Estatutos del Colegio de San Gregorio de Valladolid (1499)

Clasificación tipológica de la fuente: estatutos.

Texto publicado por Díaz Ibáñez 2016, 41-100. Disponible en línea: https://doi.org/10.5209/rev_CUHD.2016.v23.53058

 

Padre e Fijo Espíritu Santo, que son tres personas e un solo Dios verdadero, y con mucha devoçión e serviçio de nuestra Señora la Virgen Sancta María, madre del unigénito fijo de Dios Ihesu Christo, verdadero Dios e ombre, nuestro redemptor e salvador. Nos don Alfonso de Burgos, por la graçia de Dios y de la Sancta Yglesya de Roma obispo de Palençia, conde de Pernía, capellán mayor e confesor de los muy altos e muy poderosos ynviçtísymos prínçipes el rey don Fernando e la reyna doña Ysabel, nuestros señores, e del su consejo, e hechura e criança de sus altesas, a todos los colegiales, frayles religiosos de la horden de los predicadores, del nuestro colegio de Sant Gregorio de la villa de Valladolid, salud e bendición. […] porque comúnmente concluyen los sanctos que es más açepto servicio a nuestro señor entender en el estudio de las letras sagradas que non en la salud de las ánimas particulares […] fundamos, endereçamos y edeficamos a nuestras propias costas, desde el suelo y desde el primer fundamento, ese dicho nuestro colegio de pobres escolares religiosos en esa muy noble villa de Valladolid, e decorámosle e yntitulámosle de baxo la ynvocaçión de señor Sant Gregorio, pontífiçe muy exçelente y uno de los muy sanctos dotores de la Yglesia de Dios.

E como por la bondad de Dios avemos visto e veemos ya ese dicho nuestro colegio casy absoluto e acabado y poblado de onestos colegiales e otros ministros, pensamos que debría ser fortificado e guarnesçido para su perpetua conservaçión de estatutos e hordenanças divinas e humanas, que no son menos nesçesarias que los edefiçios, rentas, libros e hornamentos y otros bienes temporales para la sustentaçión de la vida humana […]queremos e mandamos que por vosotros todos los dichos collegiales presentes e futuros, que por tiempo resydieredes y moraredes en ese dicho nuestro collegio, aquestas nuestras hordenanças perpetua e ynviolablemente sean tenidas, guardadas e observadas. […]

II. Otrosy, conformándonos con las bulas e facultades apostólicas que para esto tenemos, estatuymos e hordenamos que en esta dicha casa e colegio estén e resydan veynte frayles de observancia de la horden de Sancto Domingo, nombrados colegiales […].

III. Ytem, establesçemos e hordenamos que los dichos frayles de cada monesterio de los sobredichos, que queremos que estén en el dicho nuestro colegio, sean en él examinados quando ovieren de ser resçebidos por el rector e consyliarios e colegiales del dicho colegio. E han de ser examinados en buenas costumbres, vida e fama, e sean personas onestas e paçíficas, y espeçialmente sean ombres dispuestos e capaçes para la çiençia y para predicar la palabra de Dios, todo junto que es nuestra final yntençión, porque podrían ser capaçes para la çiençia y no tener havilidad para predicar, por ende queremos e hordenamos que faltándoles qualquier cosa de las sobredichas no sean resçebidos en el dicho colegio […]

X. Yten, estableçemos e hordenamos que cada uno de los dichos veynte colegiales que asy ovieren [sic] de ser resçebido y examinado sea buen gramático e lógico, o a lo menos que aya oydo un año de lógica, y de otra manera no sea resçebido, y sea a lo menos de hedad de diez e nueve años complidos, y que no sea mayor de fasta veynte e ocho años, y de otra edad non sea resçebido, porque esta nos paresçe sufiçiente para el estudio de las letras y para después aprovechar en la horden y quanto más provectos se hallaren en las artes y en la teología aquellos queremos que prefieran y sean preferidos, concurriendo en ellos la abilidad e sufiçiençia que se requiere e avemos mandado […].

XXXIX. Ytem, hordenamos e mandamos que una vez en la semana los colegiales que durmieren en las çeldas de arriba barran e tengan barridas por sy o por otros sus çeldas y la librería y los corredores, y los colegiales que durmieren en las çeldas baxas barran e tengan barridas por sy o por otros sus çeldas y la sala de los actos y el escuela, y los servidores legos barran los corredores bajos y el patio, y el coçinero barra cada día la cosina y el refitorio y la escalera prinçipal. E mandamos y encargamos al retor que por tiempo fuere que tenga mucho cuidado e pongan diligençia como toda la dicha casa del dicho nuestro colegio, y espeçialmente la casa de nuestra librería, estén limpias e syn arañas, y que sobre los libros no aya polvo nin otra susiedad, mandando alimpiar e sacudir de tiempo a tiempo, quando viere que conviene, las bancas de la dicha librería y las de la sala adonde está la cátreda. […]

XLI. Yten, porque la limpiesa de las cámaras e colegio en todo sea muy guardada, asy por la sanidad como por ser cosa convenible a los religiosos, hordenamos e mandamos que ninguno de los dichos colegiales no haga nin tenga en su cámara ninguna cosa de que redunde mal olor, syno que a expeler sus nesçesydades corporales vayan a las nesçesarias, e sy acaesçiere alguno tener en su cámara algund orinal que no lo vasíe por las ventanas salvo en el logar dicho, de guisa que siempre esté todo guardado en mucha limpiesa, so la pena que el retor le ympusyere. […]

LXIX. Yten, por escusar negoçiaçiones e otros ympedimentos de que se syguen ocupaçiones y estorvos al estudio, mandamos e proybimos que ningúnd lego entre en el dicho nuestro colegio de la segunda puerta de cabe la escuela que sale al patio prinçipal adelante, salvo sy fuere ofiçial que toviere que haser en el dicho colegio, y el colegial que lo contrario desto causare e hisiere sea penado por el dicho retor […]

 

Comentario

El Colegio de San Gregorio de Valladolid es uno de los más destacados edificios del tardogótico castellano. Fundado en 1487 por fray Alonso de Burgos, obispo de Palencia desde 1485, constituía un colegio universitario para frailes dominicos reformados. A nivel artístico, debe señalarse que en la construcción de este conjunto arquitectónico trabajaron los principales artistas del momento, como Juan Guas, Gil de Siloe o Simón de Colonia.

Portada monumental del Colegio de San Gregorio de Valladolid. Foto: Diana Olivares Martínez

Los estatutos que aquí se presentan, además de ser un documento jurídico, revisten un gran interés como fuente primaria debido a que permiten conocer la regulación interna del colegio, la función de determinados espacios e incluso aspectos litúrgicos. Se trata de una valiosa fuente que aporta una gran cantidad de información, convirtiéndose en una sólida base para desentrañar ciertas cuestiones sobre este edificio.

Los primeros estatutos del Colegio nos han llegado mediante una copia conservada en el Archivo Histórico Nacional, Clero secular-regular, carpeta 3500/5 (pos. 3125), transcrita y estudiada por Díaz Ibáñez (2016). El documento no indica ni la fecha ni el lugar de promulgación, si bien en el AHN han sido datados hacia 1499 y Arriaga (1928), en su texto de 1634, señaló que los estatutos fueron “formados por el fundador, firmados de su mano y otorgados en Valladolid, a 3 de noviembre de 1499”, en una fecha muy próxima a la redacción de su testamento. Estos estatutos fueron modificados pocos años más tarde por el prelado Diego de Deza en 1502 y 1504 gracias a la bula apostólica expedida por Alejando VI en Roma el 30 de marzo de 1502 (Arriaga 1928). Según Díaz Ibáñez (2016), los estatutos de San Gregorio, redactados por fray Alonso con la colaboración de algún jurista o teólogo dominico, habrían tomado como modelo los de los colegios de Santa Cruz de Valladolid y San Bartolomé de Salamanca, por lo tanto, también indirectamente los de San Clemente de Bolonia, ya que Diego de Anaya se habría servido de ellos para componer los del colegio salmantino (Sala Balust 1960).

Sumando un total de 91 estatutos, el texto comienza con un extenso preámbulo, en el que el fundador invoca a la Trinidad y aparece con su habitual intitulación, la misma de la que se sirve en la inscripción de la capilla del colegio y en la que se presenta como “hechura e criança de sus altesas”. Tras dirigirse a los colegiales, el prelado expone que decidió fundar un “colegio de pobres escolares religiosos en esa muy noble villa de Valladolid”, para favorecer el estudio de las sagradas escrituras y la Teología entre los hombres capacitados, pero sin recursos, especialmente religiosos dominicos que debían formarse como predicadores. Además, insiste en que fue él quien lo fundó, enderezó y edificó “a nuestras propias costas, desde el suelo y desde el primer fundamento”. En esta primera parte, también evidencia la necesidad de guarnecer esta institución mediante unos estatutos, ya que el colegio estaba “casy absoluto e acabado y poblado de onestos colegiales”, indicando, por tanto, que aún había obras en marcha en el momento de redactar este texto.

Patio principal del Colegio de San Gregorio de Valladolid. Foto: Diana Olivares Martínez

La normativa atañe a los veinte colegiales que formaban el colegio y debían vivir según la observancia regular dominica (estatuto 2), demostrando el apoyo que fray Alonso profesaba a la reforma observante de la Orden. Uno de los aspectos desarrollados es el de las condiciones de admisión, regulando la edad y formación previa de los candidatos. Debían ser “ombres dispuestos e capaçes para la çiençia y para predicar la palabra de Dios” (estatuto 3), tener entre diecinueve y veintiocho años y contar con conocimientos en gramática y lógica, suponiendo una preferencia demostrar nociones adicionales en artes y teología (estatuto 10).

Aunque no todas se incluyen en el extracto de la fuente, algunas de las cuestiones reguladas por estos estatutos fueron la normativa de residencia, las vacaciones y ausencias permitidas de los colegiales (estatuto 88), la elección de rector y consiliarios, la organización académica de los estudios o incluso el ritmo de la vida religiosa y las celebraciones litúrgicas en el colegio y su capilla, que ya incluían los rezos por el alma del fundador y la celebración de las diferentes fiestas y ceremonias (estatutos 18 a 21). Del mismo modo, se tienen en cuenta algunas normas referentes a las comidas (estatutos 28 y 29), el cierre nocturno del colegio (estatuto 70) o incluso, su limpieza (estatutos 39 y 41). También estaban reguladas las relaciones con los frailes del convento de San Pablo (estatutos 79 y 80) y los seglares de la villa, especialmente con las mujeres (estatutos 56 y 57), así como el control de las rentas y gastos del colegio (estatutos 44, 45 y 77) y, por supuesto, el castigo a los colegiales que incumpliesen las normas (estatuto 73).

En lo que respecta al edificio, los estatutos no realizan una descripción del mismo, pero sí aportan algunos detalles sobre su funcionamiento, mencionando ciertas estancias al regular la vida de los veinte colegiales. En el estatuto número 69 se distingue entre el colegio y la escuela, señalando por ejemplo que los legos no podrían ir más allá de la segunda puerta de la escuela que sale al patio principal del colegio salvo ciertas excepciones. Por lo tanto, la escuela estaría articulada por el patio de estudios, y el colegio por el patio principal, en torno al cual se distribuía las distintas estancias residenciales, como las celdas o cámaras –según la denominación utilizada en los estatutos–, la celda del rector y la del lector (estatuto 35), el refectorio (estatuto 28), la librería, la sala de los actos, la enfermería (estatuto 30) o la huerta (estatuto 81).

Escalera del Colegio de San Gregorio de Valladolid. Foto: Diana Olivares Martínez

Resultan de especial interés los estatutos 39 y 41, relativos a la limpieza, puesto que enumeran las distintas estancias y nos permiten conocer parte de la circulación del edificio (Olivares 2020). Y es que en este fragmento se indica que los colegiales habitarían las celdas situadas alrededor del patio, distinguiendo las altas y las bajas. Como puede comprobarse, la librería gozaba de una especial categoría y, por ello, el fundador mostró especial interés en que estuviese bien limpia y cuidada, evitando el polvo y las arañas. Continuando con cuestiones de limpieza, el estatuto 41 también menciona la existencia de las ‘nesçesarias’, el equivalente a las letrinas

En definitiva, los estatutos del Colegio de San Gregorio de Valladolid, otorgados por Alonso de Burgos, presumiblemente el 3 de noviembre de 1499, pocos días antes de su muerte, dotaron a esta institución de un cuerpo jurídico que reguló el funcionamiento del colegio en sus primeros años de existencia. Además, se trata de una valiosa fuente para el estudio de la historia del colegio y de la composición del propio edificio, revelando detalles que permiten comprender el funcionamiento de su fábrica material. Por último, ha de señalarse que estos estatutos sirvieron de modelo para otros colegios, como el de Santo Tomás de Sevilla, fundado por Diego de Deza en 1518, o el de Santo Tomás de Alcalá, por fray García de Loaísa en 1545 (Arriaga 1928).

 

Ediciones

Arriaga, Gonzalo de. 1928. Historia del Colegio de San Gregorio de Valladolid, edición de Manuel de Hoyos (1634). Valladolid: Tipografía Cuesta, I: 421-446. Disponible en línea en Biblioteca Digital de Castilla y León

Díaz Ibáñez, Jorge. 2016. “Alonso de Burgos y la fundación y primeros estatutos del colegio de San Gregorio de Valladolid. La regulación de la vida religiosa y académica de los dominicos observantes en la Castilla del siglo XV”, Cuadernos de historia del derecho, 23: 41-100. https://doi.org/10.5209/rev_CUHD.2016.v23.53058

 

Bibliografía

Arriaga, Gonzalo de. 1928. Historia del Colegio de San Gregorio de Valladolid, edición de Manuel de Hoyos (1634). Valladolid: Tipografía Cuesta, I.

Beltrán de Heredia, Vicente. 1958. “Primeros estatutos del Colegio Español de San Clemente de Bolonia”. Hispania Sacra 11: 187-224, 409-426.

García Chico, Esteban. 1953-54. “El monasterio de San Pablo y el colegio de San Gregorio”. Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología 20: 211-15. Disponible en línea: http://uvadoc.uva.es/handle/10324/29995 (consulta: 28/02/2022).

Herranz Torres, Alberto. 2010. “Las ordenanzas del Colegio de la Orden de Santiago en la Universidad de Alcalá de Henares de 1530”. Cuadernos de Historia del Derecho vol. extraordinario: 193-224. Disponible en línea: https://revistas.ucm.es/index.php/CUHD/article/view/CUHD1010120193A (consulta: 28/02/2022).

Olivares Martínez, Diana. 2014. “Los Reyes Católicos y la financiación de las empresas arquitectónicas de Alonso de Burgos”. En Reyes y prelados: la creación artística en los reinos de León y Castilla (1050-1500), coordinado por María Dolores Teijeira Pablos, María Victoria Herráez Ortega y María Concepción Cosmen Alonso, 417-35. Madrid: Sílex.

Olivares Martínez, Diana. 2020. El Colegio de San Gregorio de Valladolid: saber y magnificencia en el tardogótico castellano. Madrid: CSIC.

Remolina Seivane, José Miguel. 2019. “La plaza frente al Colegio de San Gregorio de Valladolid. Significado y antecedentes de un proyecto urbano ignorado”. En Vestir la arquitectura: XXII Congreso Nacional de Historia del Arte, editado por René Jesús Payo Hernanz et al., II: 1389-94. Burgos: Universidad de Burgos.

Sala Balust, Luis. 1960. “Las primeras constituciones del Colegio de San Bartolomé de Salamanca, copia de los primeros estatutos del Colegio de San Clemente de Bolonia”. Estudios eclesiásticos 35: 253-63.

Sobaler Seco, María de los Ángeles. 1987. Los colegiales mayores de Santa Cruz (1484-1670): una élite de poder. Salamanca: Junta de Castilla y León.


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search