La fundación del monasterio de Santa María del Paso, por José de Sigüenza (1600)

Clasificación tipológica de la fuente: crónica.

Texto publicado en Sigüenza 1907, 373-75. Disponible en línea en Biblioteca Digital Hispánica.

 

La fundación del monasterio de Santa María del Passo, que agora se llama de san Gerónimo de Madrid

[…]El año MCCCCLX, siendo general Fray Alonso de Oropesa, se trató en el capítulo privado que se juntó aquel año, como el Rey don Enrique, edificaba un monasterio de la Orden junto a Madrid, y quería se llamase santa María del Paso […] Los de la junta se resolvieron en que se recibiese en nombre de la Orden, si el Rey le ofreciese, siendo cosa clara que el Rey le ofrecería, y lo demás que era darle Prior y Frailes y otros particulares, remitían al General, para que el ordenase lo que conviniese, y respondiese a su Alteza haciéndole muchas gracias por la merced que hacían a la Orden, no degenerando de sus pasados en esta afición y favor. El año siguiente, de sesenta y uno, fue a Madrid el General Fray Alonso de Oropesa, a besar las manos al Rey por las ocasiones que hemos dicho. Antes que se despidiese, le declaro el Rey su intento. Díjole como pretendía acabar muy presto el monasterio de nuestra Señora del Paso, para que entrasen en él los religiosos de su orden, y que su voluntad era que antes de volver a su casa fuese a ver lo que se hacía en la fábrica, y concertase las celdas y las oficinas conforme a la manera de vivir en la religión de san Gerónimo. El General lo hizo. Dio la mejor traza que pudo, y con esto ya el año de sesenta y dos se trato en el capítulo General, que en él se celebró con más certeza, que cuando el Rey mandase que fuesen Frailes a poblar el nuevo monasterio, le enviasen el número que pidiese y si nombrase algunos en particular (pues conocía a muchos) aunque estuviesen ocupados en oficios se desembarazasen y fuesen, porque en todo respondiese la orden a tanta merced y favor como su Alteza le hacía. El año de sesenta y tres envió a mandar el Rey que para el mes de Otubre de aquel año fuesen dos solos religiosos a la nueva fundación, y asentasen todo lo que viesen era necesario para que la Cuaresma adelante de sesenta y cuatro, entrasen a poblar el monasterio de treinta religiosos. Todo se cumplió así en el capítulo privado que se celebró el mismo año. En la relación de la fundación que esta casa tiene, dice que vinieron siete frailes de nuestra Señora de Guadalupe, y otros dos de otra casa, y que en el capítulo general que se celebró en el año de CCCCLXVIII mandaron que los frailes de Guadalupe se fuesen, y quedase solo un Prior, y se trajesen frailes de otras casas. Y así se hizo. Envió también a decir el Rey al capítulo general del año sesenta y cinco, que había mudado de parecer en lo del nombre del monasterio, que al principio quiso se llamase nuestra Señora del Paso, y ahora quería se llamase san Gerónimo el Real de Madrid. Y así mando el capítulo que se llamase adelante, y la vocación fuese de san Gerónimo. El motivo que el Rey tuvo al principio para dalle este nombre se refiere en la crónica del mismo de esta manera. El duque de Bretaña envió un Embajador, que algunos dicen ser el Duque de Amenach, al Rey don Henrique, pidiéndole su amistad, y confederación. Venían con él algunos caballeros, grandes hombres de armas, valientes, y diestros justadores, que se vaya mucho en aquellos tiempos. Quiso el Rey hacerles fiestas, y que también viesen los caballeros de Bretaña, la destreza en armas de los caballeros de Castilla. Túvole tres días en el bosque del Pardo, haciéndole banquete, y juegos, liberalidades, y franquezas excesivas. El cuarto día don Beltrán de la Cueva, privado, y querido del Rey, caballero de muchas partes, y calidades hizo una justa, manteniendo un paso a la usanza antigua. El sitio, y la tela estaba entre el Pardo y Madrid, en el mismo asiento donde después el Rey edifico el monasterio. Diole tanto contento al Rey la justa, o torneo, que en memoria del caso, por haber salido del con tanta gloria su querido don Beltrán, que ya era su mayordomo mayor, que trato de edificar allí el monasterio, llamándole nuestra Señora del Paso, y llamárale mejor el paso de don Beltrán, pues se habían dado allí pocos pasos en servicio de nuestra Señora. Gustaron poco de la fiesta los grandes del Reyno, porque era demasiada la que se hacía al embajador, y los favores y privanzas de don Beltrán más de lo que ellos quisieran. El sitio del monasterio salió para los religiosos muy enfermo, por estar cerca del rio puesto en lo llano, asiento humecto, donde el Sol de la tarde hiere a repecho. Conociese por experiencia (de más de cuarenta años) que no se podía habitar en el sin notable peligro de la salud, y de la vida, y perdida de la religión, porque las continuas enfermedades traían a los religiosos descontentos: la comunidad y observancia andaba con tibieza, ni se veía allí el hervor de otras casas de aquel tiempo, y tenían harto que acudir a re­mediar sus dolencias, curar sus ages. Los pocos que venían a tomar el hábito, desmayaban, viendo la poca salud que tenían los que hallaban dentro: tornábanse al siglo, o buscaban otra casa, de suerte que se echó de ver, no podía perseverar la casa en aquel sitio. Permitió lo así nuestro Señor, porque no tuviese negocio de tanta importancia, como un monasterio de San Gerónimo, tan leve fundamento: ni los caballeros de Cristo hiciesen memoria con el nombre del sitio, de las caballerías vanas del siglo. Los religiosos prudentes que consideraron todo esto, pidieron consejo a la orden, que harían para que aquella casa no se perdiese, pues allí podía sustentarse mal. Mirando las razones tan suficientes, pidió la orden licencia a los Reyes Católicos, presentándoselas con las fuerzas que ellas tenían, para mudar de allí el convento al sitio que ahora tiene. Ellos a dieron con facilidad, entendiendo por personas dignas de fe, que el mismo Rey don Henrique tuvo propósito de hacer esta mudanza, condolido de las enfermedades continuas que vía padecer a sus religiosos. Habida la licencia de los Reyes, se trajo también la del Papa, para que se hiciese con seguridad. Concediose esta traslación en un capitulo privado, que se celebró el año de mil y quinientos y dos, siendo General fray Pedro de Béjar, ordenando que se repartiesen los religiosos de la casa del Paso de Madrid por otras de la orden, dejando en ellas seis o siete, en tanto que se labraba el claustro nuevo, aprovechando todo cuanto fue posible los materiales, porque se pareciese al primero. Dejaron en memoria una capilla pequeña, donde se pudiese decir Misa, y las ruinas y fundamentos que no dejan olvidar lo que fue. El sitio nuevo fue bien considerado, esta puesto un poco en alto, donde goza de buenos aires. Dentro tiene buena agua, y buena huerta, cielo abierto, claro, y el suelo fértil, apartado entonces en buena proporción de la villa, agora (con el asiento de tantos años de Corte) se ha extendido casi hasta sus paredes, edificando allí los cortesanos cuanto han arruinado en otras partes, con ser tanta la vecindad del monasterio con la villa, que ya casi están mezclados […] Edificaron una iglesia bien proporcionada: y de la arquitectura de aquel tiempo, la más bien entendida que ay en muchas leguas al contorno. El claustro, celdas, y todo lo demás, fue como de despojos del primer monasterio. Junta con la iglesia por la parte de Oriente, y del Norte, un aposento real bueno, aunque de pocas piezas, donde se recogen las personas Reales algunas veces a oír los divinos oficios, que se han hecho siempre en aquel convento con buen cuidado.

 

Comentario

Cuando José de Sigüenza, monje jerónimo y prior de El Escorial, publicó su monumental Historia de la Orden de San Jerónimo (entre 1595 y 1605) hacía ya más de un siglo que el monasterio de Nuestra Señora del Paso había sido desplazado de su posición primigenia. De hecho, con buena parte de sus arquitecturas se había construido un nuevo cenobio a varios kilómetros del original: San Jerónimo el Real. Se trataba esta de una práctica, la del traslado de edificios medievales completos, mucho menos infrecuente de lo que podría parecer (González Alonso et al. 2019). Sin ir más lejos, el claustro de la catedral de Segovia, diseñado por Juan Guas, hubo de ser trasladado piedra a piedra desde su antigua sede a una nueva tras la guerra de las Comunidades en 1521. En el caso del monasterio de San Jerónimo el Real resultan especialmente esclarecedoras las palabras del cronista José de Sigüenza al señalar que “en tanto que se labraba el claustro nuevo” aprovecharon “todo cuanto fue posible los materiales, porque se pareciese al primero”, o que “el claustro, celdas, y todo lo demás, fue como de despojos del primer monasterio”.

Vista exterior de la iglesia de San Jerónimo el Real de Madrid . Foto: Wikimedia Commons

Con motivo de la última ampliación del Museo del Prado sobre los restos del monasterio de San Jerónimo el Real salieron a la luz ciertas piezas arqueológicas que habrían pertenecido a su antiguo claustro, y por lo tanto también al primitivo claustro de Nuestra Señora del Paso (Cadiñanos Bardeci 2007). Estas permiten hacernos una idea del edificio original, un patio de estilo gótico que guardaba la memoria de su fundador, Enrique IV, a través de diferentes escudos colocados en sus galerías. Sin embargo ¿qué había llevado a la Orden de San Jerónimo a mover un monasterio a decenas de kilómetros desde su emplazamiento original?

Restos del antiguo claustro de Santa María del Paso en el Museo de San Isidro de Madrid. Foto: Ángel Fuentes Ortiz

Primero de todo, conviene volver la vista atrás sobre uno de los eventos que nos narra José de Sigüenza en su crónica: el cambio de nombre del monasterio. Santa María del Paso había surgido no como un cenobio consagrado a ninguna victoria importante ni a ningún acontecimiento milagroso, sino a un paso de armas. Una celebración caballeresca organizada en 1459 por el privado del rey, Bertrán de la Cueva, que acabaría prestando su nombre a una congregación monástica. El propio José de Sigüenza condena lo inapropiado del asunto al señalar con ironía que debería llamarse “mejor el paso de don Beltrán, pues se habían dado allí pocos pasos en servicio de nuestra Señora”. Esta engorrosa circunstancia acabó dando lugar en poco tiempo a un cambio de nombre por otro más adecuado, el de San Jerónimo el Real (Fuentes Ortiz 2021, 281-88).

Pero Sigüenza nos hace ver que, por otra parte, aquellos interesados en formar parte de la comunidad del monasterio “desmayaban, viendo la poca salud que tenían los que hallaban dentro, tornábanse al siglo, o buscaban otra casa”. En otras palabras, el cronista nos deja entrever que el lugar de construcción del cenobio probablemente era poco adecuado, quizá incluso insalubre. Aunque es posible que otros factores económicos o geoestratégicos también condicionasen dicho traslado, pues lo cierto es que el movimiento del monasterio fue sorprendentemente rápido: apenas habían pasado 30 años desde su fundación cuando en 1502 se daba licencia para la mudanza.

Interior de la iglesia de San Jerónimo el Real de Madrid. Foto: Wikimedia Commons

Con el tiempo, el nuevo monasterio de San Jerónimo el Real se convertiría en uno de los lugares clave de representación de los gobernantes hispánicos. En él se celebrarían importantes ceremonias, entre las que destacaba la jura del heredero de la corona, el príncipe de Asturias. También entre sus muros se construiría una hospedería, un aposento real que acabaría dando origen al célebre palacio del Buen Retiro. Sin embargo, muy pocas de las arquitecturas originales de San Jerónimo el Real han llegado hasta nuestros días. Quizá la más interesante sea la iglesia, si bien fuertemente transformada en el siglo XIX, “una iglesia bien proporcionada, y de la arquitectura de aquel tiempo, la más bien entendida que ay en muchas leguas al contorno”. Resulta fascinante comprobar cómo, aunque esta fue construida en tiempos de los Reyes Católicos, se concibió como un espacio memorial dedicado al rey Enrique IV. De esta manera sus escudos no sólo fueron colocados en la portada monumental, sino también decorando los capiteles del templo rodeados de aquellos granados que representaban la divisa del soberano (Fuentes Ortiz 2021, 289-90). Aún tras el derribo del claustro de San Jerónimo el Real, y su sustitución por otro de carácter clasicista, se mantuvieron en él bien visibles los emblemas del rey fundador. Aquel monarca que, rozando la irreverencia, había consagrado un monasterio a una celebración absolutamente profana.

 

Ediciones

Sigüenza, José de. 1600. Segunda parte de la Historia de la Orden de San Gerónimo. Madrid: Imprenta Real. Disponible en línea en Biblioteca Virtual del Patrimonio Bibliográfico.

Sigüenza, José de. 1907. Historia de la Orden de San Jerónimo. Tomo I, editado por Juan Catalina García. Madrid: Bailly Bailliere. Disponible en línea en Biblioteca Digital Hispánica.

Sigüenza, José de. 2000. Historia de la Orden de San Jerónimo. I. Valladolid: Junta de Castilla y León, Consejería de Educación y Cultura.

 

Bibliografía

Cadiñanos Bardeci. Inocencio. 2007. “Los claustros del monasterio de San Jerónimo el Real”. Archivo Español de Arte 319: 247-59. https://doi.org/10.3989/aearte.2007.v80.i319.42

Fuentes Ortiz, Ángel. 2021. Nuevos espacios de memoria en la Castilla Trastámara. Los monasterios jerónimos en la encrucijada del arte andalusí y europeo (1373-1474). Madrid: La Ergástula.

González Alonso, Alberto et al. 2019. Las piedras viajeras. De cómo llegó el Claustro de Los Jerónimos al Museo de San Isidro. Madrid: Museo de San Isidro.

Morena Bartolomé, Aurea de la. 1974. “El Monasterio de San Jerónimo el Real, de Madrid”. Anales del Instituto de Estudios Madrileños 10: 47-78.

Romero, Juan Ramón. 2000. El monasterio de San Jerónimo el Real de Madrid, 1464-1510. Madrid: Asociación Cultural Al-Mudayna.

Sepúlveda, Ricardo. 1888. El monasterio de San Jerónimo el Real de Madrid (Estudio histórico-literario). Madrid: Libreria de Fernando Fé. Disponible en línea: https://archive.org/details/elmonasteriodesa00sep (consulta: 30/03/2022).


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search