante los siglos XIII y XIV. Madrid: Dykinson

González Arce, José Damián. 1998. Apariencia y poder. La legislación suntuaria castellana en los siglos XIII-XV. Jaén: Universidad de Jaén.

Martínez, María. 2003. “Indumentaria y sociedad medievales (ss. XII-XV)”. En la España medieval 26: 35-59. Disponible en línea: https://revistas.ucm.es/index.php/ELEM/article/view/ELEM0303110035A (consulta: 05/12/2021).

Menéndez Pidal, Gonzalo, y Bernis Madrazo, Carmen. 1979-1981. “Las Cantigas. La vida en el s. XIII según la representación iconográfica. (II). Traje, aderezo, afeites”. Cuadernos de la Alhambra 15-17: 89-154. Disponible en línea: https://www.alhambra-patronato.es/ria/handle/10514/14109 (consulta 05/12/2021). Reeditado en Menéndez Pidal, Gonzalo. 1986. La España del siglo XIII leída en imágenes, 51-104. Madrid: Real Academia de la Historia.

Patton, Pamela A. 2012. Art of Estrangement. Redefining Jews in Reconquest Spain. University Park: The Pennsylvania State University Press.

Pérez Monzón, Olga. 2009. “La imagen del poder y el poder de la imagen. Alfonso X de Castilla y el infante don Felipe”. Nuevo Mundo Mundos Nuevos. Colloques 2009. https://doi.org/10.4000/nuevomundo.56517

Rodríguez Peinado, Laura. 2011. “El arte textil en el siglo XIII. Cubrir, adornar y representar: una expresión de lujo y color”. En Alfonso X El Sabio. 1221-1284. Las Cantigas de Santa María. Códice Rico, Ms. T-I-1. Real Biblioteca de San Lorenzo de El Escorial, coordinado por Laura Fernández Fernández y Juan Carlos Ruiz Souza, II: 339-74. Madrid: Patrimonio Nacional – Testimonio Compañía Editorial.

Sempere y Guarinos, Juan. 1788. Historia del luxo, y de las leyes suntuarias de España. Tomo I. Madrid: Imprenta Real. Disponible en línea: http://www.cervantesvirtual.com/obra/historia-del-luxo-y-de-las-leyes-suntuarias-de-espanatomo-i–0/ (consulta: 05/12/2021).

Vestiduras ricas. El monasterio de Las Huelgas y su época 1170-1340. 2005. Catálogo de la exposición (Palacio Real de Madrid, 16 de marzo a 19 de junio de 2005). Madrid: Patrimonio Nacional.


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search