De la traça y fábrica del templo de Guadalupe, de fray Gabriel de Talavera (1597)

Clasificación tipológica de la fuente: crónica.

Texto publicado en Talavera, Gabriel de. 1597. Historia de Nuestra Señora de Guadalupe consagrada a la Soberana magestad de la Reyna de los Ángeles, milagrosa patrona de este sanctuario. Toledo: Thomás de Guzmán, 151v-154r. Disponible en línea en Google libros.

 

De la traça y fábrica del templo de Guadalupe

E aquí se entra en la iglesia de nuestra Señora, donde es tanta la devoción, el sentimiento, la mudança, y el respecto, que la reverencia del lugar santo causa, que no hay coraçón de piedra, entrañas de bronce, y pecho de diamante que no se ablande, enternezca y deshaga (…) De la devoción aventajada que cría el sitio de este sagrado templo, son buenos testigos la innumerable gente que ha hecho de ella experiencia, viniendo en peregrinación a este célebre sanctuario. Es el edificio alto, fuerte, magnífico, sumptuosamente levantado, y según el tiempo que se hizo, con todo el primor y artificio que se alcanzaba. Divídese este hermoso cuerpo en tres naves, guardando en ellas ordenadísima proporción. La de en medio se levanta y encumbra sobre las otras, hermoseada de grandes ventanas, y claraboyas con sus vidrieras, puertas de la luz, que reconociendo el lugar, parece entra con especial reverencia, respetando la madre del sol de justicia. No dieron los antiguos fabricadores de este templo, mucha luz al sanctuario, juzgando en aquella sazón, y edad, por cosa más devota hubiese poca, pareciéndoles mayor la devoción de la gente: no divirtiendo la mucha claridad exterior, el respecto y reverencia que en lugares tan sagrados se pretende. También quería significar con la templada luz, la obscuridad grande en que están envueltos los misterios de nuestra Fe, (como dijo elegantemente Dionisio) reservándose la clara manifestación de sus verdades, para aquel supremo templo de la gloria, donde será el mismo Dios, a los que le gozan, clarísima luz, y resplandor eterno. Aventajase esta nave a las colaterales, en alteza, capacidad y hermosura. Ilústranla cuatro ricas fábricas, distintas, como miembros principales con postura que hacen bellísimo su edificio. El primero está a la parte del oriente, que es capilla mayor de nuestra señora, fuente y origen de milagrosos misteriosos y maravillosos prodigios. Tiene lo segundo un rico crucero, donde se levanta una soberbia máchina, rematando su alteza una hermosa linterna, extremo y cabeza del edificio. De aquí se continúa la iglesia por un ancho y espacioso sitio, sustentada en sus pilares de mármol que la adornan. Finalmente acompaña esta nave, y su rica fábrica, el coro: perpetua estación y asistencia de los religiosos. Divide la capilla mayor y los altares que le tienen en medio, atravesando las tres naves de la iglesia, una reja, en extremo bien acabada, de singular proporción y maravilloso artificio. Distinguen y diferencian su hermosura, muchos y muy galanos relieves, vistosas molduras, picudas hojas y perfectos ramos; y otras mil diferencias, que el arte peregrina esculpió, con tan maravillosa traça que pone justa admiración a quien las contempla. Hay otra entre esta y el altar mayor, y en medio un sitio acomodado para los colegiales del seminario, que sirven en el templo, y para los gobernadores del pueblo, y gente principal de él, donde los días de fiesta oyen los divinos oficios. Está al lado izquierdo un lugar conveniente, cercado de balaustres de hierro, donde se recogen las mujeres principales que vienen a visitar este lugar santo. En medio de estos dos sitios, pende gran número de lámparas de plata y oro, labradas rica y artificiosamente. Hay más adentro la capilla y santuario de la soberana Princesa, donde está su altar, y sacratísima imagen, y aquí sólo se da licencia que lleguen los religiosos que celebran (…) Para entrar aquí desde la capilla mayor, se pasan algunos escalones de mármol bien labrados y la segunda reja. En el costado de la capilla, una tribuna bien larga, antigua en su labor, pero hermosa en su artificio, de donde los reyes y príncipes que acuden a lugar sagrado respectan y reverencian aquel soberano tesoro y señorean todo el cuerpo de la iglesia sin que nadie alcance a ver sus personas. El techo y cima de este perfectísimo templo es de piedra dorada de trecho a trecho y hermoseada con pinturas. En lo último de la iglesia (…) debajo del coro de los frailes legos, está la pila de bautismo, levantada en forma de una capilla redonda, cercada de rejas. Tiene al lado izquierdo tres confesionarios, y otros tantos al derecho, labrados con tanta autoridad que parece convidan y representan el sacramento santo que en ellos se ejercita. Aquí asisten siempre seis religiosos, de los más graves y doctos, los cuales por la parte interior del monasterio acuden a las confesiones, con gran provecho y fruto de los vecinos y forasteros (…) Volviendo pues a lo que describíamos: son las paredes de este nobilísimo templo fuertes por el extremo, tienen de una y otra parte muchos entierros, capillas y sepulcros de alguna gente principal del pueblo y forasteros ilustres. Salen de los más alto de las paredes en diferentes partes de la iglesia, unos como balcones de grande y hermosa hechura, en que están siete diferencias de suavísimos órganos, que según la calidad de la fiesta sirven con su dulçura, obra tan insigne y perfecta que es una de las más costosas de nuestra casa.

Fachada principal del monasterio de Guadalupe. Foto: Ángel Fuentes Ortiz

 

Comentario

Fray Gabriel de Talavera (†1620), monje jerónimo y dos veces prior del monasterio de Guadalupe (1595-1598 y 1618-1620), publicó en 1597 una crónica que hoy resulta fundamental a la hora de evocar el aspecto medieval del santuario extremeño: la Historia de Nuestra Señora de Guadalupe consagrada a la Soberana magestad de la Reyna de los Ángeles. Personaje de excepcional cultura (estudió ciencias exactas además de derecho y hablaba a la perfección griego, latín y hebreo), el Padre Talavera realizó en dicha obra un compendio de crónicas anteriores para esbozar la historia del monasterio, pero también aportó una visión contemporánea del mismo (Rubio 1926, 151-158). Así, entre las páginas de la Historia de Nuestra Señora encontramos una detallada descripción de las diferentes estancias del edificio tal y como podían contemplarse a finales del siglo XVI. Una de las más sugerentes sin duda es la dedicada al templo monástico, una iglesia comenzada a construir antes de la llegada de los jerónimos a Guadalupe y terminada durante el priorato de Fernando Yáñez de Figueroa (†1412). El texto de Gabriel de Talavera resulta fundamental porque se trata de la descripción más minuciosa de la iglesia guadalupense antes de la construcción del altar mayor de Juan Gómez de Mora en 1617 y de su transformación definitiva en 1742 de manos del arquitecto Manuel de Lara Churriguera. Esta última reforma llevó a encalar paredes y bóvedas, cerrar ventanas, elevar el suelo varios metros y eliminar casi todas las capillas y enterramientos del templo (Andrés 2001, 69-70).

Una de las primeras impresiones que obtenemos de la lectura del texto es que, a pesar de sus numerosas ventanas y vidrieras, el templo medieval de Guadalupe era un lugar eminentemente oscuro. Justificándose en la tradición neoplatónica de Pseudo Dionisio Areopagita, el padre Talavera nos asegura que dicha oscuridad constituía en realidad un efecto buscado, para “significar con la templada luz, la obscuridad grande en que están envueltos los misterios de nuestra Fe”. Un contraste que se haría aún mayor, como señala el cronista, al pasar del exterior luminoso del santuario al interior en penumbra alumbrado a través de las numerosas lámparas de plata.

Izquierda: cimborrio del monasterio de Guadalupe. Derecha: cimborrio de la catedral de Valencia. Fotos: Ángel Fuentes Ortiz

Gabriel de Talavera divide la obra del templo en cuatro partes: cimborrio, naves, coro y capilla mayor. El primero, “una soberbia máchina” que coronaba el espacio más importante del templo, aún se conserva y constituye uno de los primeros ejemplos de su tipología en Castilla (Ibáñez Fernández y Alonso Ruiz 2016, 125-126). Probablemente finalizado hacia 1412, presenta conexiones con obras contemporáneas como el cimborrio de la catedral de Valencia; incluso, es probable que ambas construcciones compartiesen algunos maestros canteros (Fuentes Ortiz 2021, 69-76). La edificación de una estructura de esta envergadura en el que constituía uno de los prioratos más ricos de Europa puede leerse como una intención por parte de la Orden Jerónima de albergar entre sus muros un mausoleo regio. No en vano, poco tiempo después de terminado junto al cimborrio se levantarían los túmulos funerarios de la reina María de Aragón y de su hijo Enrique IV. Como señala el cronista, además, el templo medieval de Guadalupe estaba repleto de capillas funerarias y sepulcros de personajes ilustres.

Interior de la iglesia monástica de Guadalupe. Foto: Ángel Fuentes Ortiz

Como lugar destinado a la convivencia de la clausura jerónima con las numerosas visitas de un bullicioso lugar de peregrinación, la iglesia de Guadalupe contaba con al menos dos rejas en su cabecera. Un mecanismo que actuaba como membrana delimitando los espacios disponibles para los fieles frente al espacio más sagrado ocupado por miembros de la comunidad. La primera reja es la que podemos ver hoy día, una extraordinaria y monumental pieza labrada por Francisco de Salamanca y Juan de Ávila a comienzos del siglo XVI. Sin embargo, gracias a la obra de Talavera sabemos que entre el altar mayor y esta había otra reja, hoy desaparecida, que delimitaba un espacio privilegiado destinado a los visitantes ilustres. Para los personajes más destacados, como los miembros de la familia real, los jerónimos construyeron otro espacio en altura que también ha desaparecido: una tribuna que rodeaba la capilla mayor y les permitía asistir a los oficios sin ser vistos, así como obtener una visión aventajada de los sepulcros reales de Guadalupe (Fuentes Ortiz, 2021, 305-308). En los laterales de las naves se hace referencia a los confesionarios construidos durante el priorato de Gonzalo de Illescas (†1464), de nuevo unas construcciones realizadas en la pared que permitían interactuar a fieles y monjes sin compartir el mismo espacio físico.

El Padre Talavera también dedica unas palabras al coro del templo, lugar imprescindible para la liturgia jerónima. Sabemos que los jerónimos dedicaban un tiempo desmedido al canto (incluso más que en catedrales como la de Toledo), un hecho que los diferenciaba de otras órdenes contemporáneas en su afán por atraer a los fieles. Pone también de relieve este hecho que el órgano del monasterio fuese considerado “una de las obras más costosas de esta casa”. Por aquel entonces, el coro de Guadalupe aún contaba con su sillería medieval realizada a finales del siglo XV que según el cronista albergaba “muchos y muy galanos relieves, vistosas molduras, picudas hojas y perfectos ramos, y otras mil diferencias” (Andrés, 2001, 105-107). Sobre sus bóvedas, aún hoy podemos contemplar las pinturas medievales que representan ángeles músicos y que, tal y como señala el cronista, ocuparían todas las bóvedas de la iglesia.

Vista del coro del monasterio de Guadalupe. Foto: Ángel Fuentes Ortiz

En definitiva, la obra de Gabriel de Talavera no sólo nos sirve para evocar visualmente el templo medieval de Guadalupe, una obra que ha sido profundamente transformada con el paso del tiempo. Se trata además de un escrito fundamental que nos muestra la visión que la propia Orden Jerónima tenía de uno de sus monasterios más célebres. Y resultan por ello muy sugerentes no sólo aquellos datos que aporta el cronista, sino también sus justificaciones (por ejemplo, sobre la oscuridad del templo) e incluso las omisiones deliberadas dentro del relato.

 

Ediciones

Talavera, Gabriel de. 1597. Historia de Nuestra Señora de Guadalupe consagrada a la Soberana magestad de la Reyna de los Ángeles, milagrosa patrona de este sanctuario. Toledo: Thomás de Guzmán, 151v-154r. Disponible en línea en Google libros.

 

Bibliografía

Andrés, Patricia. 2001. Guadalupe, un centro histórico de desarrollo artístico y cultural. Cáceres: Diputación provincial de Cáceres.

Fuentes Ortiz, Ángel. 2021. Nuevos espacios de memoria en la Castilla Trastámara. Los monasterios jerónimos en la encrucijada del arte andalusí y europeo (1373-1474). Madrid: La Ergástula.

García, Sebastián. 2002. El coro de Guadalupe. Historia y arte. Sevilla: Ediciones Guadalupe.

Ibáñez Fernández, Javier y Alonso Ruiz, Begoña. 2016. “El cimborrio en la arquitectura española de la Edad Media a la Edad Moderna. Diseño y construcción”. Artigrama 31: 115-202. Disponible en línea: https://www.unizar.es/artigrama/pdf/31/2monografico/05.pdf (consulta: 04/07/2022)

Ibáñez Fernández, Javier y Alonso Ruiz, Begoña. 2021. El cimborrio en la arquitectura hispánica medieval y moderna. Madrid: Instituto Juan de Herrera.

Mateo Gómez, Isabel et al. 1999. El arte de la Orden Jerónima. Historia y mecenazgo. Bilbao: Ediciones Encuentro, 120-139.

Rubio, Germán. 1926. Historia de Nuestra Señora de Guadalupe. Barcelona: Industrias Gráficas Thomas.

Ruiz Hernando, José Antonio. 2004. “La iglesia de Santa María de Guadalupe”. En Modelos arquitectónicos del Real Monasterio de Guadalupe, editado por Sebastián García, 29-44. Sevilla: Ediciones Guadalupe.


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search