Una Anunciación de Tiziano para la emperatriz Isabel de Portugal descrita por Pietro Aretino (1542)

Clasificación tipológica de la fuente: epístola literaria y écfrasis.

Existen varias ediciones en línea de las Lettere de Pietro Aretino. La transcripción está realizada de Aretino, Pietro. 1542. Del primo libro delle lettere di M. Pietro Aretino. Editione seconda con giunta di lettere XXXXIIII scrittegli da I primi spirti del mondo, 327. Venecia: Francesco Marcolini. Disponible en línea en Google Libros. La traducción del italiano al castellano es del autor de esta entrada.

 

A. M. TIZIANO

Ha sido sabia vuestra decisión, querido compadre, de haberos decidido a mandar la imagen de la reina del Cielo a la emperatriz de la tierra. No podía la altura del juicio, del cual traéis las maravillas de la pintura, colocar más alto la tabla en la que habéis pintado tal Anunciación. Aquel se deslumbra con la luz resplandeciente que sale de los rayos del Paraíso, de donde vienen los ángeles suavemente colocados en diferentes posturas sobre las nubes cándidas, vivas y esplendorosas. El Espíritu Santo rodeado de los destellos de su gloria hace sonar el batir de las plumas, tan parecidos a la Paloma de la que ha tomado la forma. El arco celeste que atraviesa el aire del paisaje descubierto desde el albor de la Aurora es más verdadero que aquel que se muestra tras la lluvia de la tarde. Pero ¿qué diré yo de Gabriel semidivino? Él, llenando cada cosa de luz, y brillando en la habitación con nueva luz, se inclina tan dulcemente con el gesto de la reverencia, que se hace difícil creer que en tal acto se presentase ante María. Él tiene la Majestad celeste en el rostro y sus mejillas tiemblan en la ternura compuesta de la leche y la sangre que tan naturalmente forma la unión de vuestro uso del color. Tal cabeza está girada por la modestia, mientras la gravedad le baja suavemente los ojos, los cabellos reunidos en anillos parpadeantes hacen creer más bien que caen según su orden. El vestido sutil de paño amarillo, sin estorbar la simplicidad de su envoltura, oculta toda la desnudez sin esconder ninguna parte y parece que la zona que lo ciñe juegue con el viento. No se han visto aún alas que igualen sus plumas en variedad y blandura. El lirio de su mano izquierda perfuma y resplandece con un brillo inusitado. En resumen, parece que la boca que conformó el saludo, que fue salud, exprese en notas angelicales A V E. No hablo sobre la Virgen, primero adorada y luego consolada por el mensajero de Dios, porque la habéis pintado de un modo y con tanta maravilla, que otras luces deslumbráis en el refulgir de sus destellos llenos de paz y piedad […]

 

Comentario

El 9 de noviembre de 1537, Pietro Aretino (1492-1556) escribió esta carta destinada al pintor Tiziano Vecellio (1503-1539) que unos años más tarde publicaría en una edición de su correspondencia. Ambos compartían una amistad que se había extendido a una empresa común para la promoción de la pintura y la literatura producidas por ambos. Entre sus métodos para obtener el favor de los gobernantes, el regalo de pinturas y su écfrasis ocupaban un lugar privilegiado. En esta actividad fueron muy hábiles y las cortes europeas fueron conscientes de la potencialidad de pincel y pluma para crear una eficaz propaganda política. Entre sus clientes destacaron los miembros de la dinastía Habsburgo, quienes encargaron numerosas obras a Tiziano al mismo tiempo que subvencionaron los escritos de Aretino, para evitar que el escritor les infamase en sus textos que tan rápidamente recorrían el continente.

En el caso que nos ocupa, Tiziano decidió regalar esta Anunciación a la emperatriz Isabel de Portugal, un cuadro que, en un principio, estaba destinado al convento de Santa María de los Ángeles de Murano. No obstante, dado que las monjas no aceptaron los quinientos escudos solicitados por Tiziano, el artista decidió reutilizar la obra para regalarla a la emperatriz, en una hábil operación que finalmente le reportaría una recompensa de dos mil escudos, una vacante en la iglesia para su hijo y el reconocimiento en la corte imperial (Checa Cremades 2013, 216). Sin embargo, el carácter itinerante de una corte que estaba definiendo por entonces sus Reales Sitios en España y la muerte de la emperatriz en Toledo en 1539 provocaron que la pintura –tras acompañar a Carlos V en sus viajes (Mancini 2010, 324)– quedase almacenada en el Castillo de Simancas hasta que, en 1580, Felipe II decidió colocarla presidiendo el retablo de la capilla del Palacio de Aranjuez, donde se conservó hasta el siglo XVIII (Martínez Leiva, 99; García-Frías Checa 2004, 75).

La descripción textual complementa la estampa que realizó Jacopo Caraglio en el taller de Tiziano antes de ser enviada a España, donde ya se incluyen las columnas de Hércules sostenidas por los ángeles, con el lema Plus Ultra, mediante las cuales el pintor adaptó la composición a su nueva destinataria. El objetivo final de la carta de Aretino era destacar la capacidad de invención de Tiziano, marcando la patente del pintor sobre la imagen que tanto éxito tendría posteriormente, tal y como se muestra en el ángulo inferior derecho de la estampa donde puede leerse TITIANI FIGURARUM AD CAESAREM EXEMPLA. De hecho, esta estampa fue el modelo de numerosas réplicas y variantes de artistas italianos a lo largo de todo el siglo XVI (Frascarolo y Pellegrini 2013).

Jacopo Caraglio, La Anunciación, 1537, Estampa a buril, 448 x 342 mm. Madrid, BNE, INVENT/41043. Foto: Biblioteca Nacional de España

El texto de Aretino es un documento muy valioso, pues la obra original no ha llegado a nuestros días. Entre otras cuestiones, el autor nos informa del color amarillo de las vestiduras del ángel que, por razones obvias, no es visible en la estampa de Caraglio, así como del amanecer que se abría tras las figuras, tapado por los intentos del grabador de reflejar la deslumbrante luz divina. Pero más significativo es que Aretino realzó la importancia del cuadro, en primer lugar, por la ilustre destinataria de la pintura, no por su calidad pictórica, comparando el título de la emperatriz con la Virgen María “reina del cielo”. Esta velada asimilación de la maternidad de la reina con la Virgen María tendrá un recorrido más desarrollado posteriormente en la Monarquía Hispánica, por ejemplo, en la pintura de Pantoja de la Cruz que retrata a la reina Margarita de Austria como la Virgen María anunciada y a su hija Ana Mauricia como el arcángel Gabriel (De Carlos Varona 2018, 119 y 214).

Juan Pantoja de la Cruz, La Anunciación, ca. 1604, óleo sobre lienzo, 152 x 105 cm. Viena, Kunsthistorisches Museum, Gemäldegalerie, 2516. Foto: Kunsthistorisches Museum Wien

Por otro lado, Aretino destacó la luz resplandeciente y vibrante del original de Tiziano, en una exaltación de la pintura colorista que caracteriza al artista, tanto que los rayos de luz deslumbraban hasta al arcángel Gabriel. Con esta idea, Aretino potenció la capacidad efectista de la pintura de Tiziano para representar lo intangible: el rompimiento de Gloria, el espíritu del ángel que toma forma corpórea –pero que él mismo no es sino luz– y hasta el sonido del batir de las alas de la paloma donde se encarna el Espíritu Santo. Así, Aretino publicitó la eficacia de Tiziano en hacer visible unos misterios divinos tan complejos como la Anunciación y la posterior Encarnación de Cristo tras la visita del arcángel Gabriel.

Como vemos, Aretino redundó en uno de los tópicos manejados para la pintura de Tiziano: su capacidad de representar en pintura una realidad que parecía viva. Así, la licencia poética le permitió afirmar que el lirio perfumaba la estancia, que las plumas del arcángel eran blandas, que el vestido adherido al cuerpo del ser semidivino marcaba sus formas al tiempo que oculta su desnudez y que una corriente de aire animaba parte de sus sutiles vestiduras introduciendo un movimiento fingido de los paños. Todo ello lo conseguía Tiziano, según Aretino, gracias a su destreza en el uso del color, mezcla habilidosa que en las mejillas del ángel parecía estar hecha de leche y sangre. Junto a la capacidad de invención de escenas, Tiziano podía representar la naturaleza a través del colorido, de forma natural, como si no le supusiese un esfuerzo. Un tópico del siglo XVI que, como el Ut Pictura Poiesis que estaba ejercitando Aretino con su écfrasis, vinculó la obra de Tiziano con el mito de la Antigüedad y elevó la consideración de su pintura a producto digno de una emperatriz.

 

Bibliografía

Checa Cremades, Fernando. 2013. Tiziano y las cortes del Renacimiento. Madrid: Marcial Pons.

De Carlos Varona, María Cruz. 2018. Nacer en palacio. El ritual del nacimiento en la corte de los Austrias. Madrid: Centro de Estudios Europa Hispánica.

Frascarolo, Valentina y Emanuele Pellegrini. 2013. “L’ombra di Tiziano: l’Annuciazione che visse più volte”, Studiolo 10: 93-108.

García-Frías Checa, Carmen. 2004. “Una obra perdida de Tiziano. La Anunciación de la antigua capilla de Aranjuez”, Reales Sitios 159: 74-77.

Mancini, M. 2009. Ut pictura poesis: Tiziano y su recepción en España. Tesis doctoral, Universidad Complutense de Madrid. Disponible en línea: https://eprints.ucm.es/id/eprint/10440/

Martínez Leiva, Gloria. 2004. “La Capilla y la escalera doble del Palacio Real de Aranjuez en el siglo XVI. Dos cronologías para su estudio”. En La Capilla de Felipe II en el Palacio Real de Aranjuez, 87-104. Madrid: Patrimonio Nacional.


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search