Noticia general para la estimación de las artes, de Gaspar Gutiérrez de los Ríos (1600)

Clasificación tipológica de la fuente: tratado.

Texto publicado en Gutiérrez de los Ríos 1600, Libro Segundo, Capítulo X, fols. 96-99. Disponible en línea en Biblioteca Digital Hispánica.

Frontispicio de Gaspar Gutiérrez de los Ríos. Noticia general para la estimación de las artes. Madrid: Por Pedro Madrigal, 1600.

 

Como se entiende que no ay mas de siete artes liberales, conforme al sentido ordinario. Reprueuase lo que sobre esto se acostumbra a decir

Ahora entendidos ya estos dos modos con que se conocen las artes ser liberales, parece que ambos a dos se nos desbaratan juntamente, y que auemos trabajado en vano por lo que ordinariamente se dize, que las artes liberales son siete. Tres que se ocupan en las palabras, y quatro en las cantidades. Es a saber la Gramatica que enseña a hablar y escriuir puramente: cuyas partes son Ortografia, Ethimologia, sintaxis y prosodia. La Dialectica, que enseña de la manera que se ha de enseñar y apre[n]der, disputar, y arguyr: cuyas partes son la inuencion y el juyzio. La Retorica, que es vn arte que enseña à decir con elegancia para persuadir, e inclinar a lo que se dize: cuyas partes son la inuenion, disposicion, elocucion, memoria, y pronunciacion. De las cantidades, la Arithmetica, que considera la cantidad discreta, es a saber el numero absolutamente, cuyo principio es la vnidad, y el fin ninguno: La qual se diuide en numero ygual y desigual, simple y compuesto, y en otras muchas especies. La Musica, que nos considera los numeros acomodados al sonido, la qual se diuide en harmonica, rithmica y metrica, es a saber: la harmonica que pertenece a los cantores: la organica a los menestriles y organistas: la Rithmica a los músicos de los instrumentos de cuerdas, & c. La Geometria, que es vn arte que se ocupa en considerar la cantidad co[n]tinua, cuyas partes son tres, linea, superficie, y cuerpo. La Astronomia que se ocupa en considerar la grandeza y ca[n]tidad de los cuerpos celestiales, y figuras de las estrellas, y de la manera que se han las vnas con las otras para consigo y para co[n] la tierra. Estas son las siete artes que llaman liberales. Conforme a lo qual teniendo numero de siete, parece que no se pueden decir artes liberales, la historia, la Poesia, la perspectiua, la architectura, y artes del dibuxo, ni la Filosofia, ni las demas artes que son habitos del entendimiento, y dignas de gloria y fama. Con temor desta dificultad, que al parecer aprieta mucho, se suele responder ordinariamente, que aunque se dize que no ay mas de siete artes liberales, que esto se entiende de las subalternantes, y cabeças: pero no de las subalternadas y dependientes dellas, porque estas son muchas mas. Y assi responden, que la Poesia, e historia son liberales, por ser como son partes de la Gramatica, afinadas con la Retorica, Dialectica, y Filosofia, y las demas artes liberales: Y que la perspectiua, architectura, pintura, escultura, y artes del dibuxo son liberales, por ser particularmente dependientes de la Geometria, y Arithmetica, En quanto a la Filosofia responden que se deuieron de oluidar de ponerla en el numero destas siete por vna de dos razones: o porque a su parecer, como lo es ahora al de casi todos. Primum quarenda pecunia est, post quaestio fiet de moribus, es a saber, de dineros se ha de hablar primero, y después de las costumbres; ò porque en el numero destas siete, assi como no metieron a las ciencias y artes supremas, no quisieron meter a la Filosofia, por ser como es también ciencia y arte mas principal que todas ellas. […].

 

Comentario

La defensa de la nobleza, liberalidad e ingenuidad de las “artes del dibuxo” (disegno), esto es, de la pintura, la escultura o la arquitectura, fue uno de los debates que más ríos de tinta hizo correr en la teoría artística desde el Renacimiento. Tales ideas germinaron en la Italia del Quattrocento y, paulatinamente, las reivindicaciones de artistas y humanistas que reclamaban la pertenencia de las artes plásticas a la categoría más elevada de saberes liberales o intelectuales –en lugar de formar parte de las denominadas artes mecánicas o serviles– fueron generando un importante corpus teórico de la mano de autores como Leon Battista Alberti, Benedetto Varchi o Giorgio Vasari (Barocchi 1971; Schlosser 1976).

Estas reivindicaciones fueron el origen de un cambio, lento pero inexorable, desde un sistema gremial hacia el moderno sistema de las Bellas Artes que culminaría ya entrado el siglo XVIII (Shiner 2004). A partir del primer Renacimiento estas ideas en torno a la liberalidad de las artes plásticas se fueron extendiendo desde Italia hacia otras geografías; si bien su asimilación distó de ser inmediata. En el contexto español, la llegada de artistas italianos de la mano de Felipe II para trabajar en el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial durante las últimas décadas del siglo XVI fue señalada como una de las vías por las que los artistas peninsulares comenzaron a anhelar un reconocimiento social análogo al de sus colegas cisalpinos; un reconocimiento que implicaba que sus profesiones dejaran de ser consideradas oficios manuales y mecánicos, para alcanzar la categoría de Arte (Gállego 1995). Ese prestigio al que aspiraban los artistas españoles –y con particular ahínco los pintores– se veía lastrado por el pago de impuestos –la alcabala– que gravaba la actividad de oficiales como silleros, pellejeros, freneros y…pintores; pero también por ciertas obligaciones y restricciones asociadas a los gremios y cofradías que regulaban sus actividades profesionales y que les asimilaban a las meras artesanías (Gállego 1995).

Es en este contexto de creciente conciencia por parte de los artistas hispanos de alcanzar un mayor reconocimiento social durante el Siglo de Oro y, en particular desde la corte madrileña pero no solo, en el que van a proliferar numerosos escritos en defensa de la liberalidad de las artes (Gállego 1995; Calvo Serraller 1981; Sánchez Jiménez 2018). Pero en esta batalla por el reconocimiento social no solo participaron artistas, sino también poetas como Lope de Vega (Portús Pérez 1999) o juristas como Gaspar Gutiérrez de los Ríos, autor de la Noticia general para la estimación de las artes, de la que aquí se analiza un fragmento (Cervelló Grande 2006).

El libro de Gaspar Gutiérrez de los Ríos (Salamanca, ca. 1566 – Madrid, 1606) se publicó en 1600 en Madrid y estaba dedicado al, por aquel entonces, todopoderoso valido de Felipe III: el duque de Lerma (Gutiérrez de los Ríos 1600, s. fol.). De su autor, sabemos por sus propias declaraciones que fue “profesor de ambos Derechos y Letras humanas, natural de la ciudad de Salamanca” (Gutiérrez de los Ríos 1600, s. fol.; Cervelló Grande). Era hijo de Pedro Gutiérrez, un bordador de tapices, nombrado por Felipe II “maestro tapicero de reposteros” en 1582. Cinco años más tarde, Gaspar se trasladó a Madrid junto a su padre y, estando en la recién estrenada capital de los reinos de la monarquía española, se interesó por la situación legal de su progenitor y de los demás artistas, considerados por aquel entonces meros artesanos o trabajadores “mecánicos” y, por tanto, alejados de la privilegiada situación de quienes cultivaban las más elevadas “artes liberales”. En el marco de estos intereses, Gaspar Gutiérrez de los Ríos redactó el Memorial sobre la industria y el artificio (ca. 1590) que llegaría a manos del rey y que obtuvo como respuesta una cantidad de dinero para mejorar la fábrica de tapices (Cervelló Grande).

Pero, sin duda, la obra más importante y ambiciosa de Gaspar Gutiérrez de los Ríos fue la Noticia general para la estimación de las artes (1600) que aquí es objeto de análisis. Su importancia radica en ser el texto más antiguo de carácter teórico escrito en castellano en el que se define un sistema para separar las “artes mecánicas” de las “artes liberales”; defendiendo la inclusión de la pintura, la escultura, la arquitectura o la tapicería en esta última categoría. El volumen se divide en cuatro libros: en el primero, el jurista establece el origen, las definiciones y divisiones de las artes. En el segundo, determina las diferencias entre las artes liberales y las mecánicas. En el tercer volumen, efectúa una defensa y argumenta por qué “las artes del dibuxo” son liberales y no mecánicas. Por último, refiere “algunas razones en que se fundaron los antiguos para llamar a la Agricultura arte liberal”.

El fragmento reproducido unas líneas más arriba forma parte del segundo libro del tratado. Para comprender las premisas sobre las que se asientan tales ideas es necesario señalar brevemente las definiciones que el jurista proporciona previamente en el primer libro de su obra. En él, recoge una definición de “Arte” de raigambre aristotélica según la cual esta es “un habito del entendimiento, que hace con cierta y verdadera razón, en aquellas cosas, que pueden ser de otra manera” (Gutiérrez de los Ríos 1600, fol. 10). El desarrollo doctrinal que efectuará a continuación Gutiérrez de los Ríos es continuista con esta filiación aristotélico-tomista (Calvo Serraller 1981, 62). Así, las artes liberales ejercitaban el entendimiento –“parte libre y superior del hombre”–, se basaban en reglas y preceptos, eran cultivadas por hombres libres estando vedadas a los esclavos y constituían un medio por el que se adquiría “verdadera honra y fama”. Por su parte, las artes mecánicas se ejercitaban con el cuerpo, por lo que no eran dignas de hombres libres sino de siervos y esclavos y, a cambio de ese trabajo manual, se obtenía dinero.

Giovanni dal Ponte, Las Siete Artes Liberales, ca. 1435, temple sobre tabla, 56 x 155 cm, Madrid, Museo Nacional del Prado (P002844)

Andrea da Firenze, El Triunfo de Santo Tomás de Aquino, ca. 1365-1367, fresco, Capilla de los Españoles de Santa María Novella de Florencia. Detalle de las representaciones alegóricas de las Siete Artes Liberales acompañadas por un ilustre cultivador de cada una de ellas (de izquierda a derecha): la Aritmética y Pitágoras, la Geometría y Euclides, la Astronomía y Claudio Ptolomeo, la Música y Tubalcaín, la Lógica y Aristóteles, la Retórica y Cicerón y la Gramática y Prisciano

El sistema de las “artes liberales” y “vulgares o mecánicas” se había fraguado en el mundo antiguo. Durante la Edad Media, a pesar de los intentos de dignificación de las artes “mecánicas” promovidos por Hugo de San Víctor, la separación entre el carácter intelectual de las unas y manual y mecánico de las otras (entre ellas la pintura o la escultura), quedó fuertemente asentado de la mano de figuras tan relevantes en la historia del pensamiento como Santo Tomás de Aquino (Whitney, 1990, 91). Fue además durante el medioevo cuando, en la categoría conformada por las siete artes liberales, se añadió una subdivisión, a la que hace referencia Gutiérrez de los Ríos en su texto y que, por tanto, permaneció en vigor hasta la Edad Moderna. De las siete artes liberales, tres de ellas conformaban el Trivium que “se ocupa de las palabras”: la gramática, la retórica y la dialéctica. Las otras cuatro artes liberales constituían el Quadrivium y su común denominador era que se ocupaban de las cantidades, a saber: la aritmética, la música, la geometría y la astronomía. Como se ha adelantado, esta clasificación de los saberes tuvo larga fortuna y encontramos elocuentes ejemplos visuales de ello en el contexto hispano en programas iconográficos tan importantes como los frescos de la sala principal de la librería de El Escorial. En este espacio, la bóveda de la sala de planta rectangular, pintada por Pellegrino Tibaldi y Bartolomé Carducho a finales de la década de 1580, presenta las alegorías de las siete artes liberales. En uno de los testeros de la estancia, presidiendo la sala, se situó la imagen de la Filosofía y en el extremo opuesto –tras recorrer las siete artes liberales representabas en la bóveda– se alcanzaba el más elevado de los conocimientos, esto es, la Teología.

Bóveda de la Sala Principal de la biblioteca del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. En cada tramo de la bóveda se representa la alegoría de una de las Siete Artes Liberales en forma de matronas

En este sentido, el “problema” en la España de comienzos del siglo XVII residía en justificar la inclusión de disciplinas como la pintura, la escultura y la arquitectura en esa tan fuertemente asentada categoría de las siete artes liberales; cuestión que aborda Gutiérrez de los Ríos en este pasaje. ¿Cómo va a argumentar el jurista salmantino la inclusión de las “artes del dibuxo” entre las facultades del intelecto? El tratadista mantiene la existencia de las siete artes liberales pero señala asimismo la coexistencia de toda una serie de disciplinas “subalternas” y dependientes de ellas que comparten ese carácter intelectual y son “dignas de gloria y fama”. Entre tales categorías subalternas señala la consideración en tanto que saberes de carácter intelectual de la perspectiva, la arquitectura, la pintura, la escultura y las artes del dibujo, argumentando su fundamento geométrico y aritmético. La base matemática de las artes plásticas fue una de las razones que alegaron desde tiempo atrás los teóricos italianos que promovían su pertenencia a las artes liberales. En el ámbito español, con anterioridad a la publicación del tratado de Gutiérrez de los Ríos, tales ideas estuvieron presentes en determinados círculos de la corte de Felipe II. Baste recordar que entre los profesionales a los que se dirigían las enseñanzas que se impartían en la Academia Real Matemática de Juan de Herrera se contaban los geómetras, astrónomos, músicos pero también arquitectos, ingenieros, “perspectivos”, pintores y escultores.

En el tercer libro de su tratado, Gutiérrez de los Ríos profundizará y aportará ulteriores argumentos en defensa de la liberalidad de la “pintura, escultura y demás artes del dibujo” insistiendo en el componente mental, en la idea, que resulta en ellas superior al trabajo corporal. En su razonamiento y, como mecanismo de legitimación, el jurista refiere a artistas tanto antiguos como modernos que alcanzaron una elevada honra y fama –propia de los sabios liberales –gracias a las mercedes recibidas de príncipes y reyes. Entre estos, cita a Miguel Ángel, Baccio Bandinelli, Rafael, Tiziano o Alberto Durero; una relación de nombres que coincide con las referencias proporcionadas por Cristóbal Villalón en su Ingeniosa comparación entre lo antiguo y lo presente (1539); un texto que debió conocer Gutiérrez de los Ríos (Gállego 1995, 67).

Así, de todo lo expuesto en torno a la defensa de la liberalidad y nobleza de la pintura, la escultura o la arquitectura, se desprende que estas reivindicaciones resultan fundamentales para comprender los cambios que se produjeron durante la Edad Moderna, no solo en el sistema de las artes sino también en la consideración y ascenso social de los artistas. En ese contexto, no parece extraña la proliferación de autorretratos en los que los “nuevos Apeles” eluden el carácter manual de tales disciplinas y enfatizan el aspecto noble e intelectual de las referidas profesiones artísticas.

De izquierda a derecha: Tiziano, Autorretrato, ca. 1562, óleo sobre lienzo, 86 x 65 cm, Madrid, Museo Nacional del Prado (P000407); Vicente Carducho, Autorretrato, ca. 1633-1638, óleo sobre lienzo, 91,9 x 85 cm, Glasgow, Pollok House (PC.116); Diego Velázquez, Retrato del escultor Juan Martínez Montañés modelando una cabeza de Felipe IV, ca. 1635, óleo sobre lienzo, 109 x 88 cm, Madrid, Museo Nacional del Prado (P001194)

 

Ediciones

Gutiérrez de los Ríos, Gaspar. 1600. Noticia general para la estimación de las artes, y de la manera en qve se conocen las liberales de las que son Mecanicas y seruiles, con vna exortacion a la honra de la virtud y del trabajo contra los ociosos, y otros particulares para las personas de todos estados. Madrid: Por Pedro Madrigal. Disponible en línea en Biblioteca Digital Hispánica.

 

Bibliografía

Barocchi, Paola. 1971. Scritti d’arte del Cinquecento. Milán-Nápoles: Riccardo Ricciardi, vol. 1.

Calvo Serraller, Francisco. 1981. Teoría de la Pintura del Siglo de Oro. Madrid: Cátedra, 59-84.

Cervelló Grande, José María. 2006. Gaspar Gutiérrez de los Ríos y su “Noticia general para la estimación de las artes”. Madrid: Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico.

Cervelló Grande, José María. “Gaspar Gutiérrez de los Ríos”. En Diccionario Biográfico Español, Real Academia de la Historia. Disponible en línea: https://dbe.rah.es/biografias/93337/gaspar-gutierrez-de-los-rios

Gállego, Julián. 1995. El pintor de artesano a artista. Granada: Diputación Provincial de Granada, 63-72.

Portús, Javier. 1999. Pintura y pensamiento en la España de Lope de Vega. Madrid: Editorial Nerea.

Sánchez Cantón, Francisco Javier. 1923. Fuentes literarias para la historia del arte español, tomo I. Madrid: Imprenta Clásica Española, 307-318.

Sánchez Jiménez, Antonio, y Adrián J. Sáez, eds. 2018. Siete memoriales españoles en defensa del arte de la pintura. Con estudios y notas complementarias de Juan Luis González García y Antonio Urquízar Herrera. Madrid-Frankfurt: Iberoamericana Vervuert.

Schlosser, Julius von. 1976. La literatura artística. Manual de fuentes de la historia moderna del arte. Traducción de la 3ª edición italiana puesta al día por Otto Kurz. Madrid: Cátedra.

Shiner, Larry. 2004. La invención del arte. Una historia cultural. Barcelona: Paidós Estética.

Whitney, Elspeth. 1990. Paradise Restored: The Mechanical Arts from Antiquity through the Thirteenth Century. Filadelfia: American Philosophical Society.


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search