Testamento de Alonso de Burgos, obispo de Palencia (1499)

Clasificación tipológica de la fuente: testamento

Texto publicado por Díaz Ibáñez 2017, 103-68. Disponible en línea: https://repositorio.uca.edu.ar/handle/123456789/6913

 

Manifiesto sea a todos los que esta carta de testamento vieren, commo nos don fray Alonso de Burgos, por la graçia de Dios obispo de Palençia, confesor e capellán mayor del rey e de la reina nuestros señores, e del su consexo. Considerando que no ay cossa más çierta que la muerte nin más inçierta que la hora en que ella a de benir, queriendo probeer a la salud de nuestra ánima disponiendo de los bienes temporales que Dios nos dio, porque quando biniere aquel día tenebroso podamos ser colocados en la corte çelestial con puro coraçón e limpio ánimo, y acatando que la condiçión flaca de la naturaleça humana, puesta en este valle de miseria, está sugeta a tales y a tantos peligros y defectos que, quiera o non quiera, combiene que el ánima se aparte de la carne, por eso en tanto que nuestro señor nos conçede vida conviene poner diligençia, pues que los días del hombre son breves sobre la tierra y el número de ellos Dios nuestro señor lo a reservado en sí por una çierta obscuridad, por ende nos el dicho obispo, aunque enfermo de nuestro cuerpo pero sano de nuestro seso y entendimiento, ordenamos e disponemos de nos e de los dichos nuestros vienes en la manera siguiente. […]

Otrosí dexamos nuestro cuerpo a la tierra de que somos formados, para que quando pagaremos la deuda de la humanidad e nuestra ánima saliere de nuestros cuerpos el dicho nuestro cuerpo sea sepultado adonde, según e commo adelante se sigue. E ordenamos e otorgamos el dicho nuestro testamento usando de la graçia e facultad a nos conçedida por la santa sede apostólica, el thenor de la qual mandamos enxerir en el fin deste nuestro testamento.

Otrosí, mandamos que el día de nuestro enterramiento, fasta nueve días primeros siguientes, se digan en nuestra capilla cada día missa de Réquiem con diácono y subdiácono, vísperas e vixilias, todo de difuntos en todos los dichos nueve días, e sean llamados çien pobres, los más miserables que se puedan hallar, e que estén a las dichas misas e vigilias para que ellos tengan las achas que fueren menester a las dichas misas e vigilias de todos los dichos nueve días, para la qual dicha çera mandamos que se den los maravedís que para ello fueren menester. […]

Otrosí, por haçer alguna satisfaçión, y por descargo de nuestra conçiençia, e porque creemos que nuestro señor en esto será servido, mandamos que se den mil florines de oro, o su valor, para que se hagan veinte cáliçes de plata, cada uno de tres marcos, e que se doren las copas de dentro con los bebederos con nuestras armas sinçeladas en ellos, y más se hagan veinte caxetas de plata para la custodia del cuerpo de nuestro señor, que pese cada caxa un marco, e de los dichos cáliçes e las dichas caxetas se den a las yglesias de nuestro obispado que no los tuvieren de plata por ser pobres. […]

Otrosí, por quanto nos ovimos mandado comprar e compramos çiertas casas e suelos e solares enfrente del dicho nuestro colegio, para que en ellos se haga plaza e delantera para mayor hornato y ermosura del dicho nuestro colegio, lo qual fasta aquí no se a puesto en obra, mandamos sean derribadas las dichas cassas e alimpiados los suelos e solares de ellas, e se haga en ellos la dicha plaza e delantera, por mexor arreo e apariençia del dicho nuestro colegio. […]

Otrosí, por quanto nos havemos fecho e façemos donaçión e dotaçión al dicho nuestro colegio de nuestras terçias que compramos e ovimos de los de Silva, e de çiertos vienes que les anexamos para su mantenimiento, por virtud de çiertas bullas e facultades apostólicas, e otrosí de los hornamentos de brocados e sedas, e de los cáliçes e cruçes e imágines, e de plata e lámparas e ynçensarios, e candeleros e vinageres, açetres, e campanas, e libros, e de otros basos de oro e de plata al culto divino perteneçientes, e de nuestra mitra e báculo, e de otras cossas a nuestro pontifical perteneçientes; e otrosí de los libros que tenemos puestos en la librería del dicho nuestro colegio, e de los otros libros de canto e de reçar que en la dicha nuestra capilla tenemos, e de çiertas alhombras, mantas e respaldares, e de otra tapiçería, e de otras muchas cossas contenidas en la dicha donaçión y dotaçión. E bien así havemos dotado la dicha nuestra capilla e capellanes della de ornamentos, e cáliçes, e cruçes, e lámparas, e de otras muchas cosas, e de renta para los capellanes de ella, según está por escripturas públicas que dello tenemos otorgado. Por ende agora si neçesario es por este nuestro testamento aprovamos, confirmamos e validamos todas las dichas donaçiones, e si neçesario es de nuebo las haçemos e otorgamos de todas las cossas susodichas e de cada una dellas, para que sean perfectas, puras e non revocadas, e para que el dicho nuestro colegio e colegiales de él que por tiempo fueren en la dicha nuestra capilla, e capellanes della, goçen e puedan goçar la dicha donaçión e dotaçión perpetuamente para siempre xamás.

 

Comentario

Alonso de Burgos fue obispo de Palencia entre 1485 y 1499, además de una importante figura eclesiástica y política en la Corte de los Reyes Católicos. Destaca su labor como promotor artístico en las catedrales de las sedes que ocupó, Córdoba, Cuenca y Palencia, pero especialmente en su principal fundación, el Colegio de San Gregorio de Valladolid, a la que dotó de estatutos en 1499 (Olivares Martínez 2020).

Retrato de Alonso de Burgos. Detalle de la portada del Colegio de San Gregorio de Valladolid. Foto: Diana Olivares Martínez

El 8 de noviembre de 1499 Alonso de Burgos falleció en Valladolid, tras haber otorgado testamento el 24 de octubre del mismo año. Pudo hacerlo gracias a la facultad apostólica concedida por Sixto IV en 1478, tras la súplica realizada por los Reyes Católicos (AHN, Clero secular regular, legajo 7852). El testamento ha llegado hasta nosotros mediante dos vías: una copia manuscrita sin data conservada en la Real Academia de la Historia (Colección Salazar y Castro, F-18, ff. 139r-160r) que parece un traslado del siglo XVII, recientemente transcrita y estudiada en detalle por Díaz Ibáñez (2017), y la edición realizada por fray Juan López en su obra de 1613.

Traslado del testamento de Alonso de Burgos. Madrid, Biblioteca de la Real Academia de la Historia, colección Salazar y Castro, F-18

El estudio de los testamentos siempre ha ocupado una importante posición tanto desde la historia como desde la historia del arte, pero los testamentos de eclesiásticos y sus devociones y donaciones han gozado de especial interés para la historiografía en las últimas décadas (Teijeira Pablos 2018). Su análisis resulta de gran interés, ya que permite conocer, no solo la posición económica del finado, sino también sus creencias y voluntades antes de partir hacia la vida eterna.

En este rico documento, compuesto por un total de 55 cláusulas, se enumeran donaciones para redimir cautivos y vestir a pobres, junto a mandas destinadas a miles de misas de réquiem, vísperas y vigilias de difuntos, así como numerosas asignaciones a templos y monasterios de distintas órdenes (Díaz Ibáñez 2017). Todo ello nos habla de una posición de privilegio económico propia de un titular del obispado de Palencia, como lo era Alonso de Burgos, que velaba por garantizar que su alma podría abandonar el purgatorio para llegar hasta el Paraíso.

El primer fragmento que hemos seleccionado recoge una fórmula común en los testamentos de la época que incluye un preámbulo introductorio y la profesión de fe, acompañado de una reflexión sobre la certeza de la muerte (Cendón Fernández 2014). Un segundo párrafo, muy próximo a esa fórmula inicial, comienza las mandas testamentarias indicando lo que se debía hacer desde el día de su entierro, especialmente en lo que atañe al encargo de misas y vigilias en su honra, cuya financiación está puntualmente recogida.

Si bien el resto del testamento cuenta con mandas de enorme interés, según ha estudiado Díaz Ibáñez (2017), en esta ocasión hemos querido destacar algunas de las que hablan de su labor como promotor artístico. Como obispo de Palencia, el prelado destinó una manda de 1.000 florines de oro (unos 265.000 maravedís) a realizar veinte cálices y otras tantas cajas de plata para las iglesias del obispado que careciesen de este tipo de objetos realizados en plata. El documento hace algunas precisiones de interés, como la cantidad de plata que debía emplearse para cada pieza, que los cálices llevarían la copa sobredorada y que cada una de las copas y cajas debían contar con las armas del obispo cinceladas. Se trató, por tanto, de todo un ejercicio por mantener la pervivencia de su memoria como obispo en las distintas iglesias de la diócesis (Olivares Martínez 2020).

El deseo del prelado por embellecer su principal fundación, el Colegio de San Gregorio de Valladolid, también puede apreciarse en otro de los fragmentos seleccionados, en el que se percibe cómo mediante estas últimas voluntades se ordena que sean derribadas una serie de casas ubicadas frente al Colegio que el obispo había comprado con el objetivo de crear una plaza para “mayor hornato y ermosura” del colegio (Remolina Seivane 2019).

Fachada principal del Colegio de San Gregorio de Valladolid. Foto: Diana Olivares Martínez

Como último ejemplo, debemos destacar otra de las mandas destinadas al mismo Colegio de San Gregorio. En ella, Alonso de Burgos pretende reafirmar y asegurar la donación que había realizado al Colegio unos días antes (García Chico 1953-54), puesto que de ella dependía parte del mantenimiento futuro de la institución. Para ello, enumera –junto a las bulas apostólicas que le facilitaban realizar este tipo de transacción– algunos de los bienes donados, como tejidos de gran calidad tales como brocados y sedas, cálices de plata, lámparas e incensarios y otras piezas que formaban parte de su pontifical (Hernández Redondo 2001). Tiene especial interés la mención de la donación de todos los libros que están en la librería colegial, así como de aquellos “libros de canto e de reçar” que estaban en su capilla. Muy posiblemente, el objetivo de este tipo de indicaciones, que pueden parecer redundantes, radicaba en evitar que otros herederos de sus bienes, como podía ser el convento de San Pablo de la misma ciudad, vieran frustrados cualquier intento de reclamar la propiedad de dichos objetos al Colegio.

Capilla funeraria de Alonso de Burgos. Colegio de San Gregorio de Valladolid. Foto: Diana Olivares Martínez

 

Ediciones

Arriaga, Gonzalo de. 1928. Historia del Colegio de San Gregorio de Valladolid, edición de Manuel de Hoyos (1634). Valladolid: Tipografía Cuesta, I: 113-36. Disponible en línea: https://bibliotecadigital.jcyl.es/es/consulta/registro.do?id=822 (consulta: 28/02/2022).

Díaz Ibáñez, Jorge. 2017. “El testamento del obispo Alonso de Burgos: religiosidad, construcción de la memoria y preeminencia eclesiástica en Castilla a fines del siglo XV”. Estudios de historia de España 10: 103-68. Disponible en línea: https://repositorio.uca.edu.ar/handle/123456789/6913 (consulta 28/02/2022).

López, Fray Juan. 1613. Tercera parte de la Historia General de Santo Domingo y de su orden de predicadores. Valladolid: Francisco Fernández de Córdova. Disponible en línea: https://bibliotecadigital.jcyl.es/es/consulta/registro.do?id=4569 (consulta 28/02/2022).

 

Bibliografía

Arriaga, Gonzalo de. 1928. Historia del Colegio de San Gregorio de Valladolid, edición de Manuel de Hoyos (1634). Valladolid: Tipografía Cuesta, I.

Barrios Sotos, José Luis. 2011. Vida, Iglesia y cultura en la Edad Media: testamentos en torno al cabildo toledano del siglo XIV. Alcalá de Henares: Universidad de Alcalá.

Cendón Fernández, Marta. 2014. “Cuando la muerte se acerca: los obispos y sus devociones en la Castilla de los Trastámara”. En Poder, piedad y devoción: Castilla y su entorno (siglos XII-XV), editado por Isabel Beceiro Pita, 227-60. Madrid: Sílex.

Díaz Ibáñez, Jorge. 2016. “Fray Alonso de Burgos. Un prelado al servicio de la monarquía castellana en la segunda mitad del siglo XV”. En Ecclesiastics and political state building in the Iberian monarchies, 13th-15th centuries, editado por Hermínia Vasconcelos Vilar y Maria João Branco, 147-82. Coimbra: Publicaçoes do Cidehus. Disponible en Google libros (consulta: 28/02/2022).

García Chico, Esteban. 1953-54. “El monasterio de San Pablo y el colegio de San Gregorio”. Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología 20: 211-15. Disponible en línea: http://uvadoc.uva.es/handle/10324/29995 (consulta: 28/02/2022).

Hernández Redondo, José Ignacio. 2001. “Aportaciones al estudio del legado artístico de Fray Alonso de Burgos”. En Imágenes y promotores en el arte medieval: miscelánea en homenaje a Joaquín Yarza Luaces, editado por María Luisa Melero Moneo et al, 423-29. Bellaterra: Universitat Autònoma de Barcelona.

Olivares Martínez, Diana. 2014. “Los Reyes Católicos y la financiación de las empresas arquitectónicas de Alonso de Burgos”. En Reyes y prelados: la creación artística en los reinos de León y Castilla (1050-1500), coordinado por María Dolores Teijeira Pablos, María Victoria Herráez Ortega y María Concepción Cosmen Alonso, 417-35. Madrid: Sílex.

Olivares Martínez, Diana. 2020. El Colegio de San Gregorio de Valladolid: saber y magnificencia en el tardogótico castellano. Madrid: CSIC.

Olivares Martínez, Diana y Palomo Fernández, Gema. 2013. “‘Escudos con flor de lis’ o la huella de un prelado promotor: Alonso de Burgos, obispo de Cuenca (1482-1485)”. Lope de Barrientos. Seminario de cultura 6: 93-124.

Remolina Seivane, José Miguel. 2019. “La plaza frente al Colegio de San Gregorio de Valladolid. Significado y antecedentes de un proyecto urbano ignorado”. En Vestir la arquitectura: XXII Congreso Nacional de Historia del Arte, editado por René Jesús Payo Hernanz et al., II: 1389-94. Burgos: Universidad de Burgos.

Teijeira Pablos, María Dolores. 2018. “The Last Service of a Prelate to his Cathedral. The Impact of Episcopal Wills on the Artistic Development of the Castilian Sees in Late Gothic Times”. En Obispos y Catedrales. Arte en la Castilla bajomedieval, editado por María Victoria Herráez Ortega et al., 259-88. Berna: Peter Lang.


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search