Arquitectura y urbanismo en las Ordenanzas de descubrimiento, nueva población y pacificación de las Indias (1573)

Clasificación tipológica de la fuente: texto legal.

Accesible en línea en distintos sitios web: página personal de Isamel Jiménez Jiménez (Universidad de Sevilla) e Historia del Nuevo Mundo.

Existen ediciones facsimilares como la de Muro Orejón 1967 y la publicada en 1973 por el Servicio Central de Publicaciones del Ministerio de la Vivienda.

 

[Transcripción tomada de Muro Orejón 1967]

Ordenanzas de 13 de julio de 1573 sobre nuevos descubrimientos, poblaciones y pacificaciones

El orden que se a de thener en descubrir y poblar.

Don Phelipe, etc. A los Virreyes, presidentes [de] Audiençias y gouernadores de las nuestras Yndias del mar oçeano y a todas las otras personas a quien lo yusoescripto toca y atañe y puede tocar y atañer en cualquier manera. saved que para que los descubrimientos nueuas poblaçiones y paçificaciones de las tierras y prouinçias que en las Yndias estan por descubrir poblar y paçificar se hagan con mas façilidad y como conviene al seruiçio de dios y nuestro y bien de los naturales entre otras cossas hemos mandado hazer las ordenanças siguientes

1.- Ninguna persona de qualquier estado y condiçion que sea haga por su propia autoridad nueuo descubrimiento por mar ni por tierra ni entrada nueua poblaçion ni rancheria en lo que estuuiere descubierto o se descubriere sin liçençia y prouission nuestra o de quien tuuiere nuestro poder para la dar so pena de muerte y de perdimiento de todos sus bienes para nuestra camara y mandarnos a los nuestros visoreyes audiençias y gouernadores y otras justiçias de las Yndias que no den liçencia para hazer nueuos descubrimientos sin enbiarnoslo primero a consultar y tener para ello primero liçençia nuestra pero permitimos // que en lo que estuuiere ya descubierto puedan dar liçençia para hazer las poblaçiones que conbengan guardando la orden general que en el hazerlas se manda guardar por las leyes de este libro con que de la poblaçion que se hiziere en lo descubierto luego nos enbien relaçion.

[…]

111. [tachado: ilegible el número] Hauiendose hecho el descubrimiento elegidose la prouinçia comarca y tierra que se ouiere de poblar y los sitios de los lugares adonde se han de hazer las nueuas poblaçiones y haçiendose el assiento sobre ello los que fueren a cumplir lo executen en la forma siguiente. llegando al lugar donde se ha de hazer la poblaçion el qual mandamos // que sea de los que estuuieren vacantes y que por disposiçion nuestra se pueda tomar sin prejuiçio de los yndios y naturales o con su libre consentimiento se haga la planta del lugar repartiendola por sus plazas calles y solares a cordel y regal començando desde la plaza maior y desde alli sacando las calles a las puertas y caminos prinçipales y dexando tanto compas abierto que aunque la poblaçion vaya en gran crecimiento se pueda siempre proseguir en la misma forma y hauiendo disposiçion en el sitio y lgar que se escogiere para poblar se haga la planta en la forma siguiente

111 (sic). – Habiendo hecho la eleçion del sitio adonde se ha de hazer la poblaçion que como esta dicho a de ser en lugares lebantados adonde aya sanidad fortaleza y fertilidad y copia de tierras de labor y pasto leña y madera y materiales aguas dulçes gente natural comodidad de acarretos  entrada y salida que este descubierto al viento norte // siendo en costa téngase consideraçion al puerto que no tenga al mar al mediodia ni al poniente si fuere posible no tengan cerca de si lagunas ni pantanos en que se crien animales venenosos y corrupción de aires y aguas

112.- La plaça maior de donde se a de començar la poblaçion siendo en costa de mar se deue hazer al desembarcadero del puerto y siendo en [tachado: costa de mar] lugar mediterraneo en medio de la poblaçion la plaça sea en quadro prolongada que por lo menos tenga de largo vna vez y media de su ancho porque de esta manera es mejor para las fiestas de a caballo y qualesquiera otras que se ayan de hazer

113.- La grandeça de la plaça sea proporcionada a la cantidad de los vezinos teniendo consideraçion que en las poblaçiones de yndios como son nueuas se va con intento de que han de ir en aumento y asns se hara de elegir de la plaça teniendo respecto con que la poblaçion puede creçer no sea menor que de doscientos pies en ancho y trescientos de largo ni maior de ochoçientos pies de largo y quinientos y treinta y dos // de ancho de mediana y de buena proporçion es de seisçientos pies de largo y cuatroçientos de ancho

114.- De la plaça salgan cuatro calles prinçipales vna por medio de cada costado de la plaça y dos calles por cada esquina de la plaça las cuatro esquinas de la plaça miren a los quatro vientos prinçipales por que desta manera saliendo las calles de la plaça no estaran expuestas a los cuatro vientos prinçipales que seria de mucho ynconveniente

115.- Toda la plaça a la redonda y las cuatro calles prinçipales que de estas salen tengan portales por que son de mucha comodidad para los tratantes que aqui suelen concurrir. las ocho calles que salen de la plaça por las cuatro esquinas lleguen libres a la plaça sin encontrarse con los portales construyendolos de manera que hagan azera derecha con la calle y plaça.

116.- Las calles en lugares frios sean anchas y en los calientes sean angostas pero para defensa adonde ay cauallos son mejores anchas

117.- Las calles se prosigan desde la plaça mayor de manera que aunque la poblaçion venga en mucho creçimiento no venga a dar en algun ynconveniente que sea causa de afear lo que se huuiere heedificado y perjudique su defensa y comodidad

118.- A trechos de la poblaçion se vayan formando plaças menores en buena proporçion en donde se han de hedificar los templos de la yglesia maior parroquias y monasterios de manera que todo se reparta en buena proporçión por la dotrina.

119.- Para el templo de la iglesia maior, parroquia o monasterio se señalen solares los primeros después de las plaças y calles y sean en ysla entera de manera que ningun otro edificio se les arrime sino el perteneçiente a su comodidad y ornato

120.- Para el templo de la iglesia maior siendo la poblaçion en costa se edifique en parte que en saliendo de la mar se vea y su fábrica que en parte sea como defensa del mismo puerto

121.- Señalese luego sytio y solar para la cassa real cassa de concejo y cauildo y aduana y ataraçana junto al mesmo templo y puerto de manera que en tiempo de neçessidad se puedan favoresçer las vnas a los otras el hospital para pobres y enfermos de enfermedad que no sea contagiossa se ponga junto al templo y por claustro del. para los enfermos de enfermedad contagiossa se ponga hospital en parte que ningun viento dañoso passando por el vaya a herir en la demas poblaçion, y si se edificare en lugar lebantado sera mejor.

122.- El sitio y solares para carniçerias pescaderias tenerias y otras offiçinas que se caussan inmundiçias se den en parte que con façilidad se puedan conseruar sin ellas

123.- Las poblaçiones que se hizieren fuera del puerto de mar en lugares mediterraneos si pudiesen ser en ribera de rio navegable sean de mucha comodidad y procurese que la ribera quede a la parte del çierço y que al este del rio y mar baxe de la poblaçion se pongan // todos los offiçios que caussan ynmundiçias

124.- El templo en lugares mediterraneos no se ponga en la plaça sino distante de ella y en parte que este separado de ediffiçio que a el se llegue que no sea tocante a el y que de todas parte sea visto porque se pueda ornar mejor y tenga mas autoridad a se de procurar que sea algo lebantado del suelo de manera que se aya de entrar en el por gradas y çerca del entre la plaça mayor y se edifiquen las cassas reales del conçejo y cauildo y aduana no de manera que den embaraço al templo sino que lo autoriçen. el hospital de los pobres que no fueren de enfermedad contagiossa se edifique par del templo y por claustro del y el de enfermedad contagiossa se aparte del çierço con comodidad suya de manera que goce del mediodia

125.- La mesma planta se guarde en qualquier lugar mediterraneo en que no aya ribera con que se mire mucho que aya las demas comodidades que se requieren

126.- En la plaça no se den solares para particulares dense para fabrica de la yglesia y cassas reales y propios de la çiudad y ediffiquense tiendas // y cassas para tratantes y sea lo primero que se edifique para lo cual contribuyan todos los pobladores y se imponga algun moderado derecho sobre las mercançias para que se edifiquen.

127.- Los demás solares se repartan por suerte a los pobladores continuandolos a los que corresponden a la plaça maior y los que restaren queden para nos para hazer merçed dellos a los que despues fueren a poblar o lo que la nuestra merçed fuere y para que se açierte mejor llevesse siempre hecha la planta de la poblaçion que se uuiere de hazer

128.- Hauiendo hecho la planta de la población y repartimiento de solares cada vno de los pobladores en el suyo assienten su toldo si lo tuuiere para lo cual los capitanes les persuadan que los lleben y los que no los tuuieren hagan su techo de materiales que con façilidad puedan hauer adonde se puedan recoger y todos con la maior presteça que pudieren hagan alguna paliçada o trinchera en çerco de la plaça de manera que no pueden resçebir daño de los indios y naturales

129.- Señalese a la poblaçion exido en tan competente cantidad que avnque la poblaçion vaya en // mucho creçimiento siempre quede bastante espaçio adonde la gente se pueda salir a recrear y sacar los ganados sin que hagan daño

 

Comentario

Las Ordenanzas de descubrimiento, nueva población y pacificación de las Indias son un conjunto de leyes promulgadas por Felipe II en Valsaín, Segovia, el 13 de julio de 1573 y publicadas de manera íntegra el 3 de mayo de 1576 en San Lorenzo de El Escorial, actualmente conservadas en el Archivo General de Indias. El objetivo de las mismas era, tal y como reza el título, regular tanto las nuevas poblaciones ya existentes en América bajo dominio español como los futuros asentamientos. Se componen de 148 capítulos; los primeros 31 están consagrados a los descubrimientos, mientras que aquellos del 32 al 137 están dedicados a las nuevas poblaciones –fundación, localización, administración, urbanismo, etc.– y los comprendidos entre el 138 y el 148 a regular las pacificaciones. Este documento de tipo legislativo buscaba solventar los problemas que planteaba la colonización, ante la ineficacia de la legislación previa (Del Vas Mingo 1985, 84). Además, como refleja el primer punto, se pretendía reforzar el control de la Corona y evitar que se realizasen asentamientos sin autorización previa.

Dado su carácter global, se trata de un texto que resulta de interés a diferentes niveles: histórico, político, legislativo… y, también, artístico. Los puntos a los que aquí aludimos, del 111 al 129, resultan fundamentales de cara al conocimiento del urbanismo en la América colonial. Si bien es cierto que tales leyes se promulgaron cuando muchas de las ciudades de ambos virreinatos ya estaban establecidas (López Guzmán y Espinosa Spínola 2003, 14), las Ordenanzas plasman de manera escrita buena parte de las ideas que, de manera práctica, reflejan tales villas.

Dentro del contexto de la América colonial, la ciudad se reveló como uno de los elementos esenciales para la consolidación de la conquista y constituyó un importante foco de irradiación de cultura y religiosidad. En este sentido, tuvo lugar un evidente esfuerzo de cara a alcanzar una cierta uniformidad que permitiese un mayor control de los asentamientos. Así, tanto las Ordenanzas como buena parte de las ciudades americanas evidencian cómo el trazado había de hacerse de manera regular, concretamente, “a cordel y regla”, es decir, siguiendo un esquema de retícula ortogonal, conocido desde la Antigüedad en el Viejo Mundo y tampoco ajeno a algunas culturas precolombinas.

Luis Díez Navarro y Albuquerque, Mapa del proyecto para la nueva ciudad de Guatemala de la Asunción (1776). Archivo General de Indias, MP-GUATEMALA, 220. Foto: PARES

Dentro de tal trazado adquiriría un particular protagonismo la plaza mayor, como el elemento vertebrador de la trama urbana, de la cual partirían las cuatro calles principales de la ciudad y en la que se situarían los edificios de mayor relevancia política, religiosa y administrativa. Las Ordenanzas especifican el emplazamiento y las dimensiones más adecuados de esta plaza, que había de estar situada cerca del mar en lugares costeros y en el centro en ciudades de interior, orientada de manera que se evitase el viento excesivo en las calles y de un tamaño proporcional al número de habitantes. También se preveía la ubicación, tanto en la propia plaza como en las cuatro calles principales, de soportales, habituales en ámbito europeo.

Plano de la Plaza Mayor de México, edificios y calles adyacentes y la Acequia Real (ca. 1562). Archivo General de Indias, MP-MEXICO, 3. Foto: PARES

Al margen de la relevancia de la plaza mayor, las Ordenanzas recogen también la existencia de otras plazas menores que albergarían, por ejemplo, parroquias o monasterios, esenciales dado el protagonismo de diferentes órdenes religiosas en el contexto de la colonización. Asimismo, se mencionan otros edificios como el palacio virreinal, el cabildo, la aduana, las carnicerías o los hospitales –entre otros–, cuyo emplazamiento debía de atender al mantenimiento de buenas condiciones de higiene y salubridad. En esta misma línea, se abordan aspectos como la amplitud de las calles, de acuerdo con el clima y de cara a garantizar la seguridad en las mismas; cuestión, esta última, esencial también en relación a los solares otorgados a los pobladores. Dentro de los edificios principales de la ciudad destaca, lógicamente, la catedral, que había de estar situada en la plaza mayor, a excepción de las ciudades costeras, en las cuales se localizaría fuera de ella y de manera que fuese visible desde el litoral.

Cabe señalar además cómo, atendiendo a una previsible expansión de las ciudades, era preceptivo que en torno a ellas se dejase “el espacio suficiente” de manera que, si esta se produjese, “su forma continuase siendo uniforme”, pero también para favorecer actividades recreativas y ganaderas.

Si bien la aplicación de los preceptos aquí mencionados fue desigual e incompleta, su relevancia es indiscutible, al constituir el marco legal del proceso urbanizador que se dio entre los siglos XVI y XVIII y reflejar, en cierto modo, la expresión del ideal urbano europeo de la Edad Moderna (Izquierdo Álvarez 1993, 92).

Planta de la ciudad de los Ángeles de Nueva España: 1698. Archivo General de Indias, MP-MEXICO, 529. Foto: PARES

 

Ediciones

Muro Orejón, Antonio. 1967. Ordenanzas de descubrimientos, nuevas poblaciones y pacificaciones. Bosque de Segovia a 13 de julio de 1573. Sevilla: Escuela de Estudios hispano-americanos de Sevilla – Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Ordenanzas de descubrimiento, nueva población y pacificación de las Indias, dadas por Felipe II en 1573…según el original que se conserva en el Archivo General de Indias de Sevilla. Madrid: Ministerio de la Vivienda, Servicio Central de Publicaciones.

 

Bibliografía

Aguilera Rojas, Javier. 1977. “Teoría urbanística en la colonización española de América. Las ordenanzas de nueva población”. Ciudad y territorio: Revista de ciencia urbana 1: 9-24. Disponible en línea: https://recyt.fecyt.es/index.php/CyTET/article/view/81120 (consulta: 12/04/2022).

Benevolo, Leonardo. 1968. “Las nuevas ciudades fundadas en el siglo XVI en América Latina. Una experiencia decisiva para la Historia de la Cultura arquitectónica del cinquecento”. Boletín del Centro de Investigaciones Históricas y Estéticas 9: 119-135.

Del Vas Mingo, Marta Milagros. 1985. “Las Ordenanzas de 1573, sus antecedentes y consecuencias”. Quinto centenario 8: 83-102. Disponible en línea: https://revistas.ucm.es/index.php/QUCE/article/view/QUCE8585120083A (consulta: 12/04/2022)

Fullaondo, Juan Daniel. 1973. Introducción al urbanismo colonial hispanoamericano. Madrid: Alfaguara.

Izquierdo Álvarez, Sara. 1993. “Felipe II y el urbanismo moderno”. Anales de Geografía de la Universidad Complutense 13: 81-107. Disponible en línea: https://revistas.ucm.es/index.php/AGUC/article/view/AGUC9393110081A (consulta: 12/04/2022)

López Guzmán, Rafael y Espinosa Spínola, Gloria (coords.). 2003. Historia del Arte en Iberoamérica y Filipinas. Materiales didácticos II: arquitectura y urbanismo. Granada: Universidad de Granada.

Manzano Manzano, Juan. 1991 [1956]. Historia de las recopilaciones de Indias. Madrid: Ediciones de Cultura Hispánica: I, 256-61.

Morales Folguera, José Miguel. 1999. “Las ordenanzas de Felipe II de 1573 y el urbanismo hispanoamericano”. En El arte en las Cortes de Carlos V y Felipe II, 283-94. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas.


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search