“De la ingeniosa invención de los Retratos”, de Francisco Pacheco (1649)

Clasificación tipológica de la fuente: tratado.

Texto publicado en Pacheco, Francisco. 1649. “Libro tercero. Capítulo VIII. De la pintura de animales y aves, pescaderías y bodegones y de la ingeniosa invención de los retratos al natural”. En Arte de la pintvra. Sv Antigvedad y Grandezas. Descrivense los hombres eminentes que ha auido en ella, assi antiguos como modernos; del dibujo y colorido; del pintar al temple, al olio, de la iluminación, de polimento, y de mate, del dorado, bruñido, y mate. Y enseña el modo de pintar todas las pinturas sagradas, 432-34. Sevilla: Por Simon Faxardo. Disponible en línea en Biblioteca Digital Hispánica.

Frontispicio de Francisco Pacheco, Arte de la Pintvra, sv antigvedad y grandezas (Sevilla: Por Simon Faxardo, 1649)

 

De la ingeniosa invención de los Retratos, i sus partes

Tiempo sera (aviendonos desembaraçado de tantas cosas) que tratemos de la parte de retratar, tan agradable en la Pintura, i tan digna de que los buenos ingenios la abracen. I lo primero que se nos ofrece es averiguar si es parte esencial al buen Pintor hazer Retratos?

Cosa cierta es (si avemos de hablar científicamente, i con puntualidad) que la grandeza desta Arte no està atada à esta limitacion del retratar, como avemos visto en todo el discurso de nuestros libros: porque los grandes estudios del debujo, exercitados en tantas Academias, la grandeza de las imaginaciones, i bellissimas ideas, la noticia de la Anotomia en los cuerpos umanos, la Simetria, i proporción de las partes co[n] el todo, la Perspectiva para la diminución de las cosas, la noticia de la Arquitectura, tanta abundancia de preceptos en el debujo i colorido, aspiran a cosas mayores, i mas dificultosas que hazer una cabeça del natural. I à avido muchos, i mui valientes Pintores que no se les ha dado nada por tener nombre de Retratadores, i lo an alcançado gra[n]dissimo en las invenciones de las Istorias sagradas i profanas. I bastava el gran Micael Angel, el cual se abraçó con las mayores dificultades de la Pintura, Escultura i Arquitectura, volando como Angel superior a las cosas mas terribles de vencer, como los primores del cuerpo umano, musculos, contornos, perfiles, i dificultosos escorços.

No fue retratador Polidoro, Pintor de gran caudal, no Iulio Romano, el Perino, el Parmesano, Andrea del Sarto, Correggio, Caravacho, Iacobo Tintoretto, ni en Flandes Francisco Flores, Hemesquerque, i otros muchos. Ni el Mudo, ni Peregrin de Bolonia (Padre del debujo entre todos los del Escorial) ni Becerra, Berruguete, ni Bartolome Carducho. Dexaremos por esso de tenerlos por grandes Pintores? Luego no es esencial à un gran Pintor esta parte, si cumple con las demas: aunque no falta quien se desagrade de que se hable assi, i quiere que se diga, que no hizieron los tales Pintores Retratos, porque no los supieron hazer; lo cual me parece rigor.

Hablo desta manera porque el no[m]bre i fama que alcançò Apeles en la antigüedad, Rafael de Vrbino, i el gran Ticiano en su tiempo, no les vino de parte de los Retratos (aunque fueron maravillosos) sino de las invenciones, caudal i grandeza de sus istorias. Pero verdaderamente no podemos negar que el Retratador nace como el Poeta, i que no faltando a las demas obligaciones grandes de la Pintura, que es esta una parte que la ilustra i que la enriquece, i le haze lugar entre los mayores Monarcas del mundo. I no pierden los que la exercitan bien de los meritos de grandes Pintores; como no perdieron gran numero de Artifices, no inferiores a los que avemos nombrado (sacando al gran Micael Angel) los cuales an sido en todo grandes: grandes en las ideas, grandes en el debujo, è istoriado, grandes en el colorido en todas materias. Quien como Apeles en la antigüedad? el mayor Pintor, i el mayor Retratador, pues lo fue de Alexandro Magno. Quie[n] igualó a Leonardo de Vinchi, Maestro de Rafael? para que entre sus profundas obras no hiziesse maravillosos Retratos? Quien se puede comparar a Rafael de Vrbino, que igualó en bondad los Retratos a las demas obras suyas? pues al del Conde Castellon se arrojava de los braços del ama un niño hijo suyo. Sin los muchos que hizo en istorias publicas de eminentissimos ombres, i el suyo mesmo. Hizo también el del Papa Iulio Segundo, i Leon Decimo que le quiso honrar con un Capelo, no solo por la excelencia de su pintura, pero muchos mas por su virtud i nobleza. Quien como Alberto Durero varon tan docto, de tan grande invención, i tan excelente Retratador en pintura i debujo. Que tales son sus Retratos talladas en estampa de su mano? Que diremos pues del gran Ticiano, fuente del colorido? cuyos pinceles son otra Naturaleza. Impidio a sus grandes obras por ventura la eminencia en el tratar? Tres vezes retratô al invictissimo Emperador Carlos Quinto, i los muchos que pintò vimos en otra parte. Nuestro Masse Pedro, i Luis de Vargas Retratadores valientes fueron. Luego (concluyendo este punto) justo es que quien se halla favorecido del Cielo en esta parte, que la siga felicemente, con exemplo de tantos, i tan grandes Artifices. I el que su natural inclinación no le llama a este exercicio con la igualdad que a los demas, se consuele con los famosos Pintores que no trataron deste menester.

 

Comentario

Francisco Pacheco (Sanlúcar de Barrameda, 1564 – Sevilla, 1644) fue pintor, escritor, editor y teórico de arte. La recepción de su obra escrita y pictórica ha gozado de fortuna desigual desde sus primeros biógrafos hasta la historiografía relativamente reciente. Desde la “vida” que le dedicó Palomino en el siglo XVIII, las alabanzas hacia Pacheco se dirigieron principalmente a su condición de autor erudito y maestro de Velázquez, quien a la postre se convertiría también en su yerno. Sin embargo, “su pintura no fue la más grata de mirar” (Palomino 1986, 16). A finales de los años setenta del pasado siglo, Jonathan Brown reconsideró la figura de Pacheco y contribuyó de manera sustancial a que el pintor andaluz se volviera a estudiar por sus escritos y no únicamente por su relación con Velázquez y/o su obra pictórica (Brown 1978, 21-62; Cacho Casal 2011, 20-58).

Diego Velázquez, Retrato de Francisco Pacheco, ca. 1620, óleo sobre lienzo, 41 x 36 cm, Madrid, Museo Nacional del Prado (P001209)

En su faceta como escritor, Pacheco redactó obras de naturaleza muy diversa: desde poemas, pasando por opúsculos impresos, hasta tratados de carácter teórico. Este último género de escritos fue el que concitó el mayor empeño del autor. De su corpus teórico destaca el Libro de descripción de verdaderos retratos de ilustres y memorables varones –un manuscrito que contiene 45 efigies de hombres eminentes, principalmente andaluces de entre los siglos XVI y XVII, acompañadas de un elogio del personaje en cuestión redactado a modo de biografía– (Cacho Casal 2011) y el Arte de la pintura, publicado póstumamente en 1649 y que aquí es objeto de análisis (Pacheco 2001).

Francisco Pacheco, Libro de descripcion de verdaderos Retratos, de Illustres y Memorables varones, ca. 1580-1644, dibujo a pluma, lápiz negro, tinta y aguada sepia sobre papel, 229 x 184 mm, Madrid, Biblioteca de la Fundación Lázaro Galdiano

El Arte de la pintura es un tratado dedicado a la teoría de la pintura, pero también a su práctica, donde también se recoge una doctrina iconográfica que ofrece directrices precisas a los pintores en torno a la representación de la historia sagrada y de sus protagonistas. Se trata de una obra fundamental para el conocimiento de la pintura del Siglo de Oro español. Además, es un libro de carácter novedoso en lengua castellana; por lo que, Pacheco, seguramente consciente de esta condición, cita de manera recurrente como criterio de autoridad a los tratadistas italianos que lo precedieron (Bassegoda i Hugas 2001, 22).

El fragmento aquí reproducido se inserta en el tercer libro del tratado dedicado a la práctica de la pintura y “de todos los modos de exercitarla”, donde el autor ofrece precisas indicaciones sobre los distintos soportes y técnicas pictóricas y cómo debe el pintor obrar en cada caso. A pesar de que la cita reiterada que efectúa Pacheco a otros autores italianos ha conducido a que se apuntara a la falta de “originalidad” de este tratado y se lo tildara de continuista con la tradición teórica clásica, no es menos cierto que en este pasaje dedicado a la “ingeniosa invención de los retratos” se perciben algunas de las características novedosas de la teoría artística del Barroco que apuntó tiempo atrás Francisco Calvo Serraller. Entre tales novedades cabe mencionar la valoración más justa de géneros pictóricos tradicionalmente denostados y “una aceptación más liberal de las más diferentes escuelas y tendencias pictóricas” (Calvo Serraller 1981, 371). Como argumentaremos a continuación, ambas cuestiones se hallan plenamente vigentes en el fragmento que Pacheco dedica al retrato.

En este sentido, es preciso señalar que desde la Antigüedad existía una jerarquía en los géneros de la pintura y, sin lugar a dudas, el más apreciado era la representación de acciones humanas dignas de memoria que, desde el Renacimiento, se denominó “pintura de historia” (Calvo Serraller 2005). Encontramos testimonios de la elevada estima hacia este género pictórico en las fuentes clásicas y los escritos de la Edad Moderna no harán sino asentar ese aprecio por las imágenes de historia, debido a su componente narrativo y a su mayor complejidad compositiva, ya que en ellas podían quedar subsumidos todos los demás géneros: desde el retrato, pasando por el bodegón o la naturaleza muerta, hasta el paisaje. Por lo tanto, estos últimos géneros pictóricos no merecieron un aprecio por sí mismos, aunque especialmente a partir del siglo XVI, géneros como el retrato comenzaron a alcanzar una mayor relevancia debido a una serie de factores: los renovados intereses naturalistas en las artes plásticas o los cambios sociales y culturales. Estos y otros aspectos que sería prolijo referir condujeron a que, a lo largo del siglo XVI, hubiera una creciente demanda por parte de los clientes de géneros pictóricos que hasta la fecha habían sido escasamente valorados. En el caso específico de los retratos se asistió a un cambio fundamental: las efigies que durante el periodo medieval se insertaban en escenas de carácter religioso y ocupaban, por tanto, un lugar secundario en las composiciones de historia sagrada fueron ganando protagonismo hasta convertirse en un género autónomo. A su vez, estos procesos se tradujeron en la creciente especialización de los pintores que se dedicaban a estos géneros menores. A este respecto, resulta ilustrativo que en el primer diccionario de la lengua castellana publicado en 1611, en la voz “retrato”, se incluyera la acepción “Retratador, el pintor, oficial de hazer retratos”, lo que pone de manifiesto la existencia de esa especialización entre los pintores cultivadores del retrato (Covarrubias 1611, letra R, fol. 11).

En el pasaje que analizamos lo primero que plantea Pacheco es “averiguar si es parte esencial al buen pintor el hacer retratos” y la respuesta que proporciona es contundente: los grandísimos y valientes pintores no han alcanzado tan elevado estatus por ser “retratadores” sino por realizar historias sagradas y profanas. A continuación, Pacheco ofrece una interesante lista de eminentes artistas que así lo ejemplifican: empezando por Miguel Ángel, y siguiendo por los italianos Andrea del Sarto, Correggio o Caravaggio, el flamenco Maarten van Heemskerk o los españoles Pedro Berruguete, Gaspar Becerra o Juan Fernández Navarrete “El Mudo”, entre otros. Con estas afirmaciones, Pacheco no hace sino recoger el referido legado clásico en la jerarquía de los géneros pictóricos, plenamente en vigor durante la Edad Moderna.

Sin embargo, a pesar de la incontestable primacía de la pintura de historia, acto seguido, Pacheco matiza tales aseveraciones y dignifica el género del retrato. Lo hace recurriendo a la tradicional analogía entre pintura y literatura tan utilizada desde el siglo XV por los tratadistas en su lucha por la inclusión de las artes plásticas en el sistema de las artes liberales, esto es, la expresión horaciana Ut pictura poesis (Portús 1999, 31-41). Sin embargo, Pacheco no aplica esta fórmula de manera literal sino con un matiz ligero, pero significativo: aquí no equipara en términos generales la poesía a la pintura, sino al “Retratador” con el “Poeta”, enalteciendo de este modo a quienes se especializaron en pintar efigies. Y prosigue añadiendo que cultivar el género del retrato no es motivo de descrédito para quienes aspiran y reúnen los méritos para ser considerados “grandes Pintores”. Tras esto, Pacheco incluye una nueva relación de nombres que validan su idea. Para el tratadista español, Apeles fue el mayor “Pintor” y “Retratador” de la Antigüedad. A continuación, destaca la maestría en el campo del retrato de eminentes artistas modernos como Leonardo da Vinci o Rafael, de quien elogia los maravillosos retratos del humanista Baldassare Castiglione y de los pontífices, Julio II y León X. Al alemán Alberto Durero, Pacheco lo alaba como “varón docto, de tan grande invención, i tan excelente retratador”, subrayando su maestría en los retratos tanto en pintura como en estampa. La figura de Tiziano destaca por su colorido y por su naturalismo, resaltando las tres efigies que realizó del emperador Carlos V y la multitud de retratos que pintó; unos modelos retratísticos que, como es sabido, tendrían una gran influencia entre los artistas posteriores de la corte española, entre ellos, el propio Velázquez. Por último, Pacheco no se deja en el tintero la referencia a artistas que trabajaron en Sevilla en fecha cercana como Luis de Vargas y Maese Pedro de Campaña, a quienes el propio Pacheco inmortalizó en su Libro de retratos.

Izquierda: Rafael Sanzio, Retrato del diplomático y escritor Baldassare Castiglione, ca. 1514-1515, óleo sobre lienzo, 82 x 67 cm, París, Musée du Louvre (INV 611). Derecha: Rafael Sanzio, Retrato del papa León X con los cardenales Luigi dei Rossi y Giulio de’ Medici, 1518, óleo sobre tabla, 155,2 x 118,9 cm, Florencia, Galleria degli Uffizi (inv. 1912, nº 40)

 

Izquierda: Alberto Durero, Retrato del emperador Maximiliano I, ca. 1519, entalladura, 433 x 327 mm, Viena, Albertina (Inv. DG 1934/483). Derecha: Alberto Durero, Retrato del emperador Maximiliano I, 1519, óleo sobre tabla, 74 x 62 cm,Viena, Kunsthistorisches Museum, Gemäldegalerie (Inv. 825)

 

Izquierda: Pedro de Campaña, Autorretrato, ca. 1550, óleo sobre tabla, 27 x 20 cm, Madrid, Museo Nacional del Prado (P008293). Derecha: Francisco Pacheco, Retrato de Mase Pedro Campaña, ca. 1580-1644, dibujo a lápiz negro con sanguina, con marco dibujado en pluma, tinta y aguada sepia, 191 x 147 mm, Madrid, Biblioteca de la Fundación Lázaro Galdiano

A tenor de la nómina de artistas recogidos por Pacheco resulta significativo que, de nuevo y como comentábamos unas líneas más arriba, el tratadista andaluz no se limitara a incluir únicamente referencias a grandes pintores italianos y/o florentinos, sino también de otras escuelas poniendo así de manifiesto esa aceptación más liberal de otras tendencias pictóricas e incorporando a artistas que trabajaron en la ciudad de Sevilla. Todo ello, nos habla de la pervivencia de ideas heredadas de la tradición clásica como la primacía de la “pintura de historia” pero también del creciente aprecio hacia otros géneros como el retrato, a cuyo desarrollo no solo contribuyó la escuela toscana, sino también la veneciana, la alemana y la española, de la que Velázquez se convertiría en referencia ineludible (Portús 2004, 57-62).

 

Ediciones

Pacheco, Francisco. 1649. Arte de la pintvra. Sv Antigvedad y Grandezas. Descrivense los hombres eminentes que ha auido en ella, assi antiguos como modernos; del dibujo y colorido; del pintar al temple, al olio, de la iluminación, de polimento, y de mate, del dorado, bruñido, y mate. Y enseña el modo de pintar todas las pinturas sagradas. Sevilla: Por Simon Faxardo. Disponible en línea en Biblioteca Digital Hispánica.

Pacheco, Francisco. 2001. El arte de la pintura. Edición, introducción y notas de Bonaventura Bassegoda i Hugas. Madrid: Cátedra.

 

Bibliografía

Bassegoda, Bonaventura. 2001. “La cultura de Francisco Pacheco y el Arte de la Pintura”. En Pacheco, Francisco. El arte de la pintura. Edición, introducción y notas de Bonaventura Bassegoda i Hugas, 20-42. Madrid: Cátedra.

Brown, Jonathan. 1978. Images and Ideas in Seventeenth-Century Spanish Painting. Princeton: Princeton University Press.

Cacho Casal, Marta P. 2011. Francisco Pacheco y su Libro de Retratos. Sevilla: Fundación Focus Abengoa – Madrid: Marcial Pons, Ediciones de Historia.

Calvo Serraller, Francisco. 1981. Teoría de la Pintura del Siglo de Oro. Madrid: Cátedra, 366-445.

Calvo Serraller, Francisco. 2005. Los géneros de la pintura. Madrid: Taurus.

Covarrubias, Sebastián de. 1611. Tesoro de la lengva castellana, o española. Compvesto por el Licenciado Don Sebastian de Covarruuias Orozco, Capellan de Su Magestad, Maestrescuela y Canonigo de la Santa Yglesia de Cuenca, y Consultor del Santo Oficio de la Inquisicion. Madrid: Por Luis Sánchez.

Palomino de Castro y Velasco, Antonio Acisclo. 1986. Vidas. Selección de El Parnaso Español pintoresco laureado. Edición de Nina Ayala Mallory. Madrid: Alianza Editorial.

Portús, Javier. 1999. Pintura y pensamiento en la España de Lope de Vega. Madrid: Nerea.

Portús, Javier. 2004. “Varia fortuna del retrato en España”. En El retrato español: del Greco a Picasso, editado por Javier Portús, 17-67. Madrid: Museo Nacional del Prado.


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search